Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mallorca

Baleares se despide del Ramadán con un rezo multitudinario «como los de antes»

Después de dos años sin poder celebrarlo, más de 4.000 musulmanes se concentraron en el Germans Escalas para celebrar el fin del ayuno

Rezo multitudinario de la comunidad musulmana para despedir el Ramadán en Palma

Rezo multitudinario de la comunidad musulmana para despedir el Ramadán en Palma B. Ramon

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Rezo multitudinario de la comunidad musulmana para despedir el Ramadán en Palma Guillem Porcel

Ayer fue un día muy especial para la comunidad musulmana de Baleares y, concretamente, para la de Mallorca. Más de 4.000 personas se reunieron a primera hora de la mañana para despedir el Ramadán en el polideportivo Germans Escalas con un multitudinario rezo después de dos años sin poder celebrar esta fiesta a causa de la pandemia. Todos se felicitaban por haber llegado hasta aquí y poder disfrutar de un momento tan importante en comunión: «Volvemos a lo de antes, por fin».

Los primeros fieles empezaron a llegar a las 7 de la mañana, pese a que la oración no comenzó hasta las 8:20 horas. Al ser al aire libre, algunos sí decidieron llevar la mascarilla, pero la gran mayoría optó por prescindir de ella ya que las normas actuales así lo contemplan. Uno de los asistentes afirmó, a modo de confesión, que el cubrebocas «me recuerda a la época oscura».

El Ramadán es un mes de ayuno para los musulmanes que concluye con la festividad de Eid al-Fitr, con la que se da por concluida la abstinencia. El presidente de la Liga Musulmana de Mallorca, Francisco Javier Jiménez, explicó que han intentado recuperar las vivencias de antes de la pandemia porque echaban de menos las reuniones sociales: «Es un día de auténtica fiesta porque se acaba de terminar el mes de ayuno, que es un periodo de misericordia donde Dios reparte muchísimas bendiciones, y ahora le damos gracias por permitirnos completar el mes».

Sobre el uso de las mascarillas, apunta que no pusieron ningún inconveniente por el hecho de que la celebración era al aire libre: «Hay de todo porque hay gente mayor, cada uno puede elegir».

Los organizadores argumentaron que la respuesta por parte de la comunidad islámica fue «realmente buena», aunque afirmaron que había acudido menos gente de lo esperado porque era un día laboral y muchos musulmanes no tuvieron la posibilidad de asistir al acto. La gran mayoría de los asistentes destacaron la «alegría» que supone para todos volver a encontrarse en una fecha tan importante, un hecho que se evidenciaba con las constantes muestras de afecto y las fotografías que se tomaban.

14

Rezo multitudinario de la comunidad musulmana de Mallorca para despedir el Ramadán B. Ramon

Radoan era uno de los voluntarios que la organización dispuso para que no hubiera ningún problema relacionado con la ubicación de cada persona. Relató que se trata de un día «muy alegre» después de un mes de hacer el Ramadán porque «hay gente que ha estado trabajando fuera, otros en interior. El mes de ayuno es un mes de fe porque el Ramadán es un pilar fundamental del Islam, para estar conectado con Alá». Además, determinó que «eso es la fe, más que comer o dejar de comer».

Al acto acudieron desde menores hasta ancianos. Todos compartían la misma reflexión: poder celebrar un momento así después de todo lo vivido «es un regalo».

Abderrahim está vinculado con Jiménez y trabaja con él en la mezquita. Se une a la conversación para mostrar su «gran alegría» por llegar hasta este momento, y explica un hecho importante: «Cada uno tiene que aportar 5 euros de limosna. Es un tributo que los fieles deben realizar antes del Eid para poder ayudar a los que más lo necesitan».

Compartir el artículo

stats