Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baloncesto

Pau Tomàs y Álex Pérez: "Nos ha pasado factura el mal arranque de la temporada"

Los responsables deportivos de las dos últimas campañas analizan las causas que han provocado el descenso del Palmer Palma a LEB Plata

Pau Tomàs y Álex Pérez posan para este diario en Son Moix. GUILLEM BOSCH

En el verano del 2020 Guillem Boscana, presidente del club Imprenta Bahía San Agustín, depositó en Pau Tomàs y Álex Pérez la confianza para que dirigieran los destinos del equipo profesional en el segundo peldaño del baloncesto español. Durante dos temporadas han ocupado el banquillo del Palmer Alma Mediterránea Palma. Después de una primera campaña excelente han vivido una de las experiencias más amargas con las que un entrenador de élite puede convivir, la del descenso. Ambos técnicos concedieron esta entrevista a DIARIO de MALLORCA antes de que se conociera que el club prescinde de Pérez para su proyecto en la LEB Plata, que será liderado por Tomàs. Aquí reflexionan sobre un curso que ha tenido el peor desenlace deportivo posible.

¿Les molesta que se diga que esta temporada ha sido un fracaso?

Álex Pérez: Sí, porque para valorar la temporada hay que mirarlo todo. El descenso ha dolido mucho, pero el equipo ha demostrado que se puede jugar así en la LEB Oro – nos han felicitado por ello – y hemos conseguido con nuestra filosofía de juego que nos ha inculcado Pepe (Laso), jugar de esta manera. No es un fracaso absoluto. 

Pau Tomàs: Si solo miramos el resultado final, está claro que sí, porque el objetivo era salvar la categoría. Ahora bien, hay más cosas que el simple resultado final: el día a día, la necesidad de superar todas las adversidades, cómo jugadores y técnicos nunca hemos bajado los brazos… Si únicamente nos fijamos en el resultado, sí, pero si tenemos en cuenta todo lo que ha envuelto la temporada, para nada se puede hablar de fracaso.

¿Por qué se ha descendido?

Álex Pérez: El 50 o 60% del resultado de un equipo profesional se consigue de mayo a agosto del año anterior, en la configuración de la plantilla. Y el 40% se consigue durante la temporada. Aquí encontramos la clave. 

Pau Tomàs: Se ha descendido porque no hemos llegado a tiempo. Nos ha pasado factura el mal arranque de la temporada.

Entonces, ¿quién diseñó la plantilla en verano?

Álex Pérez: Enrique Fernández en esos momentos estaba con nosotros. Tuvo mucho que ver.

Pau Tomàs: La plantilla la diseñó Quique Fernández, pero hay que reconocer que nosotros vimos vídeos de todos los jugadores que se ficharon. Ha sido culpa de todos. Todos en aquel momento en cierta manera participamos en las decisiones.

¿Qué porcentaje de culpa o responsabilidad asumen ustedes?

Álex Pérez: Del juego y de la dirección de partidos toda la culpa es nuestra. Hemos perdido muchos partidos de manera ajustada, en la prórroga, no solo por la cortedad de la plantilla, también por nuestra culpa.

Pau Tomàs: Como máximos responsables de la parcela técnica tenemos un altísimo porcentaje de responsabilidad, pero hay que reconocer que hemos trabajado para mejorar los detalles que no funcionaban y nos hacían perder partidos y en la segunda vuelta se ha visto todo el trabajo realizado.

¿De qué se arrepienten?

Pau Tomàs: Tengo la conciencia muy tranquila. No me arrepiento de nada. Sé que lo he dado todo. Esta sensación siempre la he tenido. 

Álex Pérez: Sí, de acuerdo. A nivel de entrenos, partidos, estar pensando continuamente en baloncesto, lo hemos dado todo. No podíamos hacer mucho más.

¿Siguen pensando que turnarse en la dirección de partidos es una buena fórmula? ¿No creen que despista a los jugadores?

Pau Tomàs. No tengo esta sensación. Hemos tenido siempre muy buena comunicación. Alguien puede achacar el descenso a este hecho, pero no hay que olvidar que el tándem el año pasado sí funcionó. Al arrancar esta temporada nos decíamos que teníamos un año de experiencia, teníamos incluso más confianza. Personalmente me he encontrado cómodo.  

Álex Pérez: En su momento los dos aceptamos el tándem y sería injusto decir ahora que no ha funcionado. Posiblemente este año por el tipo de jugadores que hemos tenido no ha funcionado como la campaña pasada, pero no sería justo, a toro pasado, culpar al tándem.

En ocasiones ha dado la impresión de que el objetivo prioritario de su trabajo era el de la formación del jugador. En una liga tan competitiva y profesional este planteamiento, ¿ha sido un error?

