Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Energía

La parada de dos centrales nucleares despierta al carbón

La térmica de Soto de Ribera, para la que EDP solicitó el cierre, lleva varios días funcionando

Térmica de Soto de Ribera.

La parada programada de dos centrales nucleares en España ha despertado al carbón de su letargo en Asturias. Durante la última semana, la central térmica de Soto de Ribera ha vuelto a quemar mineral a pesar de que EDP ya solicitó el cierre de esta instalación en octubre de 2020. A la espera de los permisos de clausura, la compañía tiene disponible el grupo 3 de la central para atender las necesidades del sistema eléctrico, al igual que los dos grupos de Aboño, cuyo funcionamiento es más habitual porque además de carbón consumen gases siderúrgicos de ArcelorMittal

En la cumbre del clima de Glasgow, el Gobierno de España defendió la “eliminación” del carbón (no la reducción que se aprobó finalmente), pero el mineral sigue entrando en el mix energético de España pese al despliegue de las renovables. Según datos de Red Eléctrica de España, entre enero y octubre el carbón cubrió el 1,7% de la demanda eléctrica, pero en los últimos días la tasa ronda el 3%. El incremento de la producción eólica en noviembre (de un 29% con respecto al mismo periodo de 2020) no ha sido suficiente para tapar el hueco que dejan las paradas programada de las centrales atómicas de Almaraz y Cofrentes. En ese contexto, al que se suma el alto precio del gas, el carbón vuelve a recuperar protagonismo o y de las chimeneas de Soto de Ribera vuelve a salir humo.

Endesa también ha adquirido carbón para reactivar la central gallega de As Pontes. A ello se refirió ayer Pablo González, diputado del PP en la Junta General del Principado, para pedirle opinión al consejero de Industria, Enrique Fernández, que apuntó que “hasta cierto punto es normal” dadas las condiciones de un mercado “totalmente descoyuntado por el precio anormal y extraordinario del suministro de gas”. El diputado del PP criticó la “estrategia consciente” del Gobierno estatal de cerrar térmicas, algo que “todos los españoles están pagando”. El Consejero apuntó que Aboño y Soto de Ribera, de EDP, siguen abiertas y que fueron Iberdrola y Naturgy las que decidieron no hacer las inversiones necesarias para continuar con su actividad.

Compartir el artículo

stats