Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Propuestas de la patronal

Las cinco medidas de la distribución contra el alza de precios

La patronal de los supermercados reconoce que no puede minimizar ya el alza de costes en los precios e insta a tomar decisiones urgentes

Frutas y verduras en un supermercado. EUROPA PRESS

Las cadenas de supermercados están cada vez más preocupadas por la evolución de los precios en España y por el impacto que puede tener en sus cuentas y en su reputación. El alza desbocada de la inflación, impulsada por los costes de la electricidad, de los combustibles, de los cereales y del aceite, está ya poniendo en aprietos los intentos de las enseñas de distribución de productos de gran consumo para poner coto al alza de precios.

El director general de la patronal de supermercados Asedas, Ignacio García Magarzo, defiende que la elevada competencia entre las cadenas en el mercado español ha conseguido hasta ahora minimizar los encarecimientos en la cesta de la compra pero alerta de que "las actuales circunstancias superan totalmente las capacidades del sector para eludir la escalada de precios". "No podemos afrontar solos el reto de devolver al consumidor la confianza, la actual situación tiene causas conocidas y acreditadas y es necesario tomar medidas que ayuden a capear la situación", explica García Magarzo. Esas propuestas se han concentrado en cinco, lo que en el sector han bautizado como el pentágono de medidas contra la crisis multisectorial, todavía pendiente de respuesta por parte del Gobierno.

Rebaja del IVA de los alimentos

La patronal Asedas defiende que en una situación de subida de precios es posible la rebaja de impuestos como el IVA para minimizar las subidas. Dado que la Administración ingresa más por IVA si suben los precios, Asedas considera que es posible que parte de esa subida vaya a recortar el IVA del 10% al 4% en algunos casos, aunque sea de manera temporal. También reclama poner en marcha una moratoria en la aplicación de impuestos especiales o tasas que afectan al sector, como el impuesto a los gases fluorados, la tasa hídrica, el impuesto de vertedero, el de envases de plástico no reutilizables, el cobro de envases en tienda, etcétera. Preocupa también la futura prohibición de usar envases de plástico en frutas y verduras de menos de 1,5 kilos, la futura obligación de destinar el 20% de productos a una sección de granel, la obligación de instalar cargadores eléctricos dos años antes que la norma comunitaria, y otras medidas.

Determinación del carácter esencial de la distribución alimentaria

Asedas defiende la modificación de la ley de ordenación del Comercio Minorista para reconocer a las empresas del sector su carácter esencial, lo que implicaría el derecho de los empresarios a adoptar en situaciones de riesgo de abastecimiento medidas para garantizar el servicio público.

Energía a costes sostenibles

Las empresas de distribución reclaman un "tratamiento especial en términos de tarifa energética". La idea es que el peso del coste energético en los costes de las cadenas es el primero o segundo en importancia, pero las empresas no pueden ser consideradas 'electrointensivas' y tener precios más bajos. Según el manifiesto de Asedas, las empresas del sector no pueden dejar de funcionar ningún día ni pueden adaptar su producción a las oscilaciones de precios. Para lograr esos precios asumibles, la patronal propone desagregar el efecto del gas en la fijación del precio de la electricidad que proviene de otras fuentes. También implantar el concepto de 'gran consumidor esencial', permitir asistir a subastas de generación, limitar los impuestos ligados a emisiones y ayudar a la instalación de plantas de generación de energías renovables.

Transporte seguro y garantizado

El pasado paro del transporte añadió incertidumbres a la marcha de los negocios relacionados con la distribución de productos de gran consumo. La patronal propone que se garantice la categoría de sector esencial de la distribución y que se regule el derecho de paro patronal y de huelga del transporte adaptándolo a las necesidades de un sector estratégico como el de la distribución alimentaria. Así, que se asegure el transporte de mercancías sin menoscabar el ejercicio de derechos fundamentales. De manera paralela, que se busquen soluciones específicas para el sector del transporte en relación al alza del precio de los combustibles, haciendo partícipes al sector de la distribución en las mesas negociadoras.

Acceso a las materias primas

La necesidad de acelerar las importaciones de productos sustitutivos a los que llegaban de Rusia y Ucrania requiere mejorar los trámites de importación. Ya se han dado avances, pero la patronal reclama que se cree un órgano de coordinación interministerial con presencia de los sectores afectados. Se trataría de, con carácter temporal y excepcional, que se puedan acelerar los trámites de importación y flexibilizar los etiquetados con un marco administrativo más ágil.

Compartir el artículo

stats