Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La odisea de Wally en el Mediterráneo: una ballena gris del Pacífico llega a Mallorca

El futuro de la ballena que este jueves ha llegado a la costa de Calvià es incierto: lleva semanas atrapada en el Mediterráneo lejos de su hábitat natural, a donde llegó tras perderse en el Atlántico _Norte

El vídeo con las mejores imágenes de la ballena gris avistada en Mallorca

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

El vídeo con las mejores imágenes de la ballena gris avistada en Mallorca Jaume Mateu Verdera

Mallorca ha sido la última parada de Wally, una ballena gris (Eschrichtius robustus) que este jueves ha sido avistada en aguas cercanas a Santa Ponça. Desorientada, muy delgada y enferma, lleva semanas perdida en el Mediterráneo, a miles de kilómetros de su hábitat natural, entre el Atlántico norte y el Pacífico.

La larga odisea de este joven ejemplar -tiene menos de dos años y mide unos ocho metros- se inició cuando se separó de su grupo y, perdido, descendió por el Atlántico. Entró por el Estrecho de Gibraltar y desde allí su ruta siguió por el Mediterráneo occidental, entre Italia, Francia, España y el norte de África.

Tras ser avistado cerca de las costas de Marruecos en marzo, el ejemplar fue detectado frente a las costas italianas de Nápoles, Roma y Génova. Más tarde fue vista en la Provenza (Francia), cerca de la costa de Bormes-les-Mimosas. En una zona próxima a la Camarga quedó atrapada en una red de pesca, pero consiguió liberarse.

Wally siguió su ruta por la costa y bajó hacia Cataluña. Fue avistada el 8 de mayo frente a la desembocadura del río Besós, donde se estableció un dispositivo de seguridad con dos embarcaciones de los bomberos de Barcelona y Salvamento Marítimo que la acompañaron para evitar que el animal sufriera daños.

Tras su paso por las costas catalanas siguió su viaje en dirección sureste. Fue localizada nuevamente en las costas de Valencia, frente a la desembocadura del río Júcar y en Cullera. Luego fue vista entre Altea y Benidorm y más tarde en las costas alicantinas de Cala Blanca (Xàbia). Se esperaba que desde allí virase para enfilar nuevamente hacia Gibraltar y entrase otra vez en el océano Atlántico, pero giró hacia las islas.

Según la web verballenas.com Wally fue avistada el 18 de mayo en aguas de Ibiza, aunque en ese momento no se hizo pública su ubicación para protegerla del acoso de embarcaciones, como había ocurrido en otros puntos donde fue avistada con anterioridad.

Dos días después ha llegado a Mallorca. La ballena ha sido vista este jueves frente a las costas de Calvià.

Avistan una gran ballena gris nadando plácidamente en la bahía de Santa Ponça, en Mallorca Redacción

Perdida y enferma

El hábitat natural de la ballena gris es el océano Pacífico, frente a las costas de California. Los expertos señalan que Wally está desorientada, muy delgada y enferma. En el Mediterráneo no puede encontrar los nutrientes que necesita para sobrevivir. "Hay que dejarla en paz, que esté tranquila, que no se acerquen para sacarle fotos o tocarle la piel. Y si permanece en Santa Ponça y los navegantes deben quedarse dos días sin salir a navegar, ¡qué lo hagan! Que la dejen morir con dignidad", ha declarado a Diario de Mallorca Txema Brotons, de la Asociación Tursiops.

La conselleria de Medio Ambiente del Govern y el Servicio de Emergencias 112 también han pedido a los ciudadanos que no se acerquen a la ballena, aunque decenas de personas han ido a verla desde la costa o en embarcaciones [vea aquí las imágenes].

Las ballenas grises del Pacífico migran a través de la costa oeste de Estados Unidos y Canadá hacia el Ártico y entran por Groenlandia al Atlántico norte. Algunos expertos afirman que el calentamiento global puede estar afectando a estas migraciones porque el cambio en las temperaturas y en las corrientes del mar, además del deshielo de los polos, desorienta a los cetáceos.

Es la primera vez que se localiza una ballena gris en el Mediterráneo desde el año 2010, cuando se avistó otro ejemplar en Israel, Barcelona y Castellón, pero no se pudieron obtener tantas imágenes y datos como el actual. El destino que le espera a Wally es incierto.  

16

Decenas de personas acuden a Santa Ponça para ver a Wally B. Ramon

Compartir el artículo

stats