Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las patronales se enfrentan al Govern por las obras del Ib-Salut

Advierten de que se está impidiendo la participación de las empresas de las islas

La construcción de nuevos centros de salud enfrenta a Govern y patronales | M. MIELNIEZUK

La adjudicación de las obras para levantar nueve centros de salud ha desatado un enfrentamiento abierto entre las patronales CAEB y PIMEM y el departamento de Salud del Govern, al que acusan de haber dejado sin opciones para poder realizar estos trabajos a las empresas locales, y con el temor de que la fórmula se repita desde otras Conselleries.

El conflicto ha surgido ante la decisión del Ib-Salut de licitar la edificación de las citadas instalaciones, por un valor de 86,4 millones de euros, en un solo lote mediante la fórmula de concesión de obra a diez años. Estos centros son los correspondientes a Bons Aires en Palma, Trencadors en s’Arenal de Llucmajor, Son Ferriol, Nuredduna en Artà, y Pollença, junto a las Unidades Básicas de Salud de Santa Margalida, Consell, Montuïri y Sant Joan.

La decisión de la conselleria de Salud ha sido la de unificar estos proyectos en un solo lote, por la vía de la concesión a 10 años que incluye la conservación y el mantenimiento de las instalaciones, lo que supone que las empresas son las que deben de anticipar la mayor parte del presupuesto, que tardarán esa década en terminar de cobrar.

Las condiciones que el Ejecutivo autonómico ha fijado para poder concursar son haber alcanzado una cifra de negocio superior a los 50 millones de euros en los últimos tres años, y que en los últimos cinco ejercicios el aspirante haya sido el promotor de un edificio destinado a usos médicos con un presupuesto de al menos 14 millones de euros.

Según la gerente de la asociación de constructores de las islas, afiliada a CAEB, Sandra Verger, con este sistema se deja sin opciones a la práctica totalidad de las empresas de Balears, al no poder asumir una licitación de semejante montante, lo que hace que estas actuaciones vayan a acabar finalmente en manos de alguna gran constructora de fuera del archipiélago.

Esta crítica es compartida por la patronal PIMEM, que ha anunciado que hoy explicará la medida que ha adoptado para frenar esta convocatoria, que en su opinión deja fuera de juego a las pequeñas y medianas empresas, y que ha consistido en la presentación de un recurso especial en materia de contratación pública.

Sandra Verger defiende que cada uno de estos centros sanitarios se debería de adjudicar por separado, para que las empresas locales pudieran aspirar a realizar las obras, y lamenta además el negativo precedente que se crea, ante el riesgo de que otros departamentos del Govern utilice la misma estrategia de agrupar diferentes edificaciones en lotes, ya sea Educación en el caso de la construcción de colegios o Vivienda en las promociones del IBAVI.

La gerente de la citada asociación balear subraya que la adjudicación de cada centro de forma individual permitiría que aspiraran a realizar estas obras tanto grandes como pequeñas empresas, garantizando así la libre concurrencia, e insiste en que la forma empleada restringe la competencia de una forma injustificada.

Se pone de relieve que aunque el Govern justifique su decisión alegando razones presupuestarias y para evitar que alguna de esas nueve licitaciones pudiera quedar desierta, la medida de hacer un único lote choca con las manifestaciones que desde el Ejecutivo de Francina Armengol se han hecho respecto a su apoyo a las empresas locales y a la reactivación económica del archipiélago.

Por su parte, y ante estas críticas, desde la conselleria de Salud se afirma que las condiciones que se han fijado no excluyen a ninguna empresa, y se recuerda que la adjudicación de diez centros de salud que se realizó durante el último Govern presidido por Francesc Antich recayó en una unión temporal de empresas (UTE) en la que participaban dos de Balears.

Además, se confirma lo apuntado desde la patronal, y se insiste en que este sistema se ha utilizado para garantizar la viabilidad económica y evitar que alguno de esos concursos pudiera quedar desierto.

Compartir el artículo

stats