Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tenis

El doble reto de Rafa Nadal

El mallorquín aspira en el US Open, donde debuta a la una de la madrugada del martes, a sumar por segunda vez en su carrera tres de los cuatro grandes en un mismo año, y a recuperar el número 1

Nadal entrena en las pistas de Flushing Meadows CJ GUNTHER

Más de cincuenta días después de su adiós en las semifinales del torneo de Wimbledon, ronda que no disputó ante Nick Kyirgios al verse obligado a a abandonar por una rotura abdominal sufrida en cuartos ante el norteamericano Taylor Fritz, y con solo un partido en sus piernas -el que perdió en Cincinnati ante el croata Borna Coric-, Rafa Nadal afronta el US Open con un doble reto: conquistar por segunda vez en su carrera tres de los cuatro grandes en un mismo año y recuperar el número uno que le arrebató Novak Djokovic en febrero de 2020.

Este doble objetivo se inicia a la una de la madrugada del martes al miércoles (Eurosport) ante el australiano Rinky Hijikata, número 198 del ránking y ante el que no debería tener ningún problema porque, a sus 21 años, solo ha disputado tres partidos oficiales en el circuito. Nadal ha completado muchos años de gran éxito, pero posiblemente ninguno como 2010, cuando se impuso de forma consecutiva en Roland Garros, conquistando su quinto título en París; en Wimbledon, el segundo y, hasta el momento, último de su carrera, y el US Open, el primero de los cuatro que posee en su palmarés. 

Para lograr el segundo objetivo, recuperar el número uno -condición que ha ostentado durante 209 semanas-, necesita ganar. También lo conseguiría siendo finalista, si Medvedev no es campeón; o llegando a semifinales, si el resto de aspirantes no son campeones e incluso, sin importar sus resultados, siempre que Medvedev, Tsitsipas, Alcaraz o Ruud no lleguen a cuartos de final.

En 2010, con 24 años, Nadal levantó su quinto Roland Garros, su segundo Wimbledon y el primero de sus cuatro US Open, en un año casi perfecto

decoration

A priori, y ausente Djokovic, que no puede disputar el torneo al mantener su negativa a vacunarse contra la covid, el gran rival de Nadal es el vigente campeón, el ruso Daniil Medvedev. Para llegar a enfrentarse a él, solo en una hipotética final, el campeón de 22 grandes tendría como posibles rivales al argentino Diego Schwartzman (octavos), el británico Cameron Norrie o el ruso Andrei Rublev (cuartos) o el polaco Hubert Hurkacz, el italiano Jannik Sinner o el murciano Carlos Alcaraz (semifinales), un cuadro sensiblemente menos duro que el de Medvedev, que puedecruzarse con Kyrgios o Bautista (posibles octavos), Auger-Aliassime o Carreño (cuartos), y Fritz, Berrettini, Ruud o Tsitsipas (semifinales).

Nadal admite que un solo partido en 50 días es muy escaso bagaje y que «no es la mejor manera para preparar un Grand Slam», pero como siempre, confía en que los entrenamientos -está instalado en Nueva York desde hace más de una semana- y el paso de las eliminatorias le den la forma necesaria para sentirse competitivo.  La cicatriz que lleva en los abdominales todavía le impide sacar con total libertad, pero el tenista de Manacor está satisfecho con su evolución. «Una lesión de abdominales es difícil de gestionar, es un sitio en el que necesitas flexibilidad. Con una cicatriz al principio no es fácil, existe el riesgo de tener una rotura. Tengo cuidado con el saque, la verdad, pero en general entreno con un alto nivel de intensidad y estoy bastante feliz con mi nivel. Llevo dos semanas en el Tour, entrenando cada día, jugando sets cada día en los últimos cinco días. Eso me ayuda», afirmaba en el día en el que atendió a los medios. A sus 36 años, Nadal quiere seguir haciendo historia.

Compartir el artículo

stats