Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Energía

Endesa invierte 2,3 millones en un nuevo centro de control en Canarias, el más moderno de España

Nuevo Centro de Control de la Red Eléctrica de Endesa en Canarias. JOSÉ CARLOS GUERRA

Canarias se prepara para la transición energética. Endesa ha inaugurado este lunes el nuevo Centro de Control de la red eléctrica en Canarias, con una inversión de 2,3 millones de euros, el más moderno en el ámbito nacional. José Manuel Revuelta, director general de Infraestructuras y Redes de Endesa, destacó en el acto celebrado en las instalaciones de la compañía en Las Palmas de Gran Canaria, que Endesa "coloca a Canarias en un lugar muy importante en el mapa de la transición energética". Además, remarcó el esfuerzo por preparar la red en las Islas para que sea capaz de "soportar la introducción del autoconsumo y los vehículos eléctricos", que van a tener un crecimiento exponencial en los próximos ocho años.

"El Plan Nacional prevé que en 2030 haya en torno a cinco millones de vehículos eléctricos", y probablemente este pronóstico pueda "ser superado porque hay una sensibilización mayor con la electrificación, por un tema medioambiental, y tenemos que estar preparados para que todo funcione", expuso. "Sería un problema que haya un despliegue muy importante del vehículo eléctrico y la red no esté preparada, y por eso es un sector muy intensivo en inversiones y es tan necesaria la colaboración de las administraciones", apostilló.

De hecho, al acto asistieron el viceconsejero de Lucha contra el Cambio Climático y Transición Ecológica del Gobierno de Canarias, Miguel Ángel Pérez, y el alcalde capitalino, Augusto Hidalgo. Por parte de la compañía estuvieron presentes José Manuel Revuelta; el director general de Endesa en Canarias, Pablo Casado, y los directores de las áreas de Distribución y Generación en Canarias, Carlos Lafoz y Saúl Barrio, respectivamente.

Tecnología puntera

El nuevo Centro de Control de la red eléctrica de Canarias ha sido equipado con tecnología puntera. En estas instalaciones se controla, supervisa y gestiona cualquier incidencia ocurrida en los 26.000 kilómetros de líneas eléctricas de media y baja tensión distribuidas por el territorio canario. Otra de sus actuaciones se orienta hacia todo el funcionamiento y las operaciones desarrolladas para equilibrar la producción y la demanda de electricidad en las nueve centrales térmicas, en la central hidroeólica Gorona del Viento, en el Hierro, y en otras plantas renovables.

La nueva unidad entró en funcionamiento a principios de año, pero las restricciones sanitarias de la pandemia y los estrictos controles aplicados por la compañía para salvaguardar el estado de salud del equipo humano asignado a un servicio tan especializado han retrasado su inauguración. Al centro de control se suma un segundo centro de control de emergencia que respalda al anterior y que dispone de un equipamiento exactamente igual, preparado para estar operativo en cualquier momento.

Esta es la primera vez que Endesa dispone de un centro de control regional donde se unifican en un mismo espacio las áreas de distribución y generación, únicamente separadas por una mampara de cristal que permite su apertura en caso de necesidad y, por tanto, la coordinación de ambos equipos en ocasiones determinadas. Este sistema elimina el uso del teléfono entre los operadores de sala de las dos áreas, facilitando la toma de decisiones, la inmediatez, la operatividad y el trabajo en equipo.

El Centro de Control es el punto neurálgico desde el cual se controla el correcto funcionamiento de la transformación, transporte y distribución de la energía eléctrica. Es un espacio vivo las 24 horas del día y los 365 días del año. El equipo humano suma en total 28 operadores (16 en distribución y 12 en generación), y una parte importante de ellos trabajan en turnos rotativos cerrados para garantizar el servicio ininterrumpido.

A nadie le faltó la luz en La Palma

José Manuel Revuelta afirma que “la red eléctrica de las islas tiene una fiabilidad de un 99,9%". "La puesta en marcha de este Centro de Control y el avance en otros aspectos como la digitalización, se traduce en que estamos preparándonos para una electrificación sin problemas. La electrificación nos obliga a ser más eficientes y con este Centro de Control hemos introducido las últimas novedades en materia de comunicación. Nuestra red en las Islas y el esfuerzo del personal humano nos hacen estar preparados para eventos inesperados, como ocurrió recientemente con el volcán de La Palma. A pesar de la magnitud del desastre a nadie le faltó la luz en La Palma", asevera.

Los operadores de distribución se encargan del control permanente del estado de la red que tienen asignada, con el objetivo principal de suministrar energía eléctrica a los puntos de consumo con las mejores condiciones de calidad y seguridad posibles. En el caso de Canarias controlan y supervisan los 26.000 kilómetros de red eléctrica de media y baja tensión.

