Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Presidenta de la Conferencia de Decanas y Decanos de Educación
Entrevista

Carmen Fernández Morante: «Las oposiciones no sirven para seleccionar a los profesores idóneos»

En su visita a Mallorca por el 30º aniversario de la Facultad de Educación de la UIB, Carmen Fernández repasa la reforma de la profesión docente

Carmen Fernández Morante: "Las oposiciones no sirven para seleccionar a los profesores idóneos"

Carmen Fernández Morante: "Las oposiciones no sirven para seleccionar a los profesores idóneos" M. Mielniezuk

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Carmen Fernández Morante: "Las oposiciones no sirven para seleccionar a los profesores idóneos" Irene R. Aguado

Para Carmen Fernández Morante (Bilbao, 1971), la de maestro es una profesión para la que no todo el mundo vale. La presidenta de la Conferencia de Decanas y Decanos de Educación aboga por una reforma profunda del acceso, formación y carrera de los docentes. De hecho, la entidad que dirige lleva años trabajando en un documento que plantea, entre otras propuestas, un MIR educativo. Y es que, mientras los nuevos currículos ven la luz, el Ministerio de Educación y FP está enfrascado en la reforma de la profesión docente, el otro gran eje de la Lomloe.

¿Qué directrices debería seguir la reforma de la profesión docente?

La mejora del sistema educativo depende de la calidad del profesorado, eso es una realidad que ya se están planteando muchos países. Tiene que ser una reforma sistémica, no podemos abordarlo de una manera simplista y con medidas puntuales. Y tiene que incorporar un paquete de medidas que intervengan en todos los momentos de la vida académica, desde el acceso a los estudios, la formación inicial y todo el desarrollo profesional.

¿Se puede aprender sin memorizar?

No. Pero tampoco se aprende solo memorizando. El aprendizaje memorístico es necesario, pero caduco. Es igual de importante que el razonamiento crítico, el esfuerzo o la constancia. Aprender implica muchos procesos cognitivos diferentes, pero el aprendizaje profundo implica que lo adquirido se aplique a un contexto real; la memoria no llega hasta ahí. Lo que plantea la Lomloe va en esta línea.

¿El sistema de oposiciones está obsoleto?

Desde luego las oposiciones no sirven para seleccionar a los profesores idóneos. Es un sistema declarativo, el candidato dice lo que cree que va a saber hacer, pero lo que necesitamos es evaluar que realmente está capacitado para ser docente. Y eso no se puede hacer con una prueba. Necesitamos un sistema de inducción, prolongado en el tiempo, de uno o dos años, con un contrato de prácticas, asumiendo gradualmente competencias y con una mentorización sólida. Hay que centrarse más en las habilidades y menos en los resultados inmediatos. Es evidente que la realidad ha cambiado mucho, el conocimiento ha evolucionado y el sistema que tenemos en la actualidad no sirve.

¿El MIR educativo acabaría creando centros de enseñanza de primera y de segunda?

No, en absoluto. ¿Hay centros sanitarios de primera y de segunda? En Medicina también se hace un MIR. Nosotros proponemos crear una red de centros, también universitarios, para acompañar al profesor durante su primer año, que es el más importante. Los centros que se incorporen también tendrán que filtrarse; se valorará si su proyecto educativo es un referente en la comunidad o si tiene un compromiso explícito con colaborar en la formación del maestro. Esto ya funciona en algunas regiones para las prácticas docentes: se establecen unos criterios y los centros se presentan como candidatos.

La propuesta de reforma le da mucha importancia a la vocación docente. ¿Cómo se detecta esa cualidad en un profesor?

Se tiene que detectar antes del MIR educativo, por eso son tan importantes las pruebas específicas de acceso a las facultades. Cada año entran 35.000 futuros maestros en el sistema español, y a día de hoy hay más de 120.000 matriculados en nuestros estudios. La oferta y la demanda no se alinean, hay que poner filtros. Y por eso es tan relevante lo que ha hecho Balears, con un sistema piloto de pruebas que calibra los componentes vocacionales, es decir, las razones de elección de carrera. Son difíciles de medir, pero se hace en otros países como Singapur o Finlandia, en los que se ha inspirado el modelo balear. La UIB es la única universidad española que mide ámbitos no cognitivos.

¿Qué se puede mejorar en el sistema de pruebas de admisión de Balears?

Han puesto en marcha entrevistas y la grabación de un vídeo motivacional. Está funcionando muy bien, pero lógicamente es limitado. Además, parten de la base de que reciben estudiantes de Selectividad con carencias muy importantes en comunicación y en razonamiento lógico-matemático. Es decir, desde el punto de vista estrictamente académico, la Selectividad debería medir la base cultural del candidato para seleccionar a los mejores, pero no es así, lo que perjudica a las pruebas de acceso desde un principio.

Se enseña a educar con los mismos métodos desde hace quince años. ¿Qué ha impedido durante tanto tiempo una reforma tan necesaria?

Vivimos una situación muy politizada, parece que lo que importa es quién se apunta la medalla, y se le quiere sacar partido como ministro, consejero... es lamentable. Pero ahora estamos convencidos de que saldrá adelante. La ministra de Educación sabe que es un tema fundamental.

Compartir el artículo

stats