Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Practicar antes para lograr unos partos más seguros después

El centro de simulación de Son Espases hace un curso para abordar las principales emergencias obstétricas con más seguridad para la paciente

4

Practicar antes para lograr unos partos más seguros después Manu Mielniezuk

El hospital de Son Espases ha realizado esta pasada semana un curso de simulación obstétrica con el objeto de que los sanitarios que participan en un parto, básicamente ginecólogos, comadronas y anestesistas, reciban formación sobre los principales problemas que surgen durante el alumbramiento y, con la maestría adquirida, anticiparse a ellos y conseguir unos partos más seguros.

«Hemos diseñado un programa que pretende abarcar las emergencias obstétricas más frecuentes a las que nos vamos a enfrentar en nuestra práctica clínica diaria», explica María Vila, ginecóloga del hospital de referencia que ha ejercido como una de los diez instructores que han impartido el curso a casi una treintena de sanitarios procedentes de todas las islas y de todos los ámbitos asistenciales, tanto públicos como privados.

El principal objetivo del curso realizado en el cada vez más empleado centro de simulación de Son Espases con muñecos articulados es «prevenir y mejorar la seguridad de la paciente», subraya la doctora Vila.

Aparte de las más frecuentes complicaciones obstétricas con las que puede toparse un profesional en una sala de partos, el curso formativo ha abordado otro aspecto fundamental en estas intervenciones: cómo mejorar la comunicación entre los sanitarios que participan en el proceso.

Mirarse a los ojos

«También se han abordado los problemas de comunicación que se dan entre nosotros. Y hemos subrayado la importancia que implica mirarle a los ojos a tu interlocutor cuando estás trasmitiéndole algo así como que esta información se debe dar de manera concisa, breve y clara», explica la instructora.

Ya en el plano más asistencial, la especialista revela que las hemorragias posparto provocadas porque el útero no contrae de manera correcta tras el alumbramiento, «es una de las emergencias más frecuentes y más graves que se dan en estas intervenciones», detalla la ginecóloga.

Las suturas para reparar los desgarros perineales también han sido abordadas en el curso ya que, como explica la especialista, es fundamental que este ejercicio de «costura» se realice de forma inmediata tras el parto, en el mismo quirófano, presteza que «evitará a las mujeres posteriores complicaciones en el suelo pélvico como incontinencias urinarias y fecales».

Ya por último, tras las hemorragias y desgarros, la distocia de hombros (dificultad en la salida espontánea de los hombros del bebé una vez que la cabeza ya ha salido y que requiere de maniobras obstétricas adicionales) es otra de las complicaciones abordadas.

«La pelvis ósea no permite que salgan los hombros del neonato y se requiere de maniobras internas y externas para conseguirlo. Maniobras que es fundamental practicar para sacar al feto sin daño», concluye la ginecóloga revelando que las lesiones más frecuentes en los neonatos a consecuencia de una incorrecta actuación por parte de los sanitarios son las habituales fracturas de clavícula o, entre las más graves, una afectación del plexo braquial (red de nervios que envía señales desde la médula espinal hasta el hombro, el brazo y la mano) por la compresión dentro del útero de la madre o durante un parto difícil.

Compartir el artículo

stats