Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mercado inmobiliario

La covid-19 frena también la compra de casas de lujo en Mallorca

El mercado queda fundamentalmente en manos del comprador alemán debido a las restricciones aplicadas por el Reino Unido y otros países

Las restricciones a la movilidad están afectando al mercado inmobiliario de lujo. Engel & Völkers

La crisis del coronavirus ha terminado afectando también al mercado inmobiliario de lujo de Mallorca, aunque en este caso no tanto por los problemas económicos que puedan estar registrando los posibles compradores sino a causa de la imposibilidad de visitar las residencias por parte de muchos de ellos. O lo que es lo mismo, la decisión del Gobierno británico de fijar un periodo de cuarentena para sus ciudadanos que regresen de España, al igual que Suiza, más las recomendaciones lanzadas desde otros países europeos de evitar los desplazamientos a nuestro país han provocado un notable frenazo en las ventas (por ejemplo, hasta septiembre u octubre no se espera que regrese la clientela escandinava). Todo ello ha dejado la demanda limitada al comprador alemán, también con el temor a que el Ejecutivo germano se sume a la lista de los que fijan obstáculos a esos desplazamientos debido al empeoramiento de las tasas de la covid-19, según subraya el presidente de la Asociación Balear Inmobiliaria Nacional e Internacional (ABINI), Hans Lenz.

Desde esta organización, que agrupa a 14 inmobiliarias especializadas en el mercado de alto nivel, se reconoce que la decisión del Reino Unido ha supuesto un mazazo a las ventas, que hasta ese momento estaban teniendo un comportamiento mucho mejor de lo que se preveía, y además ha dejado al sector en una situación vulnerable, al depender ahora en gran medida de un solo mercado, como es el alemán. Por ello, se admite que si los germanos fijan también medidas como las británicas, la paralización puede ser casi total.

En este sentido, no se oculta el deterioro en la imagen de las islas como destino seguro, dado que según Hans Lenz el mensaje de "pinta mal en España" ha calado en Europa y muchos posibles compradores "no se la quieren jugar" con un desplazamiento para visitar las propiedades que hay en oferta.

En cualquier caso, no se oculta que la situación podría ser peor, dado que el descenso medio en lo que va del presente año se cifra en torno a un 15%.

Hans Lenz subraya que este frenazo en las ventas se produce a causa de esas decisiones gubernamentales, dado que se está detectando un enorme interés por parte de muchos extranjeros por disponer de una segunda residencia en Mallorca, con la aparición de informes que sitúan a España en los puestos de cabeza respecto a los países que despiertan un mayor interés para ello.

En concreto, se ha detectado un aumento en el interés por "invertir" en la adquisición de un inmueble en la isla, impulsada porque el coronavirus llegó en un momento de fuerte liquidez y con una baja rentabilidad en los productos bancarios.

Este atractivo explica que por ahora se esté manteniendo una apreciable estabilidad en el precio de los inmuebles de lujo, con un cliente que en este momento cierra las adquisiciones con notable rapidez y sin discutir el valor fijado a las residencias, según se apunta desde ABINI.

Interés por el interior de la isla

Un aspecto que sí se está detectando durante la crisis del coronavirus es que la demanda, en este momento principalmente alemana, está mostrando un notable interés que va más allá de la villa en una zona próxima al mar o en el entorno de Palma.

Concretamente, se está registrando un incremento en la demanda relacionada con las residencias rústicas con mucho terreno disponible, y en las viviendas rehabilitadas de la part forana que disponen de patio o jardín, reflejo de que ante situaciones de confinamiento se está buscando un tipo de residencia que permite disfrutar de amplios espacios exteriores.

Compartir el artículo

stats