La mayoría de los técnicos asignados a este servicio tienen el grado universitario de Ingeniería, generalmente en la especialidad Eléctrica. Es un personal altamente cualificado, que trabaja con todos los sentidos puestos en cada una de las operaciones. Desempeñan actuaciones muy precisas y milimétricas con el fin de garantizar la calidad del suministro o de recuperar la red en el caso de incidencias.

Antes de que los técnicos de la sala de control puedan operar en la red de forma autónoma son sometidos a un riguroso ciclo de aprendizaje teórico y práctico de seis meses. “Hay que tener en cuenta que en la sala de distribución se manejan tasas de errores por operación en torno a dos o tres errores por cada 100.000 maniobras realizados y, normalmente, son errores sin consecuencias”, explica el director del área de Distribución en Canarias, Juan Carlos Lafoz.

Asimismo, debido a que constituyen un punto esencial dentro del sistema eléctrico, estos centros cuentan con una serie de medidas de protección orientadas a garantizar su funcionamiento mediante conmutación automática, con más de una fuente eléctrica para conmutarlas en caso necesario; Sistemas de Alimentación Ininterrumpida (SAI), a través de baterías y otros elementos almacenadores de energía y de grupos electrógenos que entran en funcionamiento si el corte de alimentación persiste.

Juan Carlos Lafoz explica que “desde Endesa se está avanzando mucho en automatizar y digitalizar nuestras redes. El telecontrol hace que el tiempo de respuesta sea mucho más rápido en el caso de una eventual incidencia, ya que agiliza la localización de la avería y, además, permite el manejo de la red a distancia”.

Este año en Canarias ya se ha alcanzado un 20% de automatización, lo que se traduce en que uno de cada cinco centros de transformación ya está telecontrolado. A este factor se añade la introducción de elementos de sensorización en un 40 por ciento de los centros, aportando valiosa información sobre lo que sucede en las redes de baja tensión. 

Centrales térmicas

Por otro lado, desde el Centro de Control de Generación se lleva la interlocución con las nueve centrales térmicas de Canarias para recoger y transmitir la información que se intercambia con el Operador del Sistema (REE). Se tiene visualización de los principales parámetros de los seis sistemas eléctricos de Canarias, Lanzarote-Fuerteventura, Gran Canaria, Tenerife, La Gomera, La Palma y El Hierro. Además, se confirman las órdenes de acople y desacople de los grupos, se recopilan las novedades producidas por la disponibilidad de los grupos y se supervisa el correcto funcionamiento del control automático de la frecuencia. Otra de las actuaciones pasa por coordinar los descargos que afectan a posiciones de la Red de Transporte con afecciones a las centrales.

El director del área de Generación Endesa en Canarias, Saúl Barrio, puntualiza que “sobre todo desde el Centro de Control se vigila que la frecuencia esté lo más estable posible, que es el mejor indicador del correcto equilibrio entre generación y demanda de energía. La penetración de renovables somete a los grupos de las centrales térmicas a un esfuerzo importante para regular las variaciones de la energía renovable y que el usuario final conserve la calidad de suministro”.

El nuevo sistema de control permite observar los principales parámetros de los sistemas eléctricos y se solicitan actuaciones a las centrales cuando existe alguna desviación.

Las incidencias localizadas desde el Centro de Control situado en la sede capitalina de Endesa pueden ir desde la indisponibilidad de un grupo que estaba previsto en el programa antes de su acople, hasta la parada intempestiva de algún grupo en funcionamiento que puede afectar o no al suministro. En todos estos casos, los técnicos del Centro de Control  valoran las opciones existentes para sustituir a esa potencia indisponible y se comunica a las centrales el nuevo programa que indica el operador del sistema.

Cinco centros de control en España

Los cinco centros de control de la red eléctrica (CORE) con los que cuenta Endesa en los territorios donde opera constituyen un punto esencial dentro del sistema eléctrico, ya que permiten monitorizar la red de más de 316.500 kilómetros de líneas que gestiona la compañía, el equivalente a dar ocho vueltas a la tierra, a la que se suman 1.326 subestaciones y 130.575 centros de transformación.

Además, estos centros de control están conectados directamente con el centro de atención telefónica de Endesa, donde llegan los avisos de los clientes que han notado alguna incidencia en sus suministros, para poder ofrecer así una gestión unificada de todos los recursos de la compañía. En esta línea, estos centros de control ofrecen también un servicio de información técnica exclusivo para los municipios, con el objetivo de coordinar con los servicios técnicos de los ayuntamientos la gestión de las posibles incidencias; así como para los servicios de emergencia locales y regionales y para las fuerzas de seguridad del Estado.

Durante el pasado año e-distribución realizó más de 3 millones de maniobras desde los centros de control, de los que más de 1,62 millones fueron automáticas.

Compartir el artículo

stats