Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El optimismo sobre la temporada turística se traslada a los ciudadanos

Los baleares confían en la rentabilidad del verano, pero son muy críticos con la baja calidad de los contratos, la excesiva ocupación del territorio y los efectos del alquiler turístico y la llegada de cruceros

Turistas paseando por el centro de Palma.

Las buenas perspectivas de la temporada turística entre el empresariado y sobre su rentabilidad se han trasladado a la ciudadanía, según se desprende de los resultado de la última encuesta de la Fundació Gadeso, que pulsa la opinión ciudadana sobra la temporada alta en las islas, sus fortalezas y también sus debilidades.

El informe demoscópico señala que, pese al todavía elevado grado de incertidumbre, situado en el 39%, el 49% de la población considera que será una temporada rentable desde el punto de vista social. Un 2% cree que se crearán nuevo puestos de trabajo con respecto a la última temporada precovid, la de 2019. Y el 13% piensa que, efectivamente, se crearán nuevos puestos de trabajo, pero también hay muchas dudas sobre si estos se podrán finalmente cubrir, por el notable incremento del coste de la vida, el aumento del precio de la energía y la falta de viviendas en alquiler a un precio al alcance de los trabajadores, aspecto que ha obligado a ciudadanos de la península que en años precedentes viajaban a Balears para trabajar a renunciar en 2022.

Según el sondeo de Gadeso, el 34% de los baleares no están seguros de que la temporada pueda superar la de 2019; el 11% cree que las islas recibirán más visitantes y el 13% está seguro de que llegarán menos como consecuencia del aumento de la inflación y del coste de la vida.

En cuanto a los beneficios empresariales, el 39% cree que serán muy similares a los de 2019, el 19% asegura que serán superiores y el 35% todavía no lo tiene claro por la falta de trabajadores y el rechazo a aceptar condiciones laborales precarias.

En la percepción ciudadana de las fortalezas de la actividad turística, la mayoría de los ciudadanos, el 62%, opina que es la base de nuestro bienestar social, una percepción que en Eivissa se incrementa hasta el 66% y en Menorca disminuye hasta el 55%, mientras que en Mallorca es solo un punto porcentual superior a la general de la comunidad autónoma.

Opinión ciudadana sobre el turiso en Baleares Fuente: Barómetro Gadeso, mayo 2022

Además, en los puntos fuertes de la actividad turística, un 49% de los ciudadanos destaca que crea puestos de trabajo y un 35% que ha abierto a la población a otros modos de vida y a una visión más abierta de pensar.

En cuanto a los puntos débiles, el 82% de los ciudadanos cita la excesiva ocupación del territorio y las infraestructuras que genera; el 86% critica su excesiva estacionalidad; el 77% la gran dependencia del modelo turístico y el mismo porcentaje anterior, el 77%, lamenta el trabajo de baja calidad que genera la industria, traducido en salarios bajos y contratos precarios.

Además, no hay una percepción entre la ciudadanía de que la actividad turística genere elementos de valor añadido, que vaya evolucionando o que se adapte a nuevos tiempos y demandas. Así, por ejemplo, el 55% de los ciudadanos piensa que los intentos de desestacionalización son fallidos; el 45% cree que la innovación y modernización que aporta el sector es más bien regular; un 57% puntúa también con un regular la diversificación de productos; y, finalmente, un 51% asegura que la gestión de los valores mediombientales que hace la industria turística es mala.

Del mismo modo y pese a la actulización de los convenios, la percepción ciudadana mayoritaria es muy mala con respecto a la temporalidad (58%) y calidad (49% de los puestos de trabajo).

En cuanto al alquiler turístico, la percepción más acusada entre la población (50%) es que tienen un efecto directo sobre el encarecimiento de los precios el alquiler; el 30% constata que crea controversia y solo el 20% considera que es una actividad que responde a una demanda real.

Y en cuanto al turismo de cruceros, el 51% de los ciudadanos piensa que hay que limitarlos, el 26% consideran que es un turismo perjudicial y solo el 23% tiene una buena percepción de este tipo de turismo.

Compartir el artículo

stats