Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Inflación

La cesta de los expertos en servir comida

Dos hosteleros, la directiva de una empresa que cocina para comedores escolares y una asesora del Banco del Alimentps de Barcelona enumeran los productos que consideran básicos en cualquier cesta de la compra

Una sección de frescos en un supermercado. L-EMV

En plena crisis de precios de los alimentos y con la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, planteando limitar los precios de determinados productos básicos, Carrefour anuncia que lanzará un lote de 30 productos por 30 euros para aliviar la situación. La ministra no tardó en aclarar que su propuesta va en esa línea y que su idea es que los supermercados preparen cestas a precios cerrados y que incluyan, eso sí, productos frescos de carne, pescado, huevos, hortalizas, frutas y lácteos. El matiz no es porque sí: la cesta de Carrefour no incluye ninguno de ellos. Y, de hecho, cuenta solo con tres de los 13 tipos de alimentos que el Ministerio de Consumo ha destacado en una guía de productos esenciales distribuida esta semana.

Esta lista es prácticamente idéntica a otra que han elaborado tres profesionales del mundo de la alimentación consultados por El Periódico. Las tres, la cocinera de un restaurante de barrio que vive casi del menú diario, Alicia Rodríguez; una directora del Grupo Serhs implicada en la preparación de cáterings para comedores escolares, Montserrat Bagó; y una nutricionista que asesora a la Fundació Banc dels Aliments de Barcelona, Laura Padró, señalan exactamente los mismos diez productos.

Un paquete de pasta o de arrozfruta y verdura fresca y de temporada (y, a poder ser, acompañada de tomate y cebolla, claves en la cocina mediterránea), patatas, alguna legumbreaceite de olivahuevos, una pieza de carne, pollo o pescado, algún lácteo y pan. Este lote, comprado por separado y de marca blanca en la propia Carrefour, en Consum o en Mercadona cuesta, a día de hoy, unos 20 euros.

De todos modos, una cesta así, contemplada esencialmente para ayudar al consumidor final, no supondría una diferencia enorme para los restaurantes: un tejido empresarial habituado a comprar la mercancía a mayoristas, pero que también denuncia tener que hacer todo tipo de malabares para cuadrar las cuentas. Sobre todo, los más pequeños.

El escenario se complica todavía más llevado al campo de la alimentación infantil. Las empresas que se dedican a servir a colegios se enfrentan, además de a la inflación, a una tendencia cada vez mayor a la diversidad alimentaria (el 58% de los menús infantiles que preparan desde Educa, del Grupo Serhs, están adaptados a niños con intolerancias o a la cultura musulmana) o a que el precio pactado en las escuelas públicas está atado, vía concurso, antes de que la escalada de precios empezara.

Hay un tercer sector implicado con el mundo de la alimentación que de lo que adolece, más allá de los incrementos de precios, es de existencias. La Fundación Banco del Alimentos de Barcelona depende en gran medida de las donaciones y, aun así, trabaja con estos mismos diez tipos de alimentos (pastaarrozlegumbreshortalizashuevosaceitepan...) como referencia saludable para sus menús.

Sea como sea, todo apunta a que Carrefour seguirá adelante con su cesta tal como la ha concebido, y que la ministra Yolanda Díaz continuará apretando para que el resto de grandes distribuidoras hagan lo propio. Las asociaciones que las representan ya han dicho que no lo ven nada claro y entidades que agrupan a pequeños comerciantes también han manifestado su temor a que una medida así les acabe robando a ellos clientela. Pero el Gobierno sigue ahí, y Consumo publicó el viernes su propuesta oficial de productos para llenar esta cesta: Hortalizas y frutascerealespatatasaceites vegetaleslegumbresfrutos secospescadohuevosproductos lácteoscarne, tomate trituradocrema de verduras y tarritos infantiles.

Compartir el artículo

stats