Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Derechos laborales

Las empleadas del hogar, tras reconocérseles el paro: “Por fin tenemos el subsidio, como todo el mundo”

Las más de 7.800 trabajadoras domésticas dadas de alta en Asturias, que esperan que no haya un repunte del fraude, deberán cotizar por desempleo un año para poder recibir la prestación

Margareta Balán, empleada del hogar que trabaja en Gijón.

La paraguaya Zunilda Monjes se mudó a Asturias en 2010 y desde entonces trabaja en Gijón como empleada del hogar. "Tengo un contrato fijo, siempre en la misma casa, con la misma gente. Estoy muy contenta, tuve suerte", destaca. En estos últimos días ha escuchado "un poco por encima" la noticia de que, a partir de ahora, en caso de que esa "suerte" se acabe, tendrá garantizada una prestación por desempleo. "Para la gente que está como yo, con contratos, es algo que veo bien, claro. Si me echasen o pasase algo, sé que puedo buscar otra cosa más tranquila. Nos mejora la situación a muchas personas", razonó.

Aplaudió también la medida Margareta Balán, que se vino también a Gijón hace nueve años desde su Rumanía natal. Ella ahora también tiene un puesto de trabajo estable. "Trabajo para una señora muy buena, y ahora también para su sobrina. Son buena gente, me compraron ropa para trabajar y me tratan bien", señaló agradecida. Pero su situación no fue siempre así. "Antes no trabajé en el mismo sitio. Iba a varias casas. A algunas seis horas y a otras tres. Siempre por la Seguridad Social, por no a jornada entera. Y durante un tiempo trabajé de interna, pero el señor falleció y me quedé sin nada, sin trabajo y sin dinero", explicó. "Estoy muy contenta con el derecho a paro, como tiene todo el mundo. Si yo trabajo y cotizo, ¿por qué no iba a cobrar paro? Es lo justo", defendió Balán.

"Me parece estupendo y es lo justo", coincidió María Voinea, empleada del hogar de Grado. "Es una cuestión que ya debería llevar tiempo regulada porque todos sabemos cómo funciona el sector y que todavía hay muchos casos de economía sumergida y contrataciones ilegales. Los empleados del hogar deben tener los mismos derechos laborales que cualquier otro trabajador, tener paro o una baja son derechos fundamentales de cualquier trabajador", destacó.

Las principales asociaciones de trabajadoras del hogar en España han recibido con los brazos abiertos la nueva reforma aprobada por el Gobierno. No obstante, ese entusiasmo convive con la preocupación por que la ley se cumpla y ese aumento de las obligaciones no se traduzca en fraude por parte de las familias empleadoras y que provoque un repunte del trabajo "en negro". "Es un paso hacia adelante, pero queda todavía mucho camino por recorrer", afirmó la portavoz de Mujeres Unidas Entre Tierras, Isabel Del Valle. Desde esta asociación de empleadas del hogar explicaron que muchas de sus integrantes están contratadas por unas horas, pero realmente trabajan muchas más por la presión de las familias empleadoras. Y esa falta de cotización se traducirá en que, si son despedidas, cobrarán una menor prestación por desempleo.

Los efectos de la reforma del Gobierno

Las empleadas del hogar han ganado derechos y las familias tendrán que asumir nuevos gastos con la reforma aprobada el pasado martes por el Gobierno. Desde el 1 de octubre, las familias con trabajadoras del hogar deberán empezar a cotizar por su seguro de paro. La medida beneficia directamente a las 7.814 empleadas asturianas dadas actualmente de alta en la Seguridad Social, que podrán acceder a la prestación por desempleo, pero exigirá una mayor contribución tanto de las familias como de las propias empleadas.

¿Cuándo podrán empezar a cobrar el paro las trabajadoras del hogar? El acceso a la prestación de paro no será inmediato, ya que ello requiere de un periodo de cotización previo. Además, dependerá de cada caso, ya que antes de ingresar en el régimen especial las trabajadoras pueden haber acumulado cotizaciones en otras profesiones. No obstante, la mayoría empezará de cero y deberá cotizar un plazo de 360 días para poder acumular suficiente para acceder, en caso de perder el empleo, a una prestación.

