Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El «sueño» americano se hace real con el vuelo de Nueva York

Se inaugura la primera ruta directa entre la Gran Manzana y Mallorca, con la llegada de 204 pasajeros y suspiros por el mercado de EE. UU.

Gran celebración en el aeropuerto de Palma por el aterrizaje del primer avión que une la isla con el aeropuerto de Newark. | MANU MIELNIEZUK

«Estoy muy emocionado por la oportunidad de dar a conocer esta ciudad». Patrick Quayle bajó ayer las escalerillas del vuelo UA236 entre otros doscientos pasajeros. El directivo de United Airlines era consciente de que estaba haciendo historia gentilmente chapurreó, nada mal, en castellano para ensalzar las bondades de una «isla muy bonita» a la que ha llegado representando a la aerolínea de bandera estadounidense.

Al resto del pasaje no le quedo más remedio que dejar de lado la somnolencia típica de un vuelo transocéanico ante los fastos que se desplegaron en Son Sant Joan con el aterrizaje del Boeing 767-300 que hasta el 23 de septiembre unirá Mallorca con Nueva York en ruta directa.

Al filo del mediodía, con media hora de retraso sobre el horario previsto, por fin desembarcaron los 204 viajeros, entre ellos al menos tres periodistas que darán buena cuenta de las bondades de la isla para un mercado tan preciado como el americano, el cual se espera afianzar gracias a esta apuesta de United por Mallorca. Las autoridades, el personal del aeropuerto y de los medios de comunicación casi sumaban la mitad del pasaje. Era imposible no dejar de hacer bromas sobre Bienvenido Mr. Marshall, el mítico largometraje de los años cincuenta del genial Luis García-Berlanga, solo que en esta ocasión los americanos no pasaron de largo y aterrizaron en esta ocasión especial junto a la sala de autoridades del aeropuerto.

El «sueño» americano se hace real con el vuelo de Nueva York

Entre las parejas, familias y el personal de United que desembarcó en Son Sant Joan se encontraba Erica Gonzales, editora de cultura de la revisa ELLE. Con un sola palabra definió cómo resultó el aterrizaje en Palma: «Exciting», Y es que la emoción no faltó. La tradicional ducha de mangueras que antaño recibía a los vuelos inaugurales se abandonó por allá de 2018. En su lugar, los estadounidenses recibieron por «cortesía» del Consell de Mallorca dos botecitos de sal marina d’Es Trenc dentro de un neceser de tela de llengües, con una nota explicativa sobre el origen de la técnica milenaria con arraigo en Mallorca desde el siglo XVIII que marca «tendencia».

Para United Airlines es un hito ser «la primera aerolínea de Norteamérica» que viene a la isla

decoration

Pasada la expectación en la pista, Quayle, vicepresidente senior de la Red Internacional y Alianzas de United, que fue agasajado con una ensaimada por parte de Aena, resaltó el hito que también para United supone ser la «primera aerolínea de Norteamérica» en venir a Mallorca. Y como dice la nota de prensa de la compañía dar «acceso de los visitantes estadounidenses a las playas vírgenes de las islas Baleares». La ocupación y la rentabilidad de la ruta este verano será determinante para que en la temporada 2023 se amplíen las frecuencias (ahora tres semanales con el aeropuerto Newark Liberty, en Nueva Jersey) más allá de septiembre, así como las alianzas que United logre con el sector crucerista y el hotelero.

Tomás Melgar, director del aeropuerto, remarcó que con esta ruta se ha hecho un «sueño posible» gracias a un trabajo conjunto. La presidenta insular, Catalina Cladera, sacó a colación a Fray Junípero Serra en su discurso, como símbolo de hermanamiento, y apuntó a que se esperan unos 10.000 turistas americanos, viajeros, que interesan mucho porque «gastan más» espetó el alcalde de Palma, José Hila, sin rodeos y sin olvidar la «oportunidad» que se abre para los residentes de viajar a la Gran Manzana.

Compartir el artículo

stats