Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más de 100 hoteles hacen la temporada con todo incluido ‘light’

Los afectados en Platja de Palma y Magaluf asumen la restricción con la venta de alcohol y se pasan a la media pensión- Hay temor a los botellones

Turistas en Punta Ballena, Magaluf, antes de la pandemia. | REUTERS / ENRIQUE CALVO

«Ya está asumido, pero yo no estoy contento y Magaluf no ha cambiado nada; hacen decretos , pero más policía no hay», sostiene Cristoph Gräwert, propietario del hotel Samos, uno de los que cayó dentro de la zonificación que marcó el decreto ley contra los excesos, en vigor desde el 23 de enero de 2020 para luchar contra el turismo de borrachera. Aquel verano Mallorca ni se enteró del efecto de la primera norma adoptada «en toda Europa», destacó el Govern, para «restringir la promoción y el venta de alcohol en determinadas zonas turísticas»: solo en áreas concretas de la Platja de Palma, El Arenal y Magaluf, en Mallorca, y el conocido como West End de Sant Antoni de Portmany, en Eivissa.

Tras el verano tardío del año pasado, con apenas británicos por las restricciones del semáforo de viajes que limitaron sus vacaciones en la isla, es este año 2022 en el que los hoteles afectados, más de un centenar, hacen la temporada con un «todo incluido light». Así define Gräwert que solo se permite un máximo de tres bebidas alcohólicas por cliente y servicio de comida o cena bajo ese régimen.

Ha supuesto que deje de venderse el todo incluido, según explican empresarios, dando paso a la oferta de media pensión.

Quejas en prensa británica

Comercializarlo era difícil. Días atrás un británico cabreado removió a la prensa británica. Se quejó en el Daily Mail por sentirse engañado al no tener barra libre en Magaluf. Empezó a correr la tinta entre los tabloides sensacionalistas con titulares que llevaban a pensar que «en toda la isla y hasta en toda España» se limitaba la venta de alcohol en los hoteles, explican fuentes de la operación que se declaran contrarias al decreto ley que salió del departamento del conseller Iago Negueruela: «No es la forma de controlar el turismo de borrachera que se produce en los bares y las tiendas de venta de alcohol».

Ante la disyuntiva de tener que poner precios más baratos en ese todo incluido limitado, consideran desde la turoperación, y explicar «claramente la situación» a los turistas, hoteles de las zonas restringidas están comercializando el régimen de media pensión.

El destino más afectado es Platja de Palma y El Arenal. De los 108 hoteles que forman parte de la patronal de la zona, más de 80 están dentro del área restringida, explican fuentes de la misma. Supone el 75%. Hay al menos otros 80 hoteles que no pertenecen a la asociación que preside Isabel Vidal y se desconoce cuántos pueden verse afectados. Exceptuando a Can Pastilla, hay diversidad de establecimientos dentro del perímetro con alcohol limitado, además de locales de ocio y ventas.

Mientras desde la Asociación Hotelera de Palmanova-Magaluf, se señala que hay 39 hoteles dentro de la zona restringida por el decreto de turismo de excesos, del total de 88 establecimientos que hay en el destino.

«Afecta a casi toda Platja de Palma», dice Vidal. La presidenta del destino recuerda que 2020 iba a ser complicado lidiar con el decreto, por los contratos que ya había firmados con los turoperadores. No obstante, la pandemia aquella temporada se llevó por delante el turismo y la norma apenas se estrenó. Por otro lado, en el texto legal, vigente durante cinco años, previendo que la comercialización con intermediarios se cierra un año antes y las reservas directas anticipadas de los propios hoteles se abrió un periodo de excepción hasta el 1 de enero de 2021.

Vidal señala que la comercialización hotelera es «muy complicada» por tantas vías que se utilizan. Es «importante que todo esté bien explicado para que el cliente esté bien informado». Valora que la norma contra el turismo de excesos es «una herramienta para acabar con las conductas incívicas y este año es el de su puesta en escena: nos jugamos mucho, se tiene que cumplir y se han de hacer inspecciones. Nos queremos desmarcar de ese tipo de turismo».

Un ejemplo reciente de lo difícil que es controlar los folletos o anuncios de las agencias que venden Mallorca se ha visto con los viajes de estudios, que publicitan hoteles afectados por esta norma bajo el reclamo de «barra libre», cuando o bien en su web explicaban su régimen de todo incluido limitado o ni siquiera estaban abiertos a ese nicho de mercado.

«Cuesta mucho explicárselo a los clientes» , dice Yannik Erhart, consejero delegado de Universal Beach, con un hotel afectado en Magaluf: «Un cuatro estrellas reformado al que no viene el típico turista desfasado, sino el que busca ocio y disfruta de tomar una copa con amigos sin emborracharse». Da fe de que por según qué canales de venta se pierde el control sobre qué entiende el huésped cuando compra un todo incluido sin alcohol libre. Aún así minimiza cómo le ha afectado este año el decreto, y se ‘salvó’ de su efecto en 2020 porque tuvo el hotel cerrado.

