Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nuevo rector de la UIB

Dos vicerrectores de Carot prometen el cargo «por imperativo legal»

Dos profesores del equipo de Jaume Carot utilizaron esta fórmula durante el acto de investidura del nuevo rector al jurar lealtad al Rey - El obispo Taltavull reapareció en un acto público civil por primera vez desde su polémica vacunación

Jaume Carot posa con su equipo en el edificio del rectorado.

La pandemia está en retroceso, pero todavía altera guiones. La investidura de Jaume Carot como nuevo rector de la UIB se desarrolló este lunes en un acto más breve de lo habitual y con restricción de aforo de autoridades. Sí estuvo el obispo de Mallorca, Sebastià Taltavull, que reapareció públicamente en un acto civil después de que el pasado enero se adelantara en la lista de la vacunación. Y que dejó algunos momento memorables, como cuando dos vicerrectores prometieron lealtad al Rey «por imperativo legal».

Aina Calvo y José Hila charlan con algunos vicerrectores.

Víctor Homar, vicerrector de Política Científica e Investigación; y Magdalena Brotons, vicerrectora de Proyección Cultural y Universidad abierta, utilizaron esta fórmula para prometer su cargo según un protocolo que les obliga a jurar lealtad al monarca y a la Constitución. Los otros diez vicerrectores de Carot se ciñeron al manual, aunque algunos lo variaron ligeramente al referirse al Rey como «jefe de Estado».

Vicenç Thomàs conversa con Carot.

La ceremonia contó con la asistencia de representantes de todos los estamentos, incluido el eclesiástico. Reapareció Taltavull, que había optado por la discreción después de la polémica que protagonizó al trascender que se saltó el orden de la vacunación. El obispo ni siquiera compareció hace dos semanas para presentar el informe anual de Càritas con los datos de un crítico año 2020.

Taltavull, de espaldas.

«La UIB solo es invisible para el que no quiere verla», afirmó Carot al ensalzar la buena reputación de la UIB en determinados rankings internacionales. El nuevo rector tardó ocho minutos en pronunciar la palabra mágica y la que más temía escuchar Francina Armengol: «Financiación». Y no es que el nuevo rector no preparara el terreno: «Ahora viene cuando la presidenta se piensa que le pediré dinero».

La jefa del Ejecutivo no recogió el guante, al contrario: «Los recursos invertidos en la UIB han crecido un 36%».

El Gaudeamus Igitur puso fin a la ceremonia y al rectorado de Llorenç Huguet después de dieciséis años en el cargo. Carot asumió su «legado» al tiempo que empezó a recorrer su camino.

Compartir el artículo

stats