Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La exigencia de producto local en hoteles supondrá 20 millones para el sector primario de Balears

La enmienda impulsada por Podemos incluida en la Ley Turística dará trabajo a 2.300 explotaciones, 600 empresas agrarias y 130 embarcaciones de pesca

Las ganaderías isleñas pueden cubrir un 87% de la demanda de carne de cordero en hoteles. J.L. Iglesias

La enmienda a la Ley Turística exigiendo un porcentaje de alimentación en producto local en hoteles, agroturismos y alojamientos turísticos supondrá una importante inyección económica para el castigado sector primario de Balears. Según el estudio de la conselleria de Agricultura y Pesca, ello implicaría un volumen económico en torno a los 20 millones de euros para el sector agrario y pesquero de las islas.

La iniciativa es de Unidas Podemos, que la presentó en forma de enmienda para incluir en la Ley Turística. Tras la negociación con todos los socios del Pacto, no sin dificultades, se ha llegado al acuerdo que se obligará por ley a los establecimientos turísticos a incluir un 3% de producto local entre su oferta gastronómica. Este porcentaje será del 4% en el caso de los hoteles de 4 y 5 estrellas y del 5% en el caso de los agroturismos. Este es el acuerdo inicial presentado el pasado viernes por el Govern.

El estudio de Agricultura también apunta a que si el porcentaje exigido por ley llegara al 10% de producto local estaríamos hablando de 50 millones de euros anuales. Todo ello, teniendo en cuenta que el PIB agrario y agroalimentario supone en Balears alrededor de 250 millones al año.

De todas formas, la enmienda podemita ya supone un balón de oxígeno para el sector agrario que desde hace décadas viene reclamando que su supervivencia depende de que el sector turístico le compre sus producciones. Por este motivo, se calcula que unas 2.500 explotaciones agrícolas y ganaderas, 600 empresas agroalimentarias y cooperativas y 130 embarcaciones de pesca tradicional verán incrementado su volumen de negocio.

Las cifras de la conselleria de Agricultura, que en el Govern gestiona Unidas Podemos con Mae de la Concha al frente, van más allá. Afirman que este porcentaje aplicado por ley de producto local en establecimientos turísticos dará trabajo a alrededor de 4.000 familias dedicadas a título prioritario al sector primario, lo que supone unos 10.000 trabajadores.

La demanda de los productos

Una de las excusas utilizadas siempre por el sector turístico para no ofrecer producto local a sus clientes era que no se podía cubrir la demanda. Para incluir esta exigencia en la Ley Turística, Agricultura ha analizado este aspecto. Asegura que en cordero el sector ganadero de las islas puede cubrir el 87% de la demanda. En cambio, en pollo la situación es más complicada, ya que apenas se puede garantizar un 1% y será preciso recurrir a pollo de fuera de Balears.

No obstante, hay sectores productivos que perfectamente podrían garantizar esta cobertura establecida por la ley, según Agricultura. En concreto: en leche y lácteos, carne de cordero, carne de ternera, hortalizas y verduras, vino, pesca, cítricos y patatas el sector primario de las islas podrá suministrar entre el 3% y el 5% de productos cultivados o elaborados en las islas a los establecimientos turísticos.

El sector agrario está satisfecho con la medida. Joan Simonet, gerente de Asaja, pedía que estos porcentajes en un futuro se puedan revisar al alza y garantizó la cobertura de la demanda de alimentos. Sebastià Ordinas, secretario general de Unió de Pagesos, aseguró que «es básico ligar el turismo al sector primario y esta iniciativa permitirá a los hoteles y establecimientos turísticos poder diferenciarse de otros destinos».

Energía renovable Evitar al año 100.000 toneladas de CO2

Otra de las enmiendas que está todavía en plena negociación también es de Podemos. Se apuesta por exigir por ley o mediante incentivos que los establecimientos turísticos utilicen, como mínimo, un 50% de su energía producida con renovables. Ello, según la enmienda y en base a cálculos de la vicepresidencia de Transición Energética, si el sector turístico produjera mediante autoconsumo el 50% de la energía que consume equivaldría a neutralizar toda la contaminación que emiten todos los coches que pasan por la Vía de Cintura de Palma a lo largo de año. Ello supone la friolera de 100.000 toneladas de CO2 al año. Además, la inversión en los hoteles se amortiza en unos 5 años.

Compartir el artículo

stats