«No nos ha supuesto ningún drama comercial», señala Toni Horrach, director general de HM, con ocho hoteles en Platja de Palma y uno en Magaluf en la zona restringida. Ese régimen de alcohol limitado «no es todo incluido, sino pensión completa. Siempre ha existido y no tiene tanta demanda». En la práctica ha supuesto que «no se firma con los turoperadores, no tiene «gancho», y «lo que se vende más es la media pensión». Horrach se siente a gusto con la normativa: «Unos clientes han sustituido a los otros», agrega, y deja esa «ventaja competitiva» del todo incluido a los que han tenido la «suerte» de no caer en el área restringida.

Camino a la desaparición

Desde Platja de Palma otro empresario con sus hoteles bajo restricción explica que «está generando que más del 80% de las reservas sean en media pensión; es falso que los clientes no estén informados». «Los que se quejan», continúa, «pretenden que no se aplique la normativa». Opina que habrá un cambio de tendencia con el decreto contra el turismo de excesos porque «provocará que el todo incluido desaparezca en la zona», mientras «los precios en media pensión son y serán superiores a los de otras zonas de Mallorca y los alemanes seguirán viniendo a la zona, su lugar preferido en la isla, como reconocen los turoperadores».

Para este hotelero «la Conselleria ha acertado». Destaca también el papel que juegan las Zonas de Especial Intervención Turística (ZEIT ), de acuerdo a la normativa municipal, que se aplican del 1 de abril al el 30 de diciembre por la ordenanza reguladora del uso cívico de los espacios públicos y que atañe al consumo de bebidas alcohólicas y otras drogas, para que no se altere la convivencia. «Ha supuesto que los grandes locales de ocio también cumplan las normativas». Y apunta a donde están los «puntos conflictivos», la venta de alcohol barato en supermercados, «habrá botellón a partir de junio y la falta de policía por la gran afluencia de turistas y de limpieza».

Gräwert lamenta que tiene «el hotel lleno y el comedor vacío» desde que se fueron los turistas del Imserso. «¿Qué voy a hacer con el personal ahora que los clientes como mucho vienen con media pensión?». Porque «para los ingleses la pensión completa no es una opción que conozcan, no la entienden».

"Tengo el hotel lleno y el comedor vacío desde que se fueron los turistas del Imserso", se queja un hotelero"

decoration

El hotelero insiste en lo difícil que es «explicar» el todo incluido light. Booking «no te permite adaptarlo porque directamente solo deja ofrecer todo incluido o media pensión». Y si no se aclara bien llegan «quejas, quejas y quejas. Por eso no lo ofrezco en nuestro escaparate principal».

El botellón se «va a desplazar a la habitación o a los bares. No se va a la raíz del problema», critica Gräwert.

Este empresario lideró la oposición contra la norma cuando se aprobó en 2020, a través de la creada ad hoc Plataforma en Defensa de la Calidad Hotelera, con el exmagistrado del Tribunal Superior de Justicia de Balears Antoni Monserrat como representante legal. Pretendían que se tramitara como proyecto de ley para poder hacer aportaciones y que no se «culpabilizara» al todo incluido. La crisis arrampló con la iniciativa.

AIRE PARA LA OFERTA COMPLEMENTARIA, FILOSOFÍA DE MÉS APARCADA POR EL PSIB

Limitar el régimen de todo incluido en los hoteles supone en la práctica adoptar la filosofía de Més per Mallorca, dando aire a la oferta complementaria, para que bares y restaurantes y el resto de negocios de los destinos también se beneficien del gasto de los turistas. Fue una de las grandes apuestas de la formación ecosoberanista en la pasada legislatura, cuando estuvieron al frente de la conselleria de Turismo Biel Barceló y después Bel Busquets, con el actual coordinador del partido, Lluís Apesteguia, como su jefe de gabinete. Desarrollaron su iniciativa profusamente, provocando pánico entre los empresarios, que rechazan su regulación en toda la isla. Terminó aquel primer Govern del Pacto y para no contrariar al sector hotelero se quedó en el cajón.

La historia se ha repetido en el segundo Ejecutivo Armengol. Los socialistas se han salido con la suya, en defensa de los hoteleros. Los empresarios han tenido que tragar con la moratoria o el decrecimiento de plazas ligado a las reformas —suavizado vía enmienda por el acuerdo entre El PI y PSIB, Més y Unidas Podemos— en la nueva Ley de Turismo en tramitación parlamentaria, pero el todo incluido se ha salvado. Su regulación se reduce a que los autodispensadores de alcohol de los hoteles no pueden ser manipulados directamente por los huéspedes.

Més quiso jugó a incluir de nuevo la su enmienda para regular el todo incluido, pero no pasó de ser un gesto al no contar con el apoyo socialista.

Quizás por ello los empresarios —hay diversidad de cadenas afectadas, además de hoteles independientes— acatan el todo incluido light del decreto de excesos restringido a Platja de Palma, Magaluf y Sant Antoni, justificado por la lucha contra el turismo de borrachera. El resto de destinos y hoteles siguen fuera de su regulación en la segunda legislatura del Pacto.



m.B.moneo.

palma

Compartir el artículo

stats