Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

SANIDAD
Eloy Villar Jefe de Administración y Finanzas del Colegio de Farmacéuticos de Balears

«Hemos tenido impagos en las farmacias con Bauzá de presidente y Sansaloni de conseller»

"Las 14 farmacias que más facturan en las Islas se mueven en una horquilla de entre 1,6 y 3,4 millones de euros"

Eloy Villar: "Los momentos más duros fueron los de los impagos de la Administración en 2010 y 2011"

Eloy Villar: "Los momentos más duros fueron los de los impagos de la Administración en 2010 y 2011" B. Ramon

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Eloy Villar: "Los momentos más duros fueron los de los impagos de la Administración en 2010 y 2011" Iñaki Olaizola

Cincuenta y cinco años haciendo de todo en el Colegio de Farmacéuticos de Balears (COFIB) dan para mucho. Y así lo puede atestiguar su jefe de administración y finanzas Eloy Villar (Palma, 1952) que cuelga la bata el próximo día 31 tras prolongar su carrera profesional cuatro años más como jubilado activo, los últimos meses por fidelidad a la reelegida junta del presidente de los farmacéuticos, Antoni Real. 

¿Cuál ha sido el momento del que más grato recuerdo guarda y cuál el más desagradable de su dilatada carrera? 

Lo más agradable ha sido la confianza que han depositado en mi todos los farmacéuticos de las Islas y las muestras de cariño que he recibido desde que este diario publicó que me jubilaba en la reseña por la festividad de nuestra patrona.

¿Y el más complicado?

Puede ser el que pasamos entre 2010 y 2011 con motivo de los impagos farmacéuticos. Llegamos a tener cuatro facturaciones pendientes de cobro y cada día llamaban farmacéuticos preguntando cuándo cobrarían o cuándo se solucionarían aquellos impagos. Los bancos también nos cerraron la financiación y tuvimos que recurrir a Bancofar (banco de los boticarios). Afortunadamente, la situación se ha estabilizado hasta nuestros días. A día de hoy, estamos al corriente de todas nuestras facturaciones, el Govern ha pagado y cumple. Y el presupuesto se ajusta a la realidad.

¿Cuál es la facturación media anual de una farmacia?

 Se podría hablar de una cifra cercana a los 662.000 euros pero hay muchas farmacias y mucha variabilidad en las facturaciones. En 2021 había 17 farmacias que facturaban menos de 200.000 euros anuales y que recibían las ayudas de las farmacias vec (viabilidad económica comprometida)...

... Sí, funcionan mucho en la península, en la España vaciada, y aquí en Balears son farmacias de pequeñas poblaciones o de zonas turísticas que facturan menos. Las farmacias tributan sobre todo lo que sobrepase de los 37.500 euros con una aportación gradual a la seguridad social. Esto se estableció en un real decreto promulgado con la crisis económica que ya se ha quedado para siempre.

¿Diecisiete farmacias con la viabilidad comprometida entre cuántas?

Entre las 442 farmacias que hay en la actualidad en Balears. Las de viabilidad comprometida pueden llegar a cobrar unas ayudas de 833 euros al mes como máximo. Este año (se refiere a 2021) ha podido haber alguna más por la bajada del turismo.

¿Y las que más facturan? ¿De qué cantidades hablamos?

Las 14 oficinas de farmacia que más facturan en las Islas se mueven en una horquilla de entre 1.680.000 y 3.450.000 euros. Es mucho dinero pero una vez descontados los gastos el beneficio puede oscilar entre un 10% y un 12%

¿Dónde están ubicadas?

Todas ellas en Mallorca, doce de ellas en Palma y las otras dos en pueblos de esta isla. Se trata de establecimientos que abren las 24 horas o lo tienen muy bien para que sus clientes aparquen. No obstante, las facturaciones medias más habituales, que son las que obtienen unas 94 farmacias de las islas oscilan entre los 720.000 y los 960.000 euros.

¿Cuántas había cuando comenzó en el Colegio?

Unas 220. Han crecido más en Eivissa y Formentera, isla en la que cuando comencé carecía de ellas.

