Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La UIB reclama al Govern más fondos para ampliar espacios y nuevos estudios

El rector alega que el campus se queda pequeño y hacen falta infraestructuras para grados como los de Farmacia o Ciencias Marinas

Varios estudiantes frente a un edificio de la UIB. Bernardo Arzayus

El campus de la Universitat de les Illes Balears (UIB) empieza a quedarse pequeño. Hace ahora poco más un año, en junio de 2021, el rector del centro, Jaume Carot, tomaba posesión de su cargo como máxima autoridad académica del centro. Del balance de su primer curso, el dirigente destaca los avances en investigación y los prometedores proyectos de sostenibilidad. Sin embargo, llegados a este punto, ha avisado al Govern: para seguir creciendo, hacen falta fondos para ampliar los espacios del campus e implementar nuevos estudios.

Además de incorporar 35 plazas en Enfermería y el nuevo doble grado en Educación Infantil y Primaria, la UIB prevé implantar en el curso 2023-24 los estudios de Farmacia, Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (CAFYD) e Ingeniería Informática en la sede de Menorca. A más largo plazo, y a petición del Govern, se implantará también un grado en Ciencias y Tecnologías Marinas.

No obstante, para eso es «imprescindible» aumentar las infraestructuras. Sin ir más lejos, los alumnos de Farmacia el curso que viene tendrán que compartir laboratorio con los de Química, en una suerte de «Tetris para encajar a los estudiantes», apuntó el rector.

Para Carot, la falta de instalaciones es un «factor limitante» de cara al futuro: «Necesitamos más aulas, despachos y laboratorios», alegó. Y precisamente de eso trata el proyecto que ha presentado la Universitat para el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (uno de los pilares de los fondos europeos Next Generation) con un plan estratégico que traza más y mejores instalaciones en el campus.

Entre las más esperadas está una nueva Facultad de Ciencias, que de ejecutarse daría «mucho aire» a la comunidad universitaria, manifestó ayer el dirigente del campus en un encuentro con los medios de comunicación. El edificio se construiría frente a la parte antigua del Mateu Orfila, de manera que este último, que está en muy mal estado, se podría vaciar y rehabilitar por completo.

En cualquier caso, el rector subrayó que es consciente de que «la UIB no puede crecer indefinidamente», «ni tampoco puede pretender replicar la oferta de un centro como la Universitat de Barcelona». En este sentido, recordó que Balears tiene uno de los porcentajes más bajos de estudiantes universitarios en todo el país, aunque el objetivo a largo plazo sea revertir esta realidad. Al ser un centro público, la oferta académica debe ser variada, admitió Carot, pero también debe responder al contexto en el que se ubica, tanto en términos socioculturales como de población.

Mientras que gran parte de las universidades españolas tienden a especializarse en una rama de conocimiento, la UIB, por ser la única universidad pública de las islas, se compromete a ofertar estudios variados en el mayor número de ámbitos, lo que la lleva a ser una universidad de carácter «generalista». Ello no quita, recordó Carot, que el centro persiga posicionarse entre los mejores, como cuando la Universidad de Shanghai lo situó el pasado verano entre el puesto 51 y 75 en oceanografía y turismo y entre los 300 mejores en física, ciencias de la atmósfera, ciencias de la agricultura y ecología.

La autosuficiencia energética, el próximo objetivo de la Universitat por 26 millones

La UIB quiere ser autosuficiente en materia energética y el objetivo es alcanzarlo en el año 2025. El proyecto pretende utilizar energías limpias para reducir la huella ecológica, una de las principales promesas de este equipo rectoral. En principio, el proyecto echará a andar a finales del año 2022 y concluirá en tres años. Tendrá un coste de 26 millones de euros, de los cuales veinte serán financiados por el Govern. Los otros seis los sufragará el centro, aunque precisamente esta misma cantidad es la que se prevé pagar este año por la factura eléctrica. De hecho, el propósito es reducir la dependencia de la volatilidad del precio de la energía, que tanto ha acuciado a la UIB este último curso con el cierre de bibliotecas y de la calefacción de todo el campus.

Los primeros dos investigadores del campus con la beca más competitiva de Europa

Los investigadores Massi Zanin, que trabaja con los Sistemas Complejos en el campo de la Física, y Marta Puxan Oliva, que estudia las narrativas sobre la criminalidad medioambiental en el mar, son los dos primeros académicos de la UIB con la beca más competitiva de Europa. Se trata de la ERC Consolidator Grant, una prestigiosa ayuda concedida por el Consejo Europeo de Investigación y la que otorga más financiamiento a la investigación en todo el continente. Solo una de estas becas ya aporta al campus cuatro millones de euros. De esta cuantía, un porcentaje se destina a incentivar al profesional para captarlo, y el resto sufraga los costes indirectos del proyecto de investigación que llevará a cabo.

Restricciones eléctricas

La UIB continuará el curso que viene imponiendo restricciones para reducir la factura de la electricidad, puesto que solo este año se prevé llegar a los seis millones de euros. Aunque no especificó qué medidas serán, el rector del campus explicó que se buscará afectar lo mínimo a los estudiantes y profesores, como apagar las luces de los espacios que no estén ocupados o desconectar ordenadores e impresoras al final de la jornada.

Más profesores y trabajadores

Gran parte de los docentes de la UIB se jubila en los próximos años. Cubrir la plantilla de profesores con garantías de calidad es uno de los retos del centro. Este desafío también pasa por consolidar el personal de administración y servicios y efectuar nuevas incorporaciones a medida que el campus vaya creciendo. Ya se ha presentado al Govern una previsión de las necesidades de la plantilla para los próximos años.

Los artículos más citados

El campus balear lleva desde 2019 siendo el primero en la lista de universidades públicas españolas en artículos académicos altamente citados. Respecto al campo de la investigación, el rector de la UIB también destacó que el centro tiene en marcha 20 proyectos europeos y otros 66 nacionales o locales, además de estar posicionada en el número 19 de las 79 universidades españolas en la clasificación europea U-Multirank.

Compartir el artículo

stats