Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

Caso Confeti | La Fiscalía pierde por 29 a 0

Juicio por el 'caso confeti' en la Audiencia de Palma. B. Ramon

Gracias le sean dadas a la Audiencia de Palma, por la lección magistral de libertad de expresión y de manifestación que ha brindado a la fiscalía antinacionalista, a la prensa mallorquina y a una opinión pública cada vez más acobardada sobre el ejercicio de los derechos que comporta la ciudadanía. La frase que remata el estupor del tribunal, «el derecho a no ser molestado mientras se cena en un restaurante no puede primar sobre el derecho a protestar pacíficamente, aun cuando se emplee humo, bengalas, confeti y pancartas», debería figurar en el frontispicio de todas las instituciones públicas, redacciones y madrigueras de la sociedad civil de pago. Muy enferma ha de estar una comunidad, cuando los jueces conservadores por naturaleza han de recordarle con entusiasmo las facultades de las que ha abdicado.

En el bando de los perseguidores de la libertad de expresión y de manifestación, la valerosa cruzada que ha emprendido la fiscalía contra el nacionalismo, con escalas en el confeti y en Neus Truyol, se ha visto truncada por la siempre indeseable intromisión de la justicia. En una organización eficaz, la derrota por 29 años de cárcel solicitados a cero supondría una exigencia de responsabilidades, que por tanto aquí no se producirá.

Según la sentencia, la Policía logró identificar correctamente al diez por ciento de las personas que se sentaron en el banquillo. El noventa por ciento de error mejora el porcentaje de disparates en los famosos informes elaborados en el caso Cursach, pero también significa que al menos diez jóvenes nunca debieron ser encausados ni amenazados con penas de años de cárcel, por la simple razón de que no se ha demostrado que estuvieran presentes en un acontecimiento anodino. De hecho, la vulgar manifestación que quiso equipararse al terrorismo islámico nunca hubiera alcanzado la difusión que le han regalado las acusaciones. La imagen de Mallorca lo resiste todo, el prestigio de las instituciones involucradas sigue bajo mínimos.

Así fue la protesta de Arran contra la masificación turística en la Lonja de Palma en julio de 2017

Así fue la protesta de Arran contra la masificación turística en la Lonja de Palma en julio de 2017 Arran

Compartir el artículo

stats