Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patrimonio municipal de suelo

Un hotel de Benidorm pagará una compensación millonaria para construir 62 habitaciones de más

La cadena Magic Costa Blanca presenta un PRI para ampliar y reformar el Villa de Benidorm excediendo la edificabilidad y pasando de siete a doce alturas. La operación permitirá al Ayuntamiento ingresar 650.000 euros y al establecimiento, subir de categoría

El hotel Villa de Benidorm, de la cadena Magic Costa Blanca, que la empresa quiere ampliar y reformar para subir de categoría. / DAVID REVENGA

El constante proceso de renovación en la planta hotelera que vive Benidorm va a sumar en breve a un nuevo actor. La cadena turística Magic Costa Blanca ha presentado un plan de reforma interior (PRI) para poder ampliar y reformar las instalaciones del hotel Villa de Benidorm excediendo la edificabilidad de la parcela, valiéndose para ello de una herramienta acuñada en la ciudad desde hace más de dos décadas con la denominación de "premio hotelero".

Para poder llevar a cabo este proyecto, mercantil y Ayuntamiento firmarán un convenio en el que Magic Costa Blanca se compromete a abonar 650.486 euros al patrimonio municipal de suelo, más de cien millones de las antiguas pesetas, como compensación por los 1.456,90 metros cuadrados que ampliará de edificabilidad, y a ceder la banda de retranqueos recayente alrededor del inmueble para la mejora de la escena urbana.

El Villa de Benidorm, actualmente cerrado y en un avanzado estado de deterioro, se encuentra en la zona del Rincón de Loix, en la intersección entre las calles de Gerona y Castellón, junto a la Oficina Municipal de Turismo y el SATE, el Servicio de Atención al Turista Extranjero de la Policía Nacional. Hasta su cierre, el establecimiento contaba con 120 habitaciones y una categoría de tres estrellas.

El Villa de Benidorm se encuentra desde hace un par de años cerrado, en pleno corazón de la conocida como "zona guiri". / DAVID REVENGA

El proyecto presentado por la mercantil de la familia García prevé una intervención de gran calado en el edificio. Por un lado, ampliando el tamaño de las habitaciones hasta un máximo de 12,50 metros útiles por habitación para poder elevar su categoría a cuatro estrellas superior; por otro, con la construcción de 62 habitaciones de nueva planta, para pasar a disponer de un total de 182 estancias y crecer de siete a doce plantas de altura, así como una mejora de todos los espacios comunes, según se detalla en la información sobre el proyecto y ha confirmado la concejal de Urbanismo, Lourdes Caselles.

Última fase de la tramitación

La edil ha elevado a la Alcaldía una propuesta donde se detallan todos los pasos dados por Magic Costa Blanca para ampliar y mejorar este hotel, una tramitación que se inició en el año 2017, cuando la empresa solicitó el inicio de procedimiento de Evaluación Ambiental y Territorial Estratégica, que fue informada favorablemente en febrero de 2020 por el órgano competente de la Concejalía de Urbanismo. Igualmente, el proyecto ya cuenta también con informes favorables de técnicos de distintos departamentos municipales, como Ingeniería, Arquitectura o Asuntos Jurídicos, alcanzando por fin su última fase de tramitación.

En concreto, en esta misma propuesta, Caselles plantea elevar a información pública el PRI presentado por esta cadena hotelera, junto con el convenio urbanístico y el borrador del acta de cesión de suelo, así como llevar a cabo otros trámites administrativos necesarios como paso previo para la aprobación definitiva de este plan, ente ellos su publicación en el Diari Oficial de la Generalitat Valenciana o en la web municipal, entre otros.

La responsable municipal de Urbanismo ha indicado que este PRI, que se asienta en la fórmula urbanística aprobada en su día dentro de la modificación número 1 del Plan General con la denominación de "premio" o "incentivación hotelera", permitirá una "mejora espectacular" de este establecimiento, como está ocurriendo con otros muchos hoteles que se han reformado en los últimos años o están en trámite en la ciudad. Entre ellos, otro proyecto que tiene en marcha la misma cadena hotelera para modernizar y ampliar el antiguo hotel Fenicia y elevarlo a cuatro estrellas antes de reabrir en 2023.

