Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol

El Real Madrid explora su umbral físico con la ayuda de la ciencia

Los jugadores blancos ponen en práctica desde la hipoxia a terapias de neurovisión o planes personalizados de nutrición en un año en el que les exprimirán con dos pretemporadas

Los jugadores del Real Madrid se entrenan en una sesión en Estados Unidos en esta pretemporada.

Suele decirse que en el conflicto siempre hay oportunidades y Carlo Ancelotti y Antonio Pintus parecen ser de esta opinión. El técnico del Real Madrid y su preparador físico han decidido convertir el inconveniente del calendario en este año de Mundial en noviembre en un aliado en su planificación de la temporada de los madridistas.

Para Pintus el parón en noviembre y diciembre le permitirá realizar “una segunda pretemporada” en medio del curso, lo que disparará las prestaciones físicas de unos madridistas que terminaron la pasada campaña de forma espectacular, lo que les llevó a ganar la Liga y, especialmente, la Champions por ello. Y por ello Pintus ha incitado a los jugadores a disparar sus umbrales físicos trabajando con nuevos métodos y aplicando los últimos avances de la ciencia, apoyada en muchos casos en la tecnología.

Eso ha provocado que hayamos vuelto a ver a los madridistas entrenando en Valdebebas con las máscaras de hipoxia. Estas máscaras han sido diseñadas para simular los efectos del entrenamiento en altitud restringiendo la entrada y salida del aire durante ejercicios cardiovasculares, por medio de unas válvulas. La utilización intermitente del entrenamiento de hipoxia en pequeños tramos (1 o 2 horas) provoca que los jugadores trabajen en condiciones de altitud simulada para mejorar su rendimiento debido a una respuesta de la sangre favorecedora. No es la primera vez que Pintus las utiliza en los entrenamientos del Real Madrid, ni será la última.

Terapias de neurovisión

Pero no es la única innovación. El reciente fichaje de los blancos, Aurelién Tchouameni se ha puesto en manos de Fabrice Gautier para realizar sesiones de neurovisión, una terapia que trabaja la corteza visual y permite aumentar el campo visual lateral y en profundidad. Gautier ha trabajado en junio con el mediocentro madridista mezclando esta práctica y sumando los dos campos en los que trabaja habitualmente, la fisioterapia y la osteopatía. Así lo revelaba el diario L’Equipe, donde Gautier apuntaba que “un osteópata hace los ajustes para que el cuerpo se mueva bien, mientras el fisio rehabilita y enseña a utilizar el cuerpo al deportista”.

Gautier lleva trabajando en Estados Unidos desde 1999, donde comenzó a trabajar con el jugador francés de los Lakers, Ronny Turiaf, con quien contactó a través de un periodista. Luego Turiaf le presentó a Tony Parker, incorporándole al staff de la selección de basket gala entre 2009 y 2003. En su lista de clientes, además de Tchouameni, Turiaf o Parker, aparecen también baloncestistas como Joakim Noah, Carmelo Anthony, Gobert, o futbolistas como Koundé.

Otro punto en el que los Ancelotti, Carletto y Davide, y Pintus han puesto el foco es la nutrición. Este apartado explica la mejora física de jugadores veteranos como Benzema Modric. Y también de un Vinicius que se ha machacado este verano con un plan físico integral diseñado por el preparador físico brasileño Thiago Lobo, que se apoya en el plan alimenticio personalizado diseñado por un chef francés que cocina en casa del futbolista del Real Madrid.

Compartir el artículo

stats