Pau Tomàs: No. Totalmente convencido. Mejorar individualmente al jugador repercute en la mejora colectiva del equipo. El equipo está formado por individuos. Y es verdad que hay que intentar que el crecimiento del jugador sea rápido, porque la competición así lo exige, pero estoy convencido de que la mejora individual es la clave para que el conjunto ejecute un buen baloncesto.

¿La mayor alegría de este curso?

Álex Pérez: Es complicado de explicar. Cuando descendimos, muchos entrenadores, aficionados y personas relacionadas con el baloncesto nos llamaron y nos enviaron mensajes para alabar el trabajo realizado durante estos dos años. También ver la progresión y el crecimiento de los jugadores que han finalizado la temporada con nosotros y reconocer, mérito sin duda de Quique Fernández, que en estos dos años los mejores americanos y máximos anotadores de la competición los hemos tenido aquí. 

Pau Tomàs: Coincido totalmente con Álex. En el momento tan complicado del descenso hubieran sido normales comentarios negativos a nuestro trabajo y sucedió todo lo contrario. Nos sentimos orgullosos y nos ayudó a ver las cosas de otra manera.

Durante estos dos años han vivido la experiencia del baloncesto de élite y profesional. ¿Qué es lo que más les ha sorprendido?

Álex Pérez: El nivel de la liga. Es extraordinario. Hemos encontrado jugadores de mucha calidad que han renunciado a ligas extranjeras mejor pagadas para jugar en la LEB Oro. No solo la calidad del jugador, también la calidad de los entrenadores. Extraordinarios. Es una pena que esta liga no tenga más visibilidad por parte de la FEB. Este año hemos disfrutado con Marc Gasol, con el histórico Estudiantes. La Federación la tendría que haber promocionado más y hacerla mucho más profesional. 

Pau Tomàs: Yo también destacaría este hecho. La promoción y la gestión de la primera liga de la Federación Española ha dejado mucho que desear. Parecía que nos querían para hacer bulto.

En las ruedas de prensa siempre se han mostrado optimistas y muy positivos a pesar de las dificultades que estaban viviendo. ¿Lo hacían por propio convencimiento o porque entraba en el sueldo de entrenador? 

Álex Pérez: Por propio convencimiento. Vosotros solo veíais el partido, pero nosotros además veíamos el trabajo de toda la semana. Creíamos absolutamente que podíamos ganar cualquier partido de esta temporada. Hubiera apostado mi dinero a que íbamos a ganar cualquier encuentro. De hecho, hemos apostado nuestra familia y nuestro tiempo. Desde el 20 de agosto llevamos realizando un esfuerzo diario muy grande. Lo creíamos al 100%. 

Pau Tomàs: Me considero una persona muy optimista. Demostraba ese positivismo no porque entrase en el guion del entrenador, sino porque estábamos convencidos de que lo podíamos sacar.

La asistencia de espectadores a los partidos ha sido escasa. ¿Por qué cuesta tanto enganchar al aficionado al baloncesto?

Pau Tomàs: Lo tengo claro. El juego y los resultados del equipo son los que tienen que enganchar a los aficionados. Nosotros no podemos esperar que el aficionado venga y estire de nosotros. Lo he visto durante muchos años desde las gradas. Si el equipo gana, si genera un juego alegre, la afición responde. Se ha visto en este tramo final de la temporada. Cuando hemos empezado a ganar partidos, ha acudido más gente. La guinda la puso la visita del Girona de Marc Gasol. El poder haber vivido un Son Moix completamente lleno se nos queda para siempre en la retina. Si en Mallorca queremos afición, es el equipo el que tiene que enganchar y no al revés.

¿Cómo les sentó enterarse por los medios de comunicación de que el año que viene se reduciría el número de entrenadores?

Álex Pérez: La sensación fue extraña. Los periodistas hacéis vuestro trabajo, que es buscar respuestas, porque el público las demanda. Creo que el presidente actuó como lo sentía. Dijo que había que reducir cuerpo técnico porque vamos a la LEB Plata, por presupuesto… El presidente no tiene que hablar con nosotros hasta que no tenga una decisión tomada. Nunca lo ha hecho. El presidente estaba en su derecho.

Para terminar, una curiosidad. ¿Cómo hubieran reaccionado si su presidente les hubiera obligado a arrodillarse, como hizo el del Burgos de ACB después de descender?

Pau Tomàs: Mi mujer me hizo esta misma pregunta. Conociendo a Guillem Boscana estoy seguro de que nunca le pasaría por la cabeza una idea como esa. Ni me lo imagino. Pondría la mano en el fuego. Yo no sé cómo reaccionaría, pero estoy convencