Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

IB-Salut baraja derivar operaciones puenteando a los servicios quirúrgicos

El paciente que decline ser operado en la privada será sacado de la lista de espera

Una imagen de archivo de una intervención compleja realizada en el hospital de Son Espases. | HUSE

El Servei de Salut estaría barajando, a través de la Unidad de Admisión Corporativa, nuevo organismo creado en su seno para manejar las listas de espera, decidir desde los despachos de Reina Esclaramunda qué enfermos son derivados a los quirófanos de las clínicas privadas sin consultarlo previamente con los servicios quirúrgicos que han decidido intervenirlos.

Como se recordará, tras los casi dos años en los que la actividad asistencial ha venido realizándose al ralentí a consecuencia de la covid-19, ahora el Servei de Salut quiere centrarse en recortar las listas de espera generadas en este bienio. Su meta, declarada de forma oficial y pública, pasa por recortar el volumen de pacientes que aguardan en un 20% anual.

Para gestionar de manera más eficiente estas derivaciones tanto a las clínicas privadas como a los hospitales de la Cruz Roja y del Sant Joan de Déu ya incluidos en la red asistencial pública, el Servei de Salut ha creado la citada Unidad de Admisión Corporativa (UAC).

Esta nueva unidad ha sido creada, en palabras del propio Servei de Salut, «para realizar las gestiones necesarias para la contratación y derivación a proveedores sanitarios externos, en cooperación con las diferentes gerencias».

No obstante, varias fuentes médicas consultadas han señalado, y lamentado, que el Servei de Salut quiera decidir qué pacientes son derivados a quirófanos de la privada y en qué orden sin consultarlo previamente con los servicios quirúrgicos en los que aguardan la citación pública.

«Esta semana la dirección del hospital nos ha dicho que el IB-Salut pretende derivar enfermos de las listas de espera quirúrgicas a otros hospitales sin el conocimiento de los servicios quirúrgicos. Las derivaciones las decidirán unilateralmente desde Reina Esclaramunda. No está previsto ni informarnos ni pedirnos opinión al respecto», apuntaba un cirujano de Son Espases que apuntó que tanto la directora médica del hospital, Carmen Sanclemente, como el gerente del centro, Josep Pomar, se habrían posicionado en contra de esta forma de actuar anticipándose al malestar que se va a crear en estos servicios médicos.

Estas mismas fuentes añadieron que en caso de que un paciente en lista de espera quirúrgica en la pública decline el ofrecimiento para ser intervenido en una clínica privada, podrá ser «sacado» de la lista de espera estructural y por tanto ya no contaría como un usuario más que aguarda.

A la espera de lo que finalmente decida el IB-Salut, este rotativo ya publicó una información sobre la nueva UAC que, según el IB-Salut, permitiría una mejor gestión de las listas de espera mediante lo que denominó como «depuración administrativa», eso es, conocer aquellas circunstancias que han modificado la situación de una persona en la lista de espera como, por ejemplo, que se hayan trasladado a vivir a otras CC AA o hayan solicitado un aplazamiento voluntario de la intervención.

«No somos muebles de quirófano»

Hay malestar entre los cirujanos de Son Espases ante la intención del Servei de Salut de decidir qué pacientes en lista de espera quirúrgica deben ser derivados a la privada. Sobre todo porque, como declara uno de ellos, «en estos momentos estamos operando mañanas, tardes y fiestas de guardar» para rebajar el número de pacientes que esperan un quirófano.

«No somos muebles de quirófano», apunta otro especialista lamentando el poco reconocimiento del Servei de Salut a su labor y advirtiendo de que «la complejidad de muchas operaciones no permitirá que sean derivadas a una sanidad privada que carece de recursos para acometerlas. No hay ningún centro privado en Mallorca con la tecnología, recursos y medios para resolver determinadas intervenciones de alta complejidad que solo se pueden hacer en Son Espases. Lo podrán derivar a la privada pero al día siguiente nos lo van a devolver», concluye mostrando su incredulidad ante la intención del IB-Salut de actuar sin consultarlos.

Más de 14.200 personas aguardando quirófano

A finales del pasado mes de septiembre había un total de 14.269 baleares esperando ser operados por la sanidad pública de estas islas, más de un 15% por encima de los 12.391 que lo hacían a finales de septiembre del año anterior, según los datos oficiales colgados en la web del IB-Salut. La espera media de estos usuarios era a finales del pasado septiembre de 133 días aunque casi una cuarta parte de ellos, 3.328, aguardaban más de seis meses y, si no estuviera derogado por la pandemia, podrían acogerse al decreto de garantía de demora.

Compartir el artículo

stats