Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

María Peñaranda experta en medicina tropical de Son Espases: «Se ignora aún si la viruela de los monos se contrae por sexo entre hombres»

La experta del hospital de Mallorca asegura que su letalidad en Occidente sería muy baja y que la vacuna de la ya desaparecida enfermedad te protege en un 85%

Una imagen de archivo de las lesiones cutáneas que provoca la viruela de los monos. | DM

La internista María Peñaranda, que conduce una consulta específica de medicina tropical en el hospital de Son Espases, quiere lanzar un mensaje de tranquilidad ante la sorpresiva aparición de varios casos de una nueva enfermedad que hasta ahora estaba casi exclusivamente circunscrita al continente africano: la viruela de los monos.

Esta experta, que en el momento de hablar con este diario revelaba que en la comunidad de Madrid ya se habían notificado 23 casos, aunque tan solo siete de ellos habían sido confirmados que los había causado esta patología de origen zoonótico (trasmitida desde animales al ser humano) por el Centro Nacional de Microbiología de Majadahonda (Madrid), descartaba una de las primeras hipótesis lanzadas acerca de la nueva enfermedad.

«No está claro, aún no ha quedado demostrado, que esta enfermedad se trasmita por relaciones sexuales entre hombres. La sospecha se produjo porque algunos de los casos confirmados son jóvenes que mantienen relaciones homosexuales, pero eso no es aún determinante», diferenció.

La internista apuntaba como hechos sí probados que se contagia por fluidos como la saliva o pequeñas heridas y que su letalidad, en un continente con las condiciones sanitarias de África, oscilaría entre el 3% y el 8% de los casos. «En Occidente sería del cero o del 1%», tranquilizó.

Peñaranda dató los primeros casos de la patología en los años setenta en la actual República Democrática del Congo (antiguo Zaire) por un virus de los simios trasmitido a los humanos a través de un huésped intermedio (pequeños roedores y ardillas) por los citados fluidos y que afectó inicialmente con mayor número de casos entre la población infantil.

Otro hecho juega a favor de las sociedades occidentales. La vacuna contra la viruela, enfermedad que desapareció a comienzos de los ochenta gracias a sus efectos, protegería a toda la población inmunizada en esos años hasta en un 85%, reveló la experta en medicina tropical. «De ahí que todos los casos se estén dando entre personas jóvenes», sustentó.

Si se ha contraído la viruela del mono aparecerán las características lesiones -vesículas, pústulas y costras que acababan desprendiéndose- que caracterizaban a la temida y ya erradicada viruela.

María Peñaranda, internista del hospital de Son Espases experta en medicina tropical HUSE

Se cura sola y sin tratamiento

«No produce neumonía como la covid-19», tranquilizó la doctora Peñaranda enumerando a continuación algunos otros síntomas que podrían indicar que se ha contraído la enfermedad: fiebre, dolor de cabeza o huesos y aumento de los ganglios de las axilas, ingles o garganta, así como la aparición de las citadas lesiones en las manos.

«Se autolimita (se cura sola) sin tratamiento en dos o tres semanas», tranquilizó la experta señalando que para evitar ser correa de transmisión de más contagios, todos los casos confirmados en la comunidad madrileña se encontrarían en estos momentos confinados en sus domicilios.

Pese a que aún no ha quedado constatado científicamente, la doctora Peñaranda señaló que los servicios médicos de esta comunidad tendrán que estar alerta ante la posibilidad de que aparezca algún paciente con estas lesiones cutáneas tan características que, además, sean jóvenes y mantengan relaciones homosexuales para reportarlo de manera inmediata. «Estos son los perfiles de los casos notificados hasta ahora en Madrid y Portugal», justificó.

Esta patología, como muchas otras, se confirma con una prueba específica de PCR. Consultado el jefe del laboratorio de Microbiología de Son Espases, Antonio Oliver, si el centro de referencia insular estaría en disposición de detectar la viruela de los monos, respondió que en estos momentos no. «Pero podríamos hacerlo en cuestión de dos o tres días. Tan solo bastaría con conseguir de nuestros proveedores los reactivos necesarios para realizar estas PCR específicas», señaló apuntando que esta actuación solo sería coste efectiva en caso de tener que realizar muchas de estas pruebas, «no para hacer tres o cuatro. Ahora lo que hay que hacer es mandar los casos sospechosos, en caso de que los tengamos, al Centro Nacional de Microbiología de Madrid», zanjó.

La consellera de Salud, Patricia Gómez, detalló ayer que se está elaborando un protocolo de detección precoz de la viruela del mono, enfermedad que aventuró que podría haber aparecido de la mano del cambio climático.

Compartir el artículo

stats