Albert Einstein escribió: “No me preocupa tanto los que hacen el mal, sino aquellos que lo permiten”. Quiero proponerte que no lo permitas. Que no permitas que se etiqueten, juzguen a nuestros profesores, a nuestros colegios porque una madre o un padre haya creado un grupo de WhatsApp donde alguno o algunos encuentren el territorio donde abonar sus críticas y que otros las rieguen con sus comentarios, iconos o su silencio.

En Educar es Todo creemos que uno de nuestros retos educativos (el de todas las madres y padres) es educar al lado de los docentes. Por inteligencia, por convivencia, por nuestros hijos e hijas. Porque queremos dar razones a nuestros profesores para amar su profesión, para motivarlos. Porque queremos que algunos de nuestros hijos tengan la maravillosa vocación de enseñar a aprender.

Esos grupos criticones con sus profesores, institutos y coles son tóxicos, están lejos de la crítica constructiva. ¿Te imaginas por un instante que los profes hicieran lo mismo y nos criticaran a las madres y padres (que también tenemos mucho que criticar)? No vemos ninguna ventaja a participar de grupos donde se critique a la espalda de los profesores y de los colegios. Demostremos que somos un equipo, un grupo de personas cohesionados con un mismo fin: educar bien a nuestros hijos.

Por eso te proponemos que no lo permitas. Que escribas en ese grupo diciendo asertivamente que “si hay algún problema será mejor decirlo a la cara”, “que nuestra misión es ayudar, colaborar con los profesores”. Los que critican son, normalmente, bastante permisivos con sus propios errores, nada autocríticos… y algo cobardes.

Einstein sabía que los que hacen el mal son pocos, hacen mucho ruido y daño porque los demás se lo permitimos, que somos muchos más.

En nuestras manos está que Einstein no se preocupe tanto.