Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La compra de hoteles baleares alcanza los 239 millones de euros en tres meses

En 2021 las compras de hoteles del archipiélago alcanzó un valor de 550 millones de euros

La adquisición del hotel Punta Negra supuso un desembolso de 90 millones de euros durante el pasado ejercicio. DM

La fuerte reactivación turística que se inició en las islas a mediados de pasado año y que ha alcanzado velocidad de crucero durante 2022 se está viendo acompañada por un espectacular repunte en la adquisición de hoteles en Baleares. Durante el pasado año estas compras alcanzaron un valor de 550 millones de euros, lo que supuso un aumento del 69% respecto a 2020, según se pone de relieve desde la compañía de servicios inmobiliarios CBRE. Pero este valor previsiblemente se va a ver ampliamente superado durante 2022, ya que solo en sus tres primeros meses se han alcanzado ya los 239 millones, según destaca la directora de la citada firma en Palma, Tonia Vera.

El interés de los inversores por posicionarse en el sector hotelero balear, y muy especialmente en el mallorquín por su menor estacionalidad y mejores comunicaciones aéreas, resulta evidente si se compara el peso de estas adquisiciones en relación al resto de comunidades autónomas.

Según se pone de relieve desde CBRE, durante 2021 la inversión en la adquisición de hoteles en el conjunto de España alcanzó un valor de 2.992 millones de euros, lo que supone que casi uno de cada cinco (el 18,3%) fueron a parar al archipiélago, donde se concentraron los citados 550 millones.

Pero en los tres primeros meses de este año la posición de Baleares no ha dejado de mejorar, hasta el punto de que el valor de las compras realizadas en el archipiélago ha concentrado uno de cada cuatro euros del conjunto del país (un 24%), la tasa más importante del Estado. La citada empresa pone de relieve que entre enero y marzo de este año esa inversión se ha situado en España en los 995 millones de euros, de los que alrededor de 239 millones han recaído en las islas.

El efecto de la moratoria

Un punto que se pone de relieve desde CBRE es el impacto que en esta evolución va a tener la moratoria hotelera aprobada por el Govern, al prever que implicará un impulso a la compra de establecimientos ya existentes en Baleares por parte de los inversores para reposicionarse, mediante obras para mejorarlos o elevar su categoría. Del mismo modo, se espera que se mantenga la línea de modernización de sus establecimientos por parte de las empresas ya implantadas.

En relación a este tema, se señala que las adquisiciones que se cerraron durante el pasado año se centraron en los activos vacacionales de cuatro estrellas (un 68% del total), mientras que solo uno de cada cinco alcanzaron la máxima categoría.

Como ejemplo, se apunta la amplia reforma que se está realizando del hotel Formentor, tras su venta por parte del grupo Barceló al fondo de inversiones Emin Capital.

Estas actuaciones, se añade, reflejan que la oferta de establecimientos de lujo no se está limitando a grandes ciudades como Madrid o Barcelona, sino que también resulta interesante en destinos vacacionales como Mallorca y Eivissa.

El vaticinio de que las adquisiciones de establecimientos hoteleros de las islas van a evolucionar al alza se sustenta en la consolidada demanda internacional para viajar hasta ellas, lo que las convierte en «uno de los destinos vacacionales más atractivos para la actividad inversora», según Tonia Vera.

Entre los criterios que van a primar en las compras se destacan los factores medioambientales, sociales y de buen gobierno, y se pone en valor los nuevos modelos híbridos de hoteles que combinan fórmulas como el coworking.

Pagar hasta 667.000 euros por habitación en la compra de hoteles

La cotización que la planta hotelera balear ha alcanzado entre los inversores se refleja en algunas de las adquisiciones que se registraron durante el pasado año, y que tienen al hotel H10 Punta Negra de Calvià, de cuatro estrellas, como su exponente más destacado, ya que por este establecimiento se pagaron 90 millones de euros, lo que equivale a 667.000 por cada una de sus 135 habitaciones, según se destaca desde CBRE.

Otros ejemplos relevantes son los 36 millones de euros que costó el Beverly Playa, también de Calvià, lo que supone una media de 81.000 euros por habitación.

Por el Mar i Pins, de ese mismo municipio, se desembolsaron entre 15 y 20 millones (entre 100.000 y 135.000 por habitación), mientras que el precio del Caprice Alcúdia Port se movió entre los 10 y los 14 millones de euros (entre 150.000 y 205.000 por habitación).

Respecto a las adquisiciones registradas durante este año, desde CBRE se señala el caso del Tres Playas, en la Colònia de Sant Jordi, de cuatro estrellas, aunque en este caso no se facilita el valor de la inversión realizada por el fondo JPI Hospitality.

Compartir el artículo

stats