Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La restauración de Mallorca prevé un «invierno duro» con cierres pese a las ayudas

Un elevado número de negocios no ha recibido apoyo económico por tener deudas con Hacienda

Varias personas en la terraza de un bar en Palma. Isaac Buj - Europa Press

El invierno va a ser «duro» para los negocios de la restauración mallorquina, y desde sus patronales se vaticina el cierre de algunos negocios pese a la prolongación de los ERTE, especialmente en el caso de aquellas empresas que no han podido acceder a las ayudas estatales por tener deudas con la Agencia Tributaria Estatal o con la Seguridad Social.

El presidente de Restauración-CAEB, Alfonso Robledo, no oculta la reactivación que el sector está registrando durante las últimas semanas, especialmente entre los establecimientos de nivel alto, pero lamenta que «la mochila es demasiado pesada», en referencia a las deudas que se han acumulado durante los meses más duros de la pandemia.

Su homóloga en la asociación RBC-Mallorca afiliada a PIMEM, Eugenia Cusí, señala que el sector va a cerrar el año alcanzando solo el 50% de la facturación conseguida en 2019, y que su patronal estima que 2022 se moverá con unos ingresos que serán solo entre un 60% y un 80% de los que se conseguían antes de la pandemia.

El problema, según se apunta, es que las empresas del sector que han logrado acceder a las ayudas estatales han recuperado músculo para hacer frente a la temporada baja, pero Robledo insiste en que son muchas las que han quedado fuera debido a que durante los primeros meses de la pandemia dejaron de pagar cuotas a la Seguridad Social o impuestos al no disponer de liquidez.

Los dos presidentes añaden otros factores que van a agravar la situación invernal, como el precio del suministro eléctrico y el encarecimiento que están sufriendo suministros como los alimentos y las bebidas.

Terrazas en aparcamientos

En este contexto, Alfonso Robledo lamenta que Palma o Manacor hayan decidido no prorrogar el uso de zonas de estacionamiento como terrazas para bares, cafeterías y restaurantes, tal y como se recomendó desde el Govern.

El presidente de Restauración-CAEB reconoce las presiones que sobre el Consistorio palmesano ejercieron los vecinos de muchas zonas exigiendo esa retirada incluso en pleno verano, y agradece que se permitiera mantenerlas hasta el 30 de septiembre, o hasta este domingo en el caso de Manacor. Pero defiende que estos espacios se deberían de haber prorrogado hasta finales del presente mes, cuando se espera que el Ejecutivo balear retire las últimas restricciones y permita que se pueda ocupar el 100% del aforo interior de estos establecimientos.

Compartir el artículo

stats