Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sector turístico salva la falta de personal con jóvenes mallorquines

Con su incorporación se suple la dificultad, agravada por la ausencia de trabajadores británicos, de encontrar talento humano para julio y agosto - Cuando llegue septiembre se teme que vuelvan las vacantes en las empresas

Desde Semana Santa no ha cesado la afluencia de viajeros en Son Sant Joan. Manu Mielniezuk

El sector turístico está salvando la que se ha erigido como la temporada más complicada para completar las plantillas, después de dos años de pandemia y trasvase de en trabajadores a otras ramas, con la incorporación de jóvenes mallorquines, muchos estudiantes universitarios, que buscan empleo durante sus vacaciones de julio y agosto.

El problema no se resuelve al cien por cien, pero al menos contar con los jóvenes residentes durante los dos meses punta del verano supone un respiro para el empresariado. Se recuerda también que esta es la primera temporada a pleno rendimiento en la isla en la que se nota la ausencia de los trabajadores temporales que se trasladaban sobre todo desde el Reino Unido para hacer la temporada en Mallorca en hoteles, restauración, como guías turísticos o en otras ocupaciones en las principales mayoristas europeas. Su nuevo estatus de extracomunitarios dificulta su contratación y movilidad.

En una comunidad autónoma en la que esta semana el Govern ha externado su satisfacción por el récord alcanzado en el mercado laboral durante el mes de junio, el sector turístico viene arrastrando la falta de personal y de trabajadores cualificados, lo que se enmarca como un problema estructural acrecentado por los dos años de parón en la industria de los viajes por la crisis sanitaria y el elevado precio de la vivienda. Hay destinos en las islas donde aún es «más complicado», como en la Colònia de Sant Jordi. «Estamos a cincuenta kilómetros de Palma, y con el precio de la gasolina y de los alquileres» no es fácil encontrar trabajadores. Los empresarios se están ajustando «como pueden y en julio y agosto se nutren de estudiantes», señala Gori Bonet, vicepresidente primero de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca. El también presidente de la Asociación Hotelera de la Colonia Sant Jordi apunta a que en septiembre, cuando los jóvenes dejen el sector, «volverán los problemas de personal, como en junio», máxime cuando se prevé que la temporada se alargue.

La carencia de trabajadores no solo se advierte sobre los que venían de la península, sino «también del Reino Unido y Alemania, aunque fueran una minoría», añade Jaume Horrach, presidente de la Agrupación Hotelera de Alcúdia y Can Picafort. Horrach corrobora cómo la incorporación de los estudiantes universitarios que trabajan un par de meses «solventa» la falta de trabajadores.

Uno de los grandes empleadores de la isla, como Meliá, también ha solucionado el problema, aunque «faltan determinadas posiciones críticas como en sala y en cocina», dice Patricia Jaén, directora de Marca Empleadora y Adquisición de Talento, pero se ha logrado el 98 % de cobertura de las plantillas en Balears «con un esfuerzo adicional» y también apoyándose en los trabajadores jóvenes.

Jaén explica que hacen «selecciones constantes» porque los trabajadores se pueden ir en cualquier momento, además de que Eivissa sigue siendo la isla más complicada para cubrir las vacantes. La directiva de Meliá considera que la Administración debe ayudar a solventar este «problema estructural. Hay que hacer una reflexión y fortalecer el sector turístico».

Compartir el artículo

stats