Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La exclusión de bares y cafeterías «desorienta» y «desvirtúa» el certificado covid

El Govern exonera verbalmente a estos locales aunque ha aprobado la misma medida que en los restaurantes - El experto Joan Franch advierte que la redacción no es coherente

Un joven muestra el certificado en el bar Cristal. | G.BOSCH

La obligatoriedad de pedir el certificado covid en la restauración sigue generando discrepancias en el seno del Govern. Fuentes del Pacto admiten que así como está redactada la normativa en el BOIB puede llevar a confusión porque, pese a que han anunciado que no hay que pedirlo en bares y cafeterías, en el documento solo se hace referencia a «establecimientos de restauración». Según la Ley autonómica de 2015, que desarrolla la de 2012, esto incluye a restaurantes, bares, cafeterías y «cualquier otro establecimiento que se determine reglamentariamente».

Como avanzó ayer en IB3 Ràdio el profesor de Derecho Mercantil y del máster de contratación turística de la UIB, Joan Franch Fluxà, es «fundamental que las medidas restrictivas sean justas, necesarias, idóneas y proporcionales». La actual redacción de la normativa en el BOIB solo hace referencia a «establecimientos de restauración con cabida interior para más de 50 personas». Por ello, Franch explica que la falta de concreción y especificación «desorienta a los destinatarios de la norma y a los operadores económicos que deben aplicarla, y desvirtúa la coherencia de las medidas».

Esto significa que, para hacer una diferenciación entre restaurantes, bares y cafeterías, el Govern debería haber explicitado una discriminación en el BOIB para que no hubiera ninguna duda. En los últimos días las patronales han advertido que la normativa actual «no es clara» y ha provocado problemas para los empresarios de la restauración.

Algunos juristas advierten que «no tiene sentido» porque ahora las personas no vacunadas o incluso contagiadas pueden acudir a los bares y cafeterías sin ningún tipo de control. Por tanto, la diferenciación entre establecimientos despierta dudas entre los expertos ya que no asegura la eficacia de la medida.

Salud defiende que son establecimientos diferentes porque el movimiento de la gente «suele ser más rápido»

decoration

«Al Tribunal Superior de Justicia de Balears le trasladaron medidas sobre la restauración, no de una diferenciación entre establecimientos, así que entiendo que se avaló la obligatoriedad del certificado en todos los establecimientos de restauración conforme a las categorías de la Ley de Turismo», espeta Franch.

Las explicaciones ofrecidas este fin de semana por la consellera de Salud, Patricia Gómez, han causado malestar entre algunos sectores porque las consideran «poco convincentes». Gómez titubeó en su intervención ante los medios y afirmó que las cafeterías tienen «mucha más afluencia de gente que entra y sale» y, por tanto, el movimiento «suele ser más rápido». En este sentido, la consellera argumentó que empiezan por los establecimientos «con mayor riesgo, donde las personas permanecen más tiempo sin la mascarilla».

Asimismo, no descartaba que se pudiera ampliar a bares y cafeterías porque «depende del nivel epidemiológico del momento y si las medidas son suficientes».

Las diferencias surgen porque la escritura actual genera dudas. Fuentes cercanas confiesan que el Govern trata de minimizar el impacto de la medida y evitar que alguien pueda llevarlo a los tribunales.

Compartir el artículo

stats