Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

‘Le Monde’ analiza el acuerdo que limitará los cruceros en Palma

El rotativo francés desgrana los avances en destinos como Baleares que se oponen al turismo excesivo

El Govern acuerda con las navieras un máximo de tres cruceros al día en Palma

El Govern acuerda con las navieras un máximo de tres cruceros al día en Palma Bernardo Arzayus

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

El Govern acuerda con las navieras un máximo de tres cruceros al día en Palma Myriam B. Moneo

El acuerdo alcanzado entre el Govern y la industria de los cruceros para limitar las llegadas a tres barcos diarios al puerto de Palma ha saltado al ojo escrutador de Le Monde. El diario de referencia francés desgrana en sus páginas el «tiempo tormentoso» para el sector poniendo de ejemplo la decisión que se selló en Hamburgo el pasado diciembre .

El rotativo vespertino dedica una página en su sección de Economía, el pasado 20 de enero, a informar sobre los movimientos que se están produciendo entre «los destinos que se oponen ferozmente al turismo excesivo», lo que unido al endurecimiento de las normativas ambientales abocan al sector crucerista a «adaptarse a las nuevas exigencias del público».

El vespertino francés destaca el impacto de movimiento anticruceros para llevar adelante la limitación en Palma. DM

Le Monde ilustra los contratiempos que atraviesa la industria recordando el accidente del buque de MSC que chocó contra un muelle en el puerto de Venecia en 2019, «una colisión que parece haber desencadenado una reacción en cadena». A los debates sobre el sobreturismo, la contaminación y las protestas ciudadanas se unió la crisis de la covid-19 que prohibió la actividad.

Se mencionan «dos decisiones»: la del Gobierno italiano de mantener a los grandes buques fuera del centro histórico de Venecia y la de Baleares con el puerto de Palma, el tercero de cruceros de Europa tras los de Barcelona y Civitavecchia, que «acaba de limitar el tráfico» a tres barcos, de ellos solo uno con más de 5.000 pasajeros. Y subraya el impacto de la plataforma anticruceros: «Fue necesaria una coalición de unas 30 asociaciones de residentes y ecologistas de Palma» para que «se sentaran juntos» la patronal del sector y el Govern.

Margalida Ramis, portavoz del GOB, declara que «la aceptación política de que hay que poner límites es un hecho histórico» y lamenta que «no se basa en ningún dato objetivo y tampoco prevé «la imposición de condiciones medioambientales».

Compartir el artículo

stats