¿A cuánto asciende hoy en día la facturación anual de las farmacias por los medicamentos de la Seguridad Social?

A 292 millones de euros. Y dispensamos 21 millones de envases de medicamentos prescritos por la Seguridad Social cada año. La facturación que corresponde a los medicamentos dispensados a los pensionistas es aproximadamente el doble que la del resto. A pesar de que son mucho menos personas, ahora viven más y están mejor atendidas que antaño. El Colegio solo dispone de datos de la facturación de las farmacias a la Seguridad Social. Para completar sus ingresos deberías añadir en torno a un 20% o un 25% de esta cantidad por la venta libre, dependiendo de cada establecimiento. Esto es muy relativo. Las farmacias de pueblo venderán menos medicamentos financiados y las de Palma más.

Me han dicho que es usted en buena parte responsable del reciente desabastecimiento de test de antígenos....

(Risas) Bueno en estas navidades compré al menos 45 test...

¡Cuarenta y cinco!

Bueno, es que también han venido mis hijos a hacérselos y yo me hacía uno cada tres o cuatro días para estar tranquilo con mis nietos y mis hijos. Mi cuñada llegó a dar positivo en una prueba, ¡menos mal que mi mujer es enfermera! Cuando no había mis familiares me pedían y la verdad es que yo acababa consiguiéndolos.

Volvamos con el sector. Me ha dicho que hay en estos momentos 442 farmacias. ¿Cuántos farmacéuticos hay?

Registrados en el Colegio hoy hay 1.450 pero llevando las 442 farmacias hay 551 farmacéuticos porque hay muchas en copropiedad. Es muy frecuente hacer cotitularidad entre padres e hijos, es un mundo bastante endogámico, hay sagas familiares de farmacéuticos. La exconsellera de Salud Aina Salom tiene una hija farmacéutica, la madre del exconseller Sansaloni también lo es como su propio hijo.

¿Qué poder real tienen los farmacéuticos en esta comunidad?

(Risas) No lo sé, aunque te recuerdo que la presidenta del Govern balear lo es y tiene un padre con farmacia en Inca. Pero hemos tenido impagos cuando teníamos a un presidente y a un conseller farmacéuticos (en alusión a Bauzá y a Sansaloni).

¿Qué circunstancia ha provocado los mayores cambios en el mundo de las farmacias?

Hay un antes y un después de la implantación de la receta electrónica. Antes todas las rectas eran en papel con una letra de médico ilegible (risas). Hoy en día, el 99% de la facturación es de receta electrónica. Empezamos en el 2006 en Eivissa y terminamos en 2008 con esa dispensación implantada en el cien por cien las farmacias. Fuimos la primera comunidad autónoma en implantar la receta electrónica.

¿Con cuántos presidentes colegiales ha convivido en estos 55 años?

He conocido solo a cuatro presidentes porque todos solían durar mucho (risas). Los últimos 21 años he estado con Toni Real, el más longevo de todos con la estadística en la mano. Pero empecé con Paco Fornés, que ya ha fallecido y estuvo al frente durante 19 años y llegó a ser vicepresidente del Consejo General (de Farmacéuticos) y concejal del ayuntamiento de Palma. Después trabajé con Toni Castañer, también ya fallecido y que presidió el colegio durante 9 años, y con Toni Llull, con el que todavía tengo una fuerte amistad y que creo que estuvo desde 1994 hasta el 2000 en que llegó Toni Real. Con el paso del tiempo, aparte de trabajar con farmacéuticos, tengo amigos farmacéuticos. La verdad es que he disfrutado con mi trabajo haciendo números. Si no fuera así, no habría aguantado tanto en este puesto.

Cuando Real fue reelegido me aseguró que no agotaría este mandato...

Entre nosotros, nos teníamos que ir juntos (risas).

Usted que ha tratado mucho con ellos, ¿cuál es el carácter más común entre los farmacéuticos? ¿Quieren ganar mucho dinero, son ambiciosos?

