Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Foro Económico Mndial

Davos advierte de que la ecotasa a los aviones no tiene marcha atrás

El canario Luis Alvarado advierte de que ya ha finalizado el tiempo exclusivo de los «discursos, ahora se necesitan acciones» que frenen el desastre ambiental

Aviones en el aeropuerto de Gran Canaria. EFE

El Foro Económico Mundial (FEM), que se reúne en estos días en la localidad suiza de Davos, ha cambiado de etapa. Ya no es tiempo de quedarse en los discursos. El contexto socieconómico demanda acciones y queda poco espacio para la excepción. Ocurre cuando, por ejemplo, las Islas solicitan a la Unión Europea (UE) quedar al margen de la tasa contra las emisiones del transporte aéreo. El canario Luis Alvarado, consejero sénior del Equipo Climático del FEM, advirtió ayer de que los combustibles biológicos ya existen y cualquier incógnita sobre su utilización "no pasa por la ciencia, sino por la voluntad".

Alvarado señaló que, precisamente el Foro de Davos existe "para comprometer" a los actores económicos a "adoptar compromisos" concretos. "No solo los combustibles, también existen el cemento, el acero y el aluminio verdes", sostuvo. ¿Por qué entonces no se utilizan si toda velocidad es poca en la carrera contra el cambio climático? "Por el precio", subrayó el también participante en la Cumbre del Cambio Climático (COP26) que se celebró el último noviembre en Glasgow.

El reto es convencer a los sectores público y privado –"fomentar la colaboración entre ellos es una urgencia que también acometemos en Davos", expuso– de la necesidad de apostar por los biocombustibles. En la medida en que se consiga, la presión de la demanda llevará a incrementar la producción y se producirá la caída de su cotización en los mercados. «Toca marcar las fechas y conseguir que se produzca un fuerte incremento de la inversión verde», detalló este grancanario nacido en 1989 y al que la plataforma Nova Talent incluyó el pasado año entre los 111 perfiles profesionales más influyentes de España.

Tanto el Gobierno canario como la oposición, por caminos diferentes, han advertido de la necesidad de que el Archipiélago tenga plazos especiales para la aplicación de la tasa a las emisiones que produce el transporte aéreo. Durante la pasada semana, en la Conferencia de Presidentes RUP celebrada en Martinica, la comisaria de Cohesión y Reformas (Política Regional), Elisa Ferreira, anunció que en las regiones alejadas no se aplicará esa tasa hasta 2030, pero solo en las rutas que las unen con el resto de sus respectivos territorios estatales. Queda pendiente que el periodo de gracia también se aplique en las interinsulares; Bruselas está dispuesta a ello.

Pero el presidente autonómico, Ángel Víctor Torres, quiere más. La dependencia que Canarias tiene de la actividad turística la hace acreedora, a su juicio y el de la clase empresarial, a que esa excepción se extienda también a los aviones que traen a los visitantes que sostienen buena parte de la economía regional.

Al respecto, la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, admitió ayer en Santa Cruz de Tenerife su desconocimiento en torno a la propuesta del Ejecutivo de Torres, si bien antepuso que cuantas cuestiones le llegan desde la comunidad autónoma siempre son "muy razonables"; en este caso, porque «no es sencillo» desplazarse desde una RUP. Por eso, la ministra animó a "cuidar mucho" los modos de transporte y el coste relativo para evitar una discriminación a los residentes canarios y una pérdida de competitividad del negocio alojativo.

¿Puede conseguir Canarias su objetivo? Nada obliga a descartarlo, pero Luis Alvarado dejó claro que el Foro Económico Mundial persigue lo contrario, que una intensa colaboración público-privada sirva para anticiparse y generar un marco de inversión que impulse el consumo de combustibles biológicos frente a los altamente contaminantes de la actualidad.

"Hay que acelerar, toca pasar a la acción", advirtió el consejero sénior del Programa Climático del Foro Económico Mundial. Esa actitud conllevaría, entre otras cuestiones, que las Islas fueran ya «ese banco de pruebas» para las nuevas tecnologías tantas veces mencionado pero que no termina de arrancar. "Todas estas cuestiones es cierto que no pueden abordarse de la noche a la mañana, pero hay que actuar", concluyó Alvarado.

Compartir el artículo

stats