¿Se encarecerá el servicio de las trabajadoras?. La medida conllevará un mayor esfuerzo contributivo a la Seguridad Social por parte de las familias empleadoras, así como de las propias trabajadoras. No obstante, el Gobierno ha habilitado bonificaciones del 80% para los empleadores en las aportaciones empresariales a la cotización por desempleo y al Fondo de Garantía Salarial (Fogasa); mantiene la reducción del 20% en la aportación empresarial en la cotización por contingencias comunes, e incrementará los tramos de bonificación en función de la composición del hogar (familias numerosas) y niveles de renta.

¿Cuánto más pagarán las familias? Tomando como referencia una familia que tenga empleada a una persona a 40 horas semanales, lo que para el resto de asalariados vendría a ser una jornada ordinaria a tiempo completo, y le pague el salario mínimo interprofesional (el más frecuente entre el gremio), el sobrecoste mensual que supondrá la nueva norma asciende a 24,4 euros. Lo que se suma a unas cotizaciones ya obligadas de 347,7 euros y al propio salario. Si, en cambio, la trabajadora del hogar viene solo unas horas al día o unos días concretos a la semana, el coste adicional para una jornada de 20 horas semanales sería de 12,2 euros al mes, más 186 euros de cotizaciones y el salario. Según fuentes consultadas del colectivo de gestores profesionales, una práctica habitual a la hora de contratar a trabajadoras del hogar es que los empleadores asuman íntegramente el coste de las cotizaciones sociales. Es decir, esos 24,4 euros adicionales que implica la nueva norma los paga directamente la familia, ya que así lo puede hacer directamente con una transferencia o en efectivo y no se ve obligada a redactar una nómina. No obstante, si el empleador decide repartir las cotizaciones, tal como hace cualquier empresa con sus asalariados, el reparto del sobrecoste quedará más parejo entre unos y otros. Las trabajadoras verán como se les descuenta 12,2 euros de su nómina para ir a costear el derecho a paro y las familias empleadoras pagarán 12,1 euros más al mes; siempre tomando como referencia una jornada de 40 horas semanales y un sueldo del salario mínimo interprofesional.

¿Y_en 2023 habrá más subidas? Las familias deberán volver a hacer cuentas para el año que viene. A partir del 1 de enero de 2023 entra en vigor el Mecanismo de Equidad Intergeneracional (MEI). Esta es una «mini hucha» de las pensiones creada por el Gobierno y que obligará a todo empleador a pagar un «extra» de cotizaciones sociales. En el caso de las trabajadoras del hogar, el empleador deberá asumir un «plus» de 5,8 euros mensuales, en el caso de una jornada de 40 horas a la semana y un sueldo de 1.000 euros brutos (en 14 pagas). Y, en dicho supuesto, la trabajadora deberá pagar 1,2 euros más al mes a la Seguridad Social. Otro punto a tener en cuenta es la todavía por decidir subida del salario mínimo, que implicará que las familias deban pagar más de salario y de cotizaciones.

¿La reforma sólo incluye el derecho al paro de las trabajadoras del hogar? No, también se elimina la figura del desistimiento, que permitía el despido sin causa y, por tanto, sin las garantías del despido para tales situaciones, al permitir prescindir de las trabajadoras del hogar por parte del empleados sin justificar causa alguna. A partir de ahora se deberán acreditar los motivos que puedan dar lugar a la finalización del contrato con las empleadas extendiendo, por tanto, la protección frente al despido. No obstante, la indemnización se mantiene (12 días). Los sindicatos UGT y CC OO han valorado como muy positivos los avances de esta reforma, pero los han calificado de «insuficientes». Verónica González, secretaria general de Hábitat de CC OO de Asturias, señaló que queda sin regular el trabajo nocturno o el trabajo como interna. Además destacó la necesidad de que la Inspección de Trabajo pueda actuar en los hogares para combatir la economía sumergida. En Asturias hay dadas de alta 7.814 empleadas del hogar, pero CC OO calcula que hay 14.000 trabajadoras en el sector.

Compartir el artículo

stats