Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mercedes Escarrer (pediatra): "Sin la variante delta podríamos relajarnos con la mascarilla, pero en la situación actual no"

La pediatra de Educovid subraya que los niños de entre 5 y 12 años son la franja de edad con mayor número de contagios

Escarrer, responsable de Educovid y Alerta Escolar. | DM

Pese a que los niños en general no han sido una fuente de contagios por SARS-CoV-2 durante esta pandemia, la pediatra Mercedes Escarrer, de Educovid Mallorca y coordinadora del programa Alerta Escolar que vela por alumnos escolarizados con patologías graves, no considera oportuno, al contrario que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, levantar en estos momentos la restricción de salir al patio de recreo con las mascarillas puestas.

La pediatra sustenta esta opinión en que en este inicio de curso escolar se están produciendo más brotes en el ámbito educativo por la presencia mayoritaria de la variante delta del coronavirus, la más contagiosa de las mutaciones víricas surgida hasta ahora. «Y el mayor número de contagios se están dando en niños con edades comprendidas entre los 5 y los 12 años (colectivo al que todavía no se ha decidido vacunar contra la covid-19) con una incidencia que dobla los casos positivos registrados entre los mayores de 12 años», revela.

«La variante delta nos ha liado un poco», admite la pediatra reiterando que en este inicio de curso escolar se están produciendo más brotes en los colegios que en el del año pasado precisamente por la presencia de esta mutación vírica tan contagiosa.

«Sin ella podríamos relajarnos más con el uso de las mascarillas, pero en la actual situación (con un ligero aumento de la incidencia) no lo podemos hacer. Al final de este trimestre se valorará la posibilidad de retirarla durante los recreos», añade recordando que esta decisión depende del ministerio de Sanidad que debe acordarla para todo el país en el marco del Consejo Interterritorial de Salud.

Peor en ESO y Bachillerato

La pediatra revela que si esta pandemia, en el conjunto de Balears, ha afectado más negativamente a los alumnos de Educación Primaria, en el caso de la isla de Mallorca lo ha hecho en mayor medida con los de Educación Secundaria y Bachillerato.

«Aquí ha causado más impactos negativos, más problemas de salud y emocionales entre estos alumnos que el año pasado solo pudieron asistir a las aulas de forma semipresencial», recuerda.

Otro factor que ha contribuido a dar una mayor estabilidad a este inicio de curso escolar es la vacunación. «El 90% del profesorado está vacunado mientras que el 71% de los jóvenes de entre 12 y 15 años ya llevan la pauta completa, porcentaje que se eleva hasta el 79,9% en el caso de los jóvenes de entre 16 y 19 años», resalta.

«Y la incidencia acumulada con la que lo iniciamos también era mucho menor que la que teníamos al comienzo del curso anterior», añade.

Pero lo que parecía que iba a ser un inicio de curso académico 2021/22 «tranquilo» epidemiológicamente hablando se ha malogrado por la presencia de la variante más contagiosa.

Precisamente el pasado jueves, al detectarse un ligero aumento en el número de contagios que ha elevado la incidencia acumulada a 14 días (IA14), la conselleria de Salud achacó en parte este incremento a un brote detectado en un colegio que afectó a un total de 77 personas y del que el departamento de Patricia Gómez solo informó de que el origen del contagio masivo era externo y que había afectado tanto a alumnos como a familiares de estos, reveló sin detallar en qué colegio se había producido.

Escarrer concluye confiando en que se levanten cuanto antes las restricciones a una población infantil que, recordó, estaba confinada mientras se permitía sacar a pasear a los perros.

Los padres vacunados, sin cuarentena

La doctora Escarrer recordó a los padres que están reclamando que se retire la obligación de llevar mascarilla en los patios durante los recreos que, en caso de que sus hijos se contagien y deban guardar los preceptivos diez días de cuarentena, no podrán estar con ellos cuidándolos, que tendrán que buscar alguna alternativa con un familiar o un canguro.

Y es que el actual protocolo epidemiológico establece que un contacto estrecho de un caso positivo que ya haya sido vacunado con doble pauta queda exonerado de hacer cuarentena y no obtendrá una baja médica para poder estar con sus hijos contagiados.

Compartir el artículo

stats