Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PRIMERA DIVISIÓN

Rajkovic, el muro del Real Mallorca

El guardameta serbio convence en su estreno liguero, realiza seis paradas y saca dos balones que ya se cantaban como gol en San Mamés

Rajkovic saca sobre la línea de gol un remate de Gorka Guruzeta que envenenó Raíllo. Athletic Club

Despejó centros, alejó con los puños disparos desde dentro del área, desvió trallazos a contrapié, cambió la dirección de algunos balones rozando la pelota con la yema de los dedos y desesperó a un Athletic Club que lo intentó de todas las formas posibles pero fue incapaz de perforar la portería defendida por Rajkovic. En el día de su debut liguero, el meta serbio exhibió un repertorio de paradas que demostraron que, al menos bajo los tres palos, el Mallorca ha construido un muro.

El de Predrag fue el estreno soñado por cualquier futbolista en LaLiga española. El jugador, que apenas había disputado unos minutos con la camiseta bermellona durante los dos últimos amistosos frente a Nápoles y UD Ibiza, se convirtió en el protagonista del partido, desesperando a los jugadores del Athletic y sumando, para los suyos, el primer punto de la temporada.

Hasta seis paradas realizó a lo largo de los 90 minutos y, aunque es verdad que no arrancó el partido con el mejor pie –se quedó hecho una estatua en el minuto 8, ante el potente disparo de Vesga desde fuera del área que escupió el palo–, con el paso de los minutos fue ganando en confianza, llegando a protagonizar dos paradones que las gradas del feudo bilbaino ya celebraban como gol.

Ni un mes ha necesitado Rajkovic para sentirse uno más dentro del vestuario. El guardameta de 26 años, que fichó por el Mallorca el pasado 22 de julio procedente del Stade de Reims, se ha adaptado en muy poco tiempo a la isla, a sus compañeros y a las exigencias de su nuevo cuerpo técnico. «Es un chico que cayó bien desde el primer momento y que rápidamente intentó hablar castellano. Entrena bien y es un fichaje que necesitábamos y que nos va a venir muy bien, sin duda», admitió Javier Aguirre sobre el jugador.

Reforzar la portería era una de las exigencias del plantel durante el presente mercado tras las salidas de Manolo Reina y Sergio Rico y los continuos problemas de Dominik Greif. Rajkovic aterrizó en el Mallorca tras una holgada experiencia en la liga francesa, donde jugó las tres últimas temporadas, y en donde dos de ellas fue el portero menos goleado de la competición. Su planta (1,92) y su juego de pies fueron algunas de las cualidades que llamaron la atención de la secretaría técnica, que no dudó a insistir por el jugador -se abonaron por él cerca de 3 millones de euros-, pese a una primera negativa del club francés.

Hasta este lunes, pocas conclusiones se habían podido sacar del cancerbero. Ni Nápoles ni UD Ibiza pusieron en muchos apuros al meta mallorquinista, pero en San Mamés su rol dio un giro de 180 grados. Predrag demostró una madurez y personalidad impropia de su edad. Destacaron sobre todo sus grandes reflejos, una buena capacidad de reacción, un enorme dominio del juego aéreo y liderazgo dentro del área, pese al poco tiempo que lleva en el equipo.

Tres de sus intervenciones resultaron vitales para que el conjunto bermellón pudiera estrenar su casillero de puntos. En el 54 el serbio metió la yema de los dedos para desviar lo suficiente un potente disparo de Yuri desde el pico del área. El balón impactó en el poste y salió escupido. Su segunda parada para enmarcar se produjo en el 82. El portero bermellón presumió de reflejos al reaccionar de maravilla ante un disparo envenenado de Guruzeta que le pilló a contrapié. Ya en el tiempo de descuento, despejó con los puños un potente revés de Nico Williams orquestado desde dentro del área.

Su único punto débil, y así lo demostró en la Catedral del fútbol, es que le cuesta quedarse con el balón y prefiere siempre despejar a blocar el esférico. De todas formas, todos los rechaces que realizó no supusieron ningún peligro extra para el equipo. «Ojalá pueda seguir en esta línea», admitió Aguirre al término del partido sobre la gran actuación de su portero: «Pero lógicamente se equivocará como todo el mundo lo hace y se comerá algún gol».

Un solo mes le ha bastado a Rajkovic para convencer a Aguirre y un solo partido para encandilar a su afición. El serbio está llamado a ser el portero titular del equipo durante toda la temporada y, de esta manera, relega a un segundo y un tercer plano a Leo Román y Dominik Greif, respectivamente. Uno de los grandes problemas del equipo durante las últimas temporadas, parece, al fin, tener solución.

Compartir el artículo

stats