No, no creo que lo sean. Una farmacia no es una central lechera, es una vaca que si la sabes ordeñar te dará leche, pero tienes que cuidarla. Hoy en día las farmacias fidelizan mucho a sus clientes. Su facturación es estable, no hay muchos altibajos. La gente es fiel a su farmacia y esta fidelidad se incrementó con la receta electrónica y con el hecho de que se prohibió abrir farmacias a menos de 250 metros de un centro de salud ya que antes la gente salía del ambulatorio con su receta e iba con ella a la primera farmacia que encontraba. Ahora la gente es fiel a su farmacia. Con la excepción quizá de las que abren las 24 horas.

¿Cuántas hay?

Tres y las tres en Palma.

¿Qué personal llegan a necesitar?

Entre 17 y 20 personas porque debes cubrir turnos y bajas, como las que tenemos ahora por la covid-19.

Las 442 farmacias actuales, ¿tienen techo todavía?

Tienen techo porque hay un incremento de la población y Palma se expande, pero es una decisión de la Administración sanitaria.

¿Por qué hay tanta litigiosidad en este mundo?

Porque te topas con el ámbito de lo contencioso administrativo. Cuando yo empecé, tenías la titulación, buscabas un local y montabas una farmacia. Ahora abre un concurso la Administración y la baremación de los méritos y requisitos siempre traen problemas porque los hay que se sienten discriminados o mal valorados.

¿De qué labor realizada en los últimos años está orgulloso?

Hemos potenciado el Centro de Información del Medicamento para atender las dudas de los afiliados que montó Toni Real y ahora mismo tenemos a seis farmacéuticos en plantilla. Es una apuesta grande del Colegio por la formación.

A partir del próximo día 31, ¿se va desvincular totalmente del Colegio al que ha dedicado su vida?

No, seguiré colaborando como administrador de la ONG Apotecaris Solidaris en la que ya llevo 25 años y con la que, a pesar de jubilarme, seguiré trabajando.

¿Cómo se montó y dónde actúa esta ONG?

Se creó hace 25 años a raíz del genocidio tutsi en Ruanda y Burundi por el propio Colegio con sus farmacéuticos, la inmensa mayoría de sus 225 socios lo son.

¿Cómo comenzó?

Cuando no existían aún en las farmacias los puntos SIGRE (de recogida de medicamentos sobrantes o caducados), recogíamos los fármacos que llevaban la gente cuando se les moría un familiar y no sabían qué hacer con el botiquín de medicamentos que todo el mundo tenía por entonces en sus casas y que les había quedado en herencia. Venían farmacéuticos a revisarlos y los fármacos que no habían caducado se enviaban al Tercer Mundo. Su objetivo es enviar estos medicamentos y colaborar en proyectos de atención farmacéutica en esos países. Trabajamos fundamentalmente con América Latina y África.

Eloy Villar habla distendidamente en la que ha sido su casa los últimos 55 años . B.RAMON

En corto

¿Se acuerda de la fecha exacta en la que comenzó a trabajar?

Estoy asegurado desde el 1 de enero de 1967 aunque empecé un poco antes, en 1966, con catorce años. Empecé siendo un chico y me voy siendo un abuelo con dos nietos (risas).

Cuénteme alguna anécdota.

Cuando empecé, en este edificio (sede actual del COFIBen la calle Volta de la Mercé) convivían el Colegio y la Unión Farmacéutica Balear. El Colegio servía y era como una rebotica de farmacia, había mucho movimiento de farmacéuticos por aquí, teníamos un bar donde se tomaban los cafés, organizaban sus tertulias, venían a la cooperativa y cobraban su facturación con un cheque bancario en efectivo. Aunque en esos momentos fueran muy pocos, unos trescientos farmacéuticos, había mucho ambiente en el Colegio.

¿Alguna vivencia personal que recuerde con especial cariño?

RCon tan solo 12 años subíamos cada día dos veces por la tarde los medicamentos a Son Dureta, que en esos momentos carecía de servicio de farmacia hospitalaria y lo que había lo llevaba una monja. Y los subía en un autobús que salía de aquí, de la Puerta de San Antonio, cada 24 minutos. Cuando empecé, la facturación ascendía a 12 millones de pesetas y nos pagaban con doce o trece talones de todas las entidades que operaban aquí entonces.

Compartir el artículo

stats