Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La odisea de alquilar con el salario mínimo en Mallorca

No hay ningún piso en la isla que se arriende por un tercio del SMI, tal como se recomienda

Para los jóvenes, dejar de compartir piso se ha convertido en un auténtico lujo. | BERNARDO ARZAYUS

Encontrar un piso en condiciones decentes, a un precio asequible y en un tiempo razonable es un verdadero desafío en Mallorca. Para los jóvenes, dejar de compartir piso se ha convertido en un auténtico lujo, en muchos casos inviable si se suma la precarización del mundo laboral. Y la pandemia, aunque por momentos se pronosticó lo contrario, no ha ayudado a destensar el mercado inmobiliario.

El precio de la vivienda de alquiler se ha disparado en los últimos años hasta superar, con mucha ventaja, el 30% de los ingresos mensuales brutos del salario mínimo interprofesional (SMI); una vara de medir que señala el hándicap de los inquilinos más humildes.

Para ellos, destinar solo un tercio de su sueldo a la vivienda, como recomiendan los expertos, es misión imposible en Mallorca. El salario mínimo se fijó en septiembre en 1.126 euros brutos al mes en doce pagas. A quien cobre esta cantidad, un experto también le recomendaría que intente destinar solo un 30% de sus ingresos a pagar el alquiler. Es decir, 375 euros.

El dato no es una sorpresa para ningún mallorquín, ni siquiera para el que cobra el salario mínimo, pero cabe decirlo igual: no hay un solo piso en Mallorca que se alquile por 375 euros o menos.

El más barato cuesta 380 euros, según el portal Idealista, y es un estudio de 30 metros cuadrados en Calas de Mallorca, en Manacor. No tiene ascensor, ni calefacción, ni nevera, ni terraza. Tampoco tiene fogones para cocinar, ni vitrocerámica. Eso sí: está a tan solo unos pocos metros de la playa, como asegura su descripción. Un idílico loft para los adeptos a los expertos que recomiendan gastarse lo mínimo en vivienda, aunque es probable que el apetitoso anuncio desaparezca en cuestión de días o horas. Para los que lleguen tarde, no hay más alquileres por debajo de los 400 euros en toda la isla.

Las rentas más bajas tienen que conformarse con desoír las recomendaciones de los especialistas, pero tampoco hay demasiada suerte si bajan el listón y se disponen a alquilar por la mitad de su sueldo, es decir, por 565 euros, el 50% del SMI.

Por este precio, Idealista ofrece 40 casas en Mallorca. Solo ocho de ellas están en Palma; y de estas, cinco están en la zona de Cala Major, dos en Les Meravelles y una en Bons Aires. Bien podría ser una radiografía de la vivienda en formato ‘mini’ de Palma: gran parte de los estudios se concentran en Cala Major, además de algunos repartidos por la zona del Arenal y en Cort.

Los más asequibles tienen entre 18 y 35 metros cuadrados, ideal para las decoraciones minimalistas.

Los que aspiren a tener más espacio o elegir la zona donde quieren vivir, tendrán que destinar, aproximadamente, dos tercios de sus ingresos a pagar el alquiler. En concreto, 750 euros, una cantidad que haría que los expertos se lleven las manos a la cabeza.

La plataforma Idealista muestra 454 viviendas en alquiler por 750 euros o menos, una opción que se plantearán los que cobren el salario mínimo y puedan destinar cerca del 75% a pagar el piso. Para lo demás, deberán acudir a un experto que les explique cómo vivir con apenas 380 euros al mes.

Compartir el artículo

stats