Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Marlaska pone a la Guardia Civil a retirar las pateras de Cabrera

Salvamento Marítimo ya ha remolcado gran parte de ellas a la Colònia de Sant Jordi

Imagen de pateras acumuladas en el puerto del parque de Cabrera antes de la retirada. | D.M.

El ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, ha comunicado a la conselleria de Medio Ambiente que efectivos de Salvamento Marítimo de la Guardia Civil se encargarán de remolcar las pateras de inmigrantes irregulares acumuladas en el Parque Nacional Marítimo Terrestre de Cabrera para proceder a su destrucción y reciclaje. Es la contestación de Marlaska a la carta remitida por el conseller de Medio Ambiente, Miquel Mir, el pasado mes de enero, donde le expresaba su preocupación por el posible impacto ambiental y el peligro de vertidos de estas embarcaciones en uno de los enclaves de mayor protección del Mediterráneo.

En la misiva, el ministro Marlaska le recuerda que no es un «asunto de la competencia directa de este Departamento» al tratarse al fin y al cabo de la gestión de un residuo. Pese a ello, apunta que Salvamento Marítimo de la Guardia Civil «en la medida de sus posibilidades» remolcará las pateras hasta el puerto de la Colònia de Sant Jordi. En este sentido, el ministro del Interior del Gobierno central señala que para ello se precisa la coordinación con Ports de les Illes Balears, organismo del Govern que gestiona dicha zona portuaria. También le comunica que la Delegación del Gobierno en Balears está trabajando en la logística de la retirada y posterior tratamiento de las pateras.

Las órdenes de Fernando Grande Marlaska se están ejecutando de forma rápida. En estos momentos en el puerto de Cabrera y en la explanada del Parque Nacional tan solo hay cuatro pateras fondeadas, cuando hace poco más de un mes se llegaron a acumular hasta trece embarcaciones de inmigrantes.

El Parque Nacional del Archipiélago de Cabrera se ha convertido en los dos últimos años en lugar habitual de llegada de pateras con inmigrantes a bordo. O bien sus costas o bien sus aguas han provocado que más de 50 embarcaciones con inmigrantes irregulares hayan sido detectadas en sus inmediaciones. Cuando son apresadas por las patrulleras, Salvamento Marítimo deja las embarcaciones amarradas en Cabrera y traslada a los tripulantes hasta Palma para ponerlos a disposición judicial. Al ser barcas que están afectadas por un proceso judicial están precintadas y, por consiguiente, los guardas y servicios del Parque de Cabrera no las pueden retirar, explicaron desde el Parque de Cabrera.

En la carta remitida por el conseller Miquel Mir, tanto al ministro del Interior como a la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, se alertaba de que los técnico de Medio Ambiente temían que, o bien combustible o aceite de los motores, llegue al mar provocando un «desastre ambiental de elevadas dimensiones en un parque nacional». Mir también recordaba a los ministros del Gobierno que el Govern «no se puede hacer cargo de la retirada de las pateras, motores y baterías».

Plan para reciclar pateras

Fernando Grande Marlaska también expone al conseller Miquel Mir que «la solución a este problema pasa por la determinación de un criterio general de actuación en el que, me consta, se está avanzando en la Delegación del Gobierno de Balears». El ministro se refiere a un plan que piensa impulsar el Ejecutivo en las zonas habituales de mayor llegada de embarcaciones con inmigrantes, entre ellas Balears. Se trataría de poner en marcha un protocolo con empresas especializadas en el tratamiento de residuos peligros para eliminar las pateras.

«Estas actuaciones han de llevar, sin duda, a la resolución de la situación, de forma que la gran riqueza medioambiental de la isla de Cabrera no se vea, ni siquiera, mínimamente afectada», apostilla el ministro del Interior.

Otra de las preocupaciones que le alertó el conseller Mir, pero que el ministro no menciona, es el hecho de los inmigrantes toman tierra en Cabrera y encienden fuego para calentarse, lo que significa un peligro potencial de incendio.

LAS CLAVES


CARTA DE MIQUEL MIR

Alertaba del posible «desastre ambiental»

El conseller de Medio Ambiente remitió una carta al ministro Marlaska y a la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, donde les advertía de un posible «desastre ambiental de dimensiones» por los vertidos de aceites y fuel de las pateras.


MARLASKA CONTESTA

Orden de remolcado a la Colònia de Sant Jordi

El ministro del Interior reconoce la situación que pueden crear estas embarcaciones fondeadas en la zona de mayor protección del Mediterráneo. Por ello apunta que Salvamento Marítimo «a medida de sus posibilidades» las remolcará hasta el puerto de la Colònia de Sant Jordi. De trece solo quedan cuatro pateras en Cabrera.

Compartir el artículo

stats