Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La compra de viviendas dispara el empleo del sector

Expertos en ‘proptech’ y analistas de inversiones son perfiles muy demandados

Una agente inmobiliaria.

El mercado de la vivienda vivió épocas bajas durante la pandemia por la gran incertidumbre, alejando las decisiones de inversión. Pero ese bache ya forma parte del pasado, teniendo en cuenta que las compraventas han alcanzado cifras en los últimos meses que no se veían desde hace más de una década. En abril, por ejemplo, las compraventas llegaron a 60.734, según los últimos datos del Consejo General del Notariado (CGN). El ahorro de las familias no tardó en volver a canalizarse hacia el sector, un tradicional refugio en situaciones de incertidumbre. Ya en 2021, el 10% de las adquisiciones se hicieron como valor de inversión (51.000 viviendas), según datos del INE.

La necesidad de orientar a los clientes en el proceso ha hecho que la empleabilidad en el sector haya crecido un 70% en los últimos 10 años, como señala el Barómetro Inmobiliario de Unión de Créditos Inmobiliarios (UCI) y su área de desarrollo profesional Spanish International Realty Alliance (SIRA). Concretamente, ya son más de 167.000 profesionales que se dedican a ello, una cifra récord.

Son muchas las agencias inmobiliarias en España que han mantenido o ampliado su plantilla. Las vacantes más demandadas son de expertos en ‘proptech’-aplicación de los avances tecnológicos al sector-, analistas de inversiones y agentes especializados en varias ramas. Aunque, los agentes rehabilitadores también son grandes protagonistas por el "enorme" crecimiento esperado de rehabilitaciones, así como por la inversión pública que busca promover los criterios de eficiencia energética, según explica Francis Fernández, director de SIRA. De hecho, el Gobierno prevé destinar 4.420 millones de euros de los fondos europeos a la rehabilitación de unas 500.000 viviendas entre 2021 y 2023 -actualmente se realizan unas 30.000 al año-. "Existe un boom de ofertas de trabajo para ayudar a cambiar la sostenibilidad y la calidad energética de los hogares", según explica Fernández

Además, las personas que se plantean pasar a dedicarse al sector tienen en cuenta las condiciones laborales. Y es que, ser agente inmobiliario asalariado permite tener flexibilidad horaria, un salario medio de entre 30.000 y 40.000 euros anuales, buena conciliación y orientarse hacia el nicho de mercado que se quiera, según expertos. "El aumento de la empleabilidad se debe a las muchas prejubilaciones de la banca, que han provocado que gran cantidad de profesionales cualificados y que conocen el sector empiecen a ejercer la actividad", explica Toni Expósito, CEO de Comprarcasa. Otra manera de reincorporarse al mercado laboral de muchas personas es a través de los agentes inmobiliarios asociados. "Se dan de alta en un ‘bróker’ y ejercen su profesión durante ocho horas al día, o bien como complemento de sus ingresos" como autónomos, según Expósito. Antiguamente, el porcentaje del ganancias sobre la transacción que recibía un agente no asalariado asociado a una inmobiliaria era del 30% o 40%. Ahora, en base a las nuevas plataformas ‘on line’, se ofrece entre el 70% y el 99%. "En EEUU, ronda el 100% del valor de la transacción y ese es el futuro también en España. De hecho, en países como EEUU dicen que estamos en sus años 80", cuenta Expósito.

La digitalización, por otro lado, ya forma parte de la vida diaria de los profesionales inmobiliarios en España, con muestras de inmuebles en 3D y el ‘home staging’, una técnica de márketing que hace referencia a la decoración, revalorización y visita guiada de las casas. La gestión de redes sociales y las aplicaciones de gestión comercial forman parte de su día a día.

Sobre la evolución a futuro de la empleabilidad en el sector inmobiliario, los analistas alertan sobre  la inflación, que provoca la perdida de poder adquisitivo y podría alejar el interés en trabajar en el ladrillo. "Los salarios se espera que suban un 2,5% a lo largo del año pero no es algo positivo si no va acompañado de un aumento de la capacidad de compra", indica Gonzalo Velilla, director de desarrollo de Remax España. Además, las previsiones de compraventas al cierre del año van de bajada. Se prevé que disminuyan un 1,3% interanual hasta las 670.000 unidades -después de crecimientos del 38,4% en 2021- a causa de factores como la guerra o la escasez de materiales, según el observatorio inmobiliario de BBVA Research.

La construcción es una excepción en la tendencia y ya presenta falta de personal latente. Actualmente, hay 1,316 millones de ocupados, una cifra un 50% por debajo del pico derivado del boom inmobiliario, cuando se llegó a los 2,679 millones. "El problema es que hay trabajadores haciendo proyectos que acaban en chapuzas. Faltan profesionales de calidad", añade Expósito. De hecho, el 65% de las constructoras ve "extremadamente difícil" contratar encargados de obra, así como albañiles, encofradores y operarios de puesta en obra de hormigón, según el I Informe sobre el Estado de la Mano de Obra de la Confederación Nacional de la Construcción (CNC). Por ello, la asociación también pide la ejecución eficiente de los fondos europeos para poder incorporar 700.000 profesionales. 

Compartir el artículo

stats