Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tenis

Rafa Nadal y la ilusión del Grand Slam

El mallorquín debuta este martes ante el argentino Cerundolo en su decimoquinta presencia en Wimbledon, donde aspira a continuar su idilio con los grandes

Nadal ejecuta un servicio en un entrenamiento en Wimbledon. Wimbledon

Aparentemente recuperado de la lesión crónica en su pie izquierdo, al funcionar el tratamiento de radiofrecuencia pulsátil, Rafa Nadal afronta como un chico con zapatos nuevos una nueva presencia en el tercer grande de la temporada, el torneo de Wimbledon, donde participará por decimoquinta vez. «Cuando me despierto, no tengo ese dolor que tenía durante el último año y medio. Es obvio que si estoy aquí es porque las cosas van mejor», comentaba el sábado el tenista de Manacor en Londres. Un discurso diametralmente opuesto al que lanzó el pasado día 6, el día después de conquistar su decimocuarto título en Roland Garros, donde todo eran dudas en vísperas de someterse al tratamiento que determinaría si se retiraba o seguía jugando.

Nadal, que ha entrenado toda la semana y ha participado en el torneo de exhibición de Hurlingham, con victoria ante Wawrinka y derrota contra Auger-Aliassime, debutará este martes ante el argentino Francisco Cerundolo, 43 del mundo, un duelo a priori cómodo para el mallorquín, que no tendrá muchos en su camino hacia la final. Y es que el sorteo no ha sido benévolo, con rivales especialistas en el saque -arma temible en hierba- que Carlos Moyá quería evitar a toda costa. Así, le esperan posibles contrincantes como Sam Querrey (segunda ronda), Marin Cilic o Botic Van de Zandschulp (octavos), Felix Auger-Aliassime o Taylor Fritz (cuartos) y Stefanos Tsitsipas o Matteo Berrettini (semifinales), antes de la final en la que presumiblemente se encontraría con el primer favorito, Novak Djokovic, con un sorteo mucho más amable.

Nadal parte como el tercer favorito en las apuestas, por detrás de Djokovic y del italiano Berrettini

decoration

Lo que nadie puede arrebatar a Nadal es su ilusión por conquistar los cuatro grandes en un mismo año, algo que no ha conseguido nadie en la Era Moderna (1968). Inesperado campeón en Australia, pese a la ausencia de Djokovic, y sempiterno ganador en París, el mallorquín puede soñar con lo que sería una nueva pirueta en su carrera. El propio jugador ya dijo tras ganar Roland Garros que pensar en ganar los cuatro grandes en un mismo año «es una locura», pero hace escasos días su entrenador Moyá lo matizó: «Es una locura posible».

Djokovic persigue su 21 título de Grand Slam y ponerse a tiro de Nadal, que en París sumó el 22 de su carrera. El campeón de las tres últimas ediciones, que todavía desconoce si podrá participar en el US Open a finales de agosto en el último grande del año por la prohibición, aún vigente, de no dejar entrar al país a los que no están vacunados, debuta este lunes en la central (14.30 horas, Movistar) ante el surcoreano Soon Kwon (75) en un camino plácido hasta los cuartos de final, donde podría encontrarse con Carlos Alcaraz, cuarto favorito en las apuestas. Pero para eso falta mucho. El serbio es el gran favorito al título, pero haría bien en no despreciar a Nadal, capaz de todo.

Dos horas con Tommy Paul

Nadal se ejercitó junto al estadounidense Tommy Paul, en su penúltima sesión de entrenamientos antes del comienzo de Wimbledon. El balear, que lleva ya seis días de entrenamientos en el All England Club, estuvo casi dos horas en pista junto a Paul, que acumula mucho ritmo de competición tras haber alcanzado los cuartos de final en Queen’s, donde venció a Stan Wawrinka y Denis Shapovalov antes de caer con el campeón Matteo Berrettini, informa Efe.

Nadal, que sustituyó en la pista 2 del Aorangi Park a Iga Swiatek, número uno del mundo, realizó varios ejercicios de calentamiento, peloteos y saque, antes de jugar un partido de entrenamiento junto al americano. Pese a que solo tenía programado una hora de entrenamiento en el Aorangi, la sesión se extendió, lo que llevó a su equipo a decidir que el entrenamiento por la tarde, en otra pista que tenía reservada, no sería necesario. 

Al tiempo que Nadal se entrenaba con Paul, Carlos Alcaraz lo hizo en una de las pistas cercanas con Daniel Evans, un practicante del saque y volea que sirvió al murciano para preparar el debut de este lunes ante Jan-Lennard Struff. n la misma franja horaria, Djokovic entrenó junto a Brandon Nakashima y Andy Murray con Alex de Miñaur. 

Compartir el artículo

stats