Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las cifras de la prostitución en Baleares se disparan de la mano de la reactivación turística

Se subraya el creciente deterioro en las condiciones de vida de las afectadas

Las cifras de la prostitución en Baleares se disparan de la mano de la reactivación turística ULISES RODRÍGUEZ

El fuerte crecimiento de la llegada de turistas que se está registrando este año en Mallorca, se está viendo acompañado de un incremento paralelo en la cifra de mujeres en situación de prostitución, hasta el punto de que previsiblemente este colectivo superará en 2022 las cifras que presentaba antes de la pandemia, según se apunta desde Médicos del Mundo. Estas personas van a tener que afrontar un fuerte deterioro en las condiciones en las que se ven obligadas a realizar ese trabajo debido a la presión de los proxenetas para elevar sus ingresos tras dos años con descensos en la demanda y con una clientela que está incrementando su exigencia de prácticas de riesgo.

La vocal del área de prostitución en Médicos del Mundo en Baleares, Inma Mas, recuerda que este organismo atendió durante 2019 a 1.228 mujeres en situación de prostitución de las islas, cifra que cayó hasta las 928 en 2020 y hasta las 782 en 2021. Pero este año, sin haber llegado todavía al verano, ya se ha alcanzado la cifra de las 671, lo que lleva a vaticinar que al cierre de 2022 se habrá superado la cifra previa a la aparición del coronavirus.

Un aspecto a destacar es que Médicos del Mundo ayuda a unas 500 mujeres que ejercen la prostitución con carácter estable en Baleares, mientras que el resto suelen ser personas que llegan a las islas durante la campaña de verano desde otras autonomías, muchas veces porque en sus ciudades de origen desciende la demanda coincidiendo con los periodos vacacionales.

Hay un punto que subraya Inma Mas, y es que la enorme movilidad que registran eleva su vulnerabilidad, porque se trasladan a lugares en los que no conocen a nadie y es más difícil hacer un seguimiento sobre su situación. Una práctica común es que los proxenetas favorezcan esas rotaciones para ir ‘renovando’ la oferta para sus clientes.

En peores condiciones

En un momento en el que en el ámbito político se ha intensificado el debate sobre si hay que regular la prostitución o es necesario abolirla, Inma Mas subraya el fuerte deterioro que se está registrando en las condiciones de vida de estas mujeres. La caída de ingresos de los últimos años que ellas han registrado, debido al descenso en la demanda por las restricciones, pero muy especialmente la de sus proxenetas, está haciendo que la presión a la que estos últimos las someten se esté incrementando con el fin de elevar la cifra de clientes que atienden y, consecuentemente, el dinero que se consigue.

Pero en este deterioro participan también esos clientes, que llegan de forma creciente con la exigencia de prácticas de riesgo y cada vez «más agresivas» (como evitar el uso de preservativos o eyacular sobre la mujer) que han visto durante el consumo de pornografía por internet. Sobre este último punto, la portavoz de Médicos del Mundo lamenta que ese acceso a la pornografía a edades cada vez más tempranas está deteriorando la imagen que los jóvenes tienen de las relaciones afectivas, de ahí que Inma Mas insista en la importancia que la formación en esta materia.

Respecto a los lugares en los que ejercen la prostitución, actualmente priman las viviendas particulares, y en el caso de las zonas turísticas en muchos casos se trata de casas aisladas, lo que de nuevo eleva la vulnerabilidad de estas mujeres.

Inma Mas señala que Médicos del Mundo está extendiendo su actuación a las citadas zonas turísticas con el reparto de preservativos y lubricantes, pero subraya la labor que se hace para regularizar su situación si se trata de mujeres sin papeles, ya que este paso es fundamental para que puedan acceder a un empleo normalizado y dejar atrás la etapa de la prostitución, a lo que sigue el ayudarlas a que accedan a una formación que facilite este tránsito.

Por nacionalidades, señala que siguen siendo mayoritarias las latinoamericanas y las procedentes del Africa subsahariana.

Presencia mayoritaria en las zonas de los ‘excesos’

Además de los puntos estables existentes en Palma, la presencia de mujeres en situación de prostitución se va a incrementar de forma especialmente notable en dos zonas de la isla, como son Magaluf y la Platja de Palma. Aunque también se encuentran en otros puntos turísticos de Mallorca, como pueden ser los puertos de Alcúdia y Pollença, desde Médicos del Mundo se recuerda que estos últimos concentran a un tipo de visitante más familiar, mientras que los primeros cuentan con las denominadas zonas de excesos, como pueden ser Punta Ballena o s’Arenal, con una clientela que tiende a reglamar más esos servicios. En esos lugares es más común la prostitución que se ejerce en la calle, y que es la que conlleva el mayor peligro para las mujeres que la ejercen, según se destaca.

Compartir el artículo

stats