Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ganadería

La agonía del sector lácteo: producir un litro cuesta 40 céntimos pero los ganaderos lo venden a 32

Centenares de ganaderos con sus tractores tomaron la ciudad de Lugo para protestar por el incremento “sin precedentes” de los costes de producción

Tractorada en Lugo contra los bajos precios de la leche.

Roberto López es un ganadero de Lugo que al mes pierde unos 2.000 euros en su granja láctea. Como él, hay muchos más, cada uno con sus números, debido a que los ingresos por la venta de leche no cubren los costes de producción. El incremento de los precios del gasóleo, el pienso o la electricidad sitúan en una encrucijada a numerosas explotaciones en Galicia, a las que no les queda más remedio que continuar a duras penas, aunque sea generando pérdidas, o echar el cierre.

Para denunciar esta situación, centenares de ganaderos con sus tractores tomaron ayer la ciudad de Lugo y trasladaron su queja a la delegación territorial de la Xunta y a la subdelegación del Gobierno. La movilización la convocó la asociación Agromuralla para acusar el incremento “sin precedentes” de los costes de producción, lo que ha llevado a que un litro de leche cueste 40 céntimos generarlo mientras que de media los ganaderos tienen que venderlo a la industria a solo 32 céntimos.

Esta misma denuncia la subió a internet Roberto López, socio de Agromuralla, en un vídeo que a las pocas horas se hizo viral con más de un millón de visualizaciones. En su grabación cuenta las dificultades por las que está pasando su explotación familiar con treinta años de experiencia. Los costes de producción no paran de subir y el precio de la leche se mantiene congelado, mientras que las superficies comerciales siguen apostando por este producto como reclamo.

Una metáfora del declive

Para representar el declive del sector, los manifestantes de Lugo aparecieron, además de con sus tractores, con un ataúd portado en un carro de madera tradicional tirado por dos vacas. Es una metáfora, dicen, de la previsible muerte de sus explotaciones si el precio de la leche no sube pronto para compensar el incremento de los gastos de producción.

¿Cómo aguantan las explotaciones en estas circunstancias límite? “Tirando de lo ahorrado, refinanciando la deuda y retrasando los pagos”, asegura José Luis Pérez, presidente de Agromuralla.

Los ganaderos están pagando “prácticamente el doble” que hace un año por el gasóleo; en una explotación se pasó de abonar 450 euros de electricidad al mes a los 1.058 de ahora; y la tonelada de pienso subió en menos de un año de 45 a 50 euros, con la previsión de que se duplique su precio antes de acabar 2021.

“El año pasado, desde el Ministerio de Agricultura nos aseguraron que se había conseguido un gran avance para los ganaderos plasmando en la Ley de la Cadena Alimentaria la obligación de que el precio que cobramos los productores por la leche cubra los costes de producción. El problema surge, en la práctica, con la letra pequeña. Porque las industrias nos avasallan como les da la gana e imponen los términos del contrato sin darnos opción a negociar. Así que estamos infringiendo la ley vendiendo a pérdidas. ”, lamentó José Luis Pérez.

Demanda al Estado

Precisamente ayer se reunió en Boqueixón (A Coruña) el Consello Agrario Galego en el que el conselleiro de Medio Rural, José González, demandó de nuevo al Gobierno central que ejerza sus competencias para garantizar, mediante un marco jurídico, unos precios justos a los ganaderos, de forma que se cubran los costes de producción y asegure además un margen de beneficio para los productores.

Recordó que la Xunta no puede intervenir en los precios e hizo un nuevo llamamiento a los agentes de la cadena para que trasladen, cuanto antes, la subida de los precios aplicada por la distribución en los lineales, además de pedir que en el texto final de la Ley de la Cadena Alimentaria –actualmente en tramitación en el Senado– se reconozca la Conta Láctea gallega –una aplicación informática impulsada por la Xunta– como forma de acreditación del coste efectivo de producción.

Compartir el artículo

stats