Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medidas frente al covid

Los fondos de rescate de la SEPI y Cofides se acercan a su final con la mitad de los 11.000 millones sin solicitar

El próximo 30 de junio finaliza el plazo para que los organismos encargados de repartir estas ayudas resuelvan las solicitudes | De momento, se ha asignado el 60% de los 5.310 millones solicitados por las grandes compañías y el 49% de los 670 millones requeridos por las pymes

La fundición Celsa, de Castellbisbal. ROBERT RAMOS

El 30 de junio finaliza el plazo aprobado por la Comisión Europea al inicio de la pandemia para permitir a los gobiernos ayudar a compañías en apuros. Esto se traduce en que dentro de dos meses tendrían que estar repartidos los 11.000 millones de euros previstos por el Gobierno para rescatar empresas –10.000 para grandes empresas, a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), y 1.000 para pymes, a través de Cofides—, de los que se han solicitado 5.980 millones de euros, el 54% del total, y asignado 2.519,6 millones, el 33%. Es decir, a no ser que Bruselas amplíe el plazo, la mitad del dinero previsto por el Ejecutivo se quedará sin repartir.

"Esto significa que la mayoría de empresas no han necesitado la ayuda de este fondo porque las grandes compañías han tenido músculo suficiente”, valoran fuentes de la SEPI, encargado de gestionar el Fondo de Apoyo a la Solvencia, aprobado en junio del año pasado para ayudar a empresas estratégicas a capear el temporal de la pandemia con una dotación de 10.000 millones de euros, de los cuales solo se han solicitado 5.310 millones de euros. De esta cifra, se han repartido ya un total de 2.191 millones y rechazado 444,7 millones. El resto está por resolver.

En total, hasta 66 empresas han pedido esta ayuda. Una buena parte pertenecen al sector turístico, uno de los más afectados por las restricciones de movilidad por el coronavirus. Es el caso de las cadenas hoteleras Bluebay, Meeting Point, Blue Sea Hoteles, Silken, Vincci Hoteles, también aerolíneas como Air Nostrum, Volotea, Air Europa o el grupo Wamos, y agencias de viajes, como eDreams. Pero también compañías de sectores tan variopintos como la restauración (Mediterránea), alimentación (Siro), medicina estética (Vivanta), o industriales, como Imasa, Vicinay o Pacadar, entre otras. Desde el organismo no esperan nuevas solicitudes dado que "hace meses" que no reciben ninguna.

La petición de rescate más abultada (que se conozca, pues el organismo no revela el listado de todas las solicitudes y cuantía) es la de la empresa siderúrgica catalana Celsa que ha reclamado unos 550 millones de euros y cuya solicitud está en un nivel “avanzado, pero todavía no ha sido aprobada por el Consejo Gestor”, según fuentes de la SEPI. Celsa tiene pendiente de pago unos 300 millones de euros a la banca española y a otros tantos fondos internacionales, después de que un juzgado de Primera Instancia de Madrid le haya dado la razón y dejado en ‘stand by’ el pago de sus obligaciones de vencimiento en mayo 2020, noviembre de 2020, mayo de 2021, noviembre de 2021 y mayo de 2022, según fuentes de la empresa.

Ya rescatadas

Hasta ahora, el Consejo de Ministros ha aprobado el rescate de 21 compañías por valor de 2.191 millones de euros. Las últimas fueron las hoteleras Hesperia (55 millones) y Abba (30 millones), la semana pasada, así como los grupos Juliá (38 millones) y Mediterránea (28 millones), aprobadas en el Consejo de Ministros de este martes. Mientras que la primera en ser socorrida fue Air Europa (475 millones), seguida de la ingeniería asturiana Duro Felguera (120 millones) y de la polémica salvación a la aerolínea Plus Ultra (53 millones), que marcó un antes y un después en el proceso al ralentizar la resolución de las ayudas.

Desde entonces han recibido apoyo público Ávoris, la sociedad resultante de la integración de los grupos Barceló y Globalia, por un importe total de 320 millones; Tubos Reunidos, por valor de 112,8 millones; el grupo siderúrgico Rugui Steel (25,03 millones), y el hotelero Hotusa (241 millones de euros). También el grupo de fabricación de forjados, Reinosa Forgings & Castings (27 millones); la compañía de distribución SERHS (34 millones); la empresa de Inteligencia Artificial, Airtificial (34 millones), el grupo maderero Losan (35 millones) y Soho Boutique Hoteles (30 millones); así como el grupo Abades (29,3 millones), Técnicas Reunidas (340 millones), el grupo Wamos (85 millones), Eurodivisas (45 millones) y el grupo metalúrgico Ferroatlántica (34,5 millones).

Pequeñas empresas

En el caso de las pymes, el Gobierno lanzó el Fondo de Recapitalización de empresas afectadas por la COVID-19 (Fonrec), dotado de 1.000 millones de euros. Con datos del 19 de abril, se han recibido 106 solicitudes, de las que eran potencialmente elegibles 77, por un monto total de 670 millones de euros. De estas 77, se han aprobado 33 por un importe total de 328,6 millones de euros a cierre de abril. Entre ellas, Cesgarden (18,6 millones de euros), Eating Group (7 millones), Egile (10,4 millones) y Grupo Universo Pachá (18 millones), así como Lladró compañía que solicitó en un inicio el fondo de la SEPI, pero que posteriormente desistió para acudir al de Cofides, al adecuarse a estos requisitos.

Fuentes de este organismo reconocen que, en su caso, sí han recibido más solicitudes que van a “estudiar”, aunque dadas la fechas de recepción de las mismas no se pueden comprometer a que se puedan presentar al Comité Técnico de Fonrec antes del 30 de junio de 2022. “Así se lo hemos advertido a las empresas solicitantes y a los consultores. No obstante, estamos a la espera de recibir indicaciones por parte de la Comisión Europea por si hubiera algún tipo de moratoria”, añaden.

Compartir el artículo

stats