Una reconversión que no entiende de crisis

El PRI presentado por Magic Costa Blanca para el hotel Villa de Benidorm es uno más de la decena de proyectos de estas mismas características que están en marcha o en fase de tramitación ahora mismo en la ciudad. No en vano, a pesar de la crisis vivida a nivel mundial por la pandemia de covid-19, los hoteleros de Benidorm no han dejado de invertir en mejoras en sus establecimientos.

Los hoteleros de Benidorm no han dejado de invertir a pesar de la crisis sanitaria. En la imagen, reforma de los Ambassador, que están a pleno funcionamiento desde el pasado año. / JOSE NAVARRO

Esta inversión, que en los dos últimos años ha alcanzado la friolera de 200 millones de euros, según datos de la patronal turística Hosbec, va a reportar a su vez cuantiosos ingresos para las arcas municipales, a través del patrimonio municipal de suelo, al tramitarse muchos de estos proyectos por medio de los citados PRIs.

Entre los proyectos que se han desarrollado recientemente, se están desarrollando o están todavía en tramitación, se encuentran por ejemplo las reformas de hoteles como el Presidente, Torre Dorada, los Ambassador, Los Arcos, Don Pancho, Cimbel, Les Dunes Comodoro, Poseidón Playa, Rosamar, Benilux, Primavera Park, Selomar o Port Benidorm, sin contar con los establecimientos de nueva planta que se han construido en este tiempo o los que están proyectados a corto plazo.

Eficaz pero cuestionada

El premio hotelero fue un conjunto de bonificaciones urbanísticas que el gobierno popular de Vicente Pérez Devesa introdujo en el año 2000 a través de una modificación puntual del Plan General, la número 1, con el visto bueno de la Conselleria de Obras Públicas. El objetivo era favorecer la construcción de hoteles de cuatro y cinco estrellas en la ciudad y se ciñó única y exclusivamente al ámbito de Benidorm, sin que el Consell dejar a extender la figura a ningún otro municipio.

Otra imagen de la entrada principal de este establecimiento, donde Magic Costa Blanca hará una reforma integral. / DAVID REVENGA

La medida contemplaba la posibilidad de construir establecimientos aumentando el aprovechamiento del suelo previsto en el Plan General, pero sin que éste computara como un incremento de la edificabilidad. O, dicho de otro modo, pudiendo elevar en algunos casos hasta un 40% el volumen de edificabilidad para construir habitaciones más grandes, salones o spas, gracias a que no se computaban urbanística hablando espacios comunes como vestíbulos, pasillos, escaleras, almacenes, ascensores, cocinas, terrazas o aparcamientos. A cambio, eso sí, los hoteles debían compensar al municipio este exceso de edificabilidad, bien con suelo para dotaciones públicas bien con dinero, unas compensaciones que hasta 2016, cuando se aprobó una segunda modificación de este plan, nunca se exigieron ni se llevaron a cabo.

Solo la denuncia de un particular ante el Síndic de Greuges por los primeros siete hoteles que se construyeron, reformaron o ampliaron a principios de la década de 2000 sin llevar a cabo ninguna compensación -Victoria, Flamingo Oasis, Meliá Benidorm, Levante Club, Deloix, Madeira y Mediterráneo-, llevó al Ayuntamiento a anunciar su intención de reparar este gravísimo "olvido", del que a día de hoy únicamente ha iniciado la tramitación uno de ellos: el Deloix.

Esta circunstancia motivó que lo que en un día se planteó como una fórmula para mejorar enormemente la planta hotelera, y que ahora esté cumpliendo su cometido de manera eficaz tal y como inicialmente se había proyectado, fuera durante sus primeros años motivo de recelos e irregularidades, algunas de las cuales a fecha de hoy aún siguen sin ser subsanadas.

Compartir el artículo

stats