La intensa lluvia caída ayer por la mañana sobre Mallorca provocó el corte de cinco carreteras e inundaciones en Santanyí, donde hubo que desalojar el colegio Bisbe Verger. Una veintena de coches quedaron atascados en las vías que conducen a Cas Concos, y los conductores tuvieron que dejarlos y salir a pie.

Los incidentes, según informó la Guardia Civil y los Bombers de Mallorca, comenzaron sobre las nueve de la mañana, en la zona sur de Mallorca, donde la lluvia cayó con gran intensidad. Los servicios de emergencia comenzaron a recibir llamadas de auxilio, sobre todo en varias carreteras de los alrededores de Santanyí, donde se concentró la mayoría de incidentes. La vía que une Santanyí y Cas Concos quedó inundada, y una veintena de coches quedaron atrapados. Los conductores pudieron salir del lugar sin grandes problemas, aunque tuvieron que dejar abandonados sus vehículos, que fueron rescatados por los Bombers de Mallorca. En total fueron cortadas tres carreteras de la zona de Santanyí y otras dos en Santa Margalida y s’Albufera. Al mismo tiempo se produjeron graves inundaciones en el colegio Bisbe Verger de Santanyí, y en un garaje subterráneo en una finca de la localidad, donde se acumuló una gran cantidad de agua.

La gota fría provoca inundaciones en Santanyí Ayuntamiento Santanyí / Guillem Díaz

Además de los daños materiales, la alcaldesa Maria Pons destacó que se tuvieron que evacuar a personas mayores de casas rurales. Tras una mañana de locura que obligó a montar un centro de coordinación con Emergencias, Protección Civil, Policía Local, Ibanat y Bombers, a media tarde continuaban fincas de fora vila inundadas. Además los vecinos de las zonas rurales tuvieron problemas porque los caminos seguían inundados o literalmente habían desaparecido con la tromba de agua. En es Llombards fue donde más llovió con 152,4 litros mientras que en Santanyí descargó 115 litros, un dato que contrasta con los nueve litros de Cala Santanyí. El Ayuntamiento también cerró la playa de s’Amarador ya que el torrente irrumpió en el parque natural de Mondragó tiñéndolo todo de marrón.

La playa de s’Amarador. | AY. SANTANYÍ

Las intensas lluvias también provocaron inundaciones en Felanitx y Manacor.