Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Hemos visto más obesidad juvenil grave en Baleares, de hasta 100 kilos»

La endocrinóloga pediátrica Maria Caimari pide el apoyo de psicólogos para atender a los niños obesos tras la pandemia

El confinamiento y la falta de ejercicio han hecho estragos. | INGIMAGE

La endocrinóloga infantil de Son Espases Maria Caimari participó ayer en los debates organizados por la Sociedad de Pediatría Balear en torno a la obesidad infantojuvenil en Balears y no duda en afirmar que, durante esta pandemia, «nos ha llegado a los hospitales más obesidad grave o mórbida, en algunos casos de pesos superiores a los cien kilos en algunos de los adolescentes afectados».

En estos momentos se calcula que entre un 25% y un 30% de la población infantojuvenil de Balears tiene sobrepeso u obesidad.

«Dentro del conjunto de España, estamos en el medio. Entre las regiones del sur, con más elevados índices de obesidad en su población juvenil, y las del norte que tienen menos. Y si antes de la pandemia ya teníamos una tendencia alta, ahora la situación se ha agravado», sostiene.

La profesional diferencia entre un menor con sobrepeso, cuyo abordaje recae en la Atención Primaria con medidas básicas como la inculcación de hábitos saludables y más ejercicio físico porque tan solo se trata de unos pocos kilos de más, de un menor obeso.

La otra pandemia

«Aquí ya se requiere de una intervención (asistencia) más severa porque se trata de una enfermedad. Más que de una enfermedad de una pandemia desde hace años, desde que ha aumentado tanto su incidencia», advierte.

Una pandemia larvada que se ha agravado con la aparición del coronavirus. Esta profesional lamenta que a los tres meses largos de confinamiento se añadió el comienzo del pasado curso escolar sin actividades extraescolares por las tardes y sin ni siquiera poder jugar en los patios durante los recreos.

«Eso ha provocado que, derivados desde Primaria, nos llegaran al hospital más obesidad grave, mórbida, de niños y adolescentes de más de cien kilos y con patologías asociadas como diabetes de tipo II, hipertensión y otras», reitera la experta reclamando apoyo psicológico para el abordaje de un problema que ha crecido en estos meses pandémicos.

«Los niños que han ganado tanto peso necesitan de un manejo psicológico porque en muchos casos lo han ganado por su ansiedad o por su miedo a salir a la calle durante lo más duro de la pandemia. Y el abordaje también debe incluir a la familia que vive con él», propugna esta profesional antes de recordar que en estos momentos existe en esta comunidad «una gran bolsa de pobreza social».

Por eso la doctora Caimari apunta a que se trata de un problema de Salud Pública que la dirección general del mismo nombre, desbordada por la crisis sanitaria, no ha podido atender.

«Es un claro problema de Salud Pública y no solo se deben invertir recursos sanitarios para su resolución, sino de toda la sociedad. Todas las conselleries y las Administraciones se deben implicar para avanzar en la promoción de la salud», concluye la endocrinóloga infantil.

Compartir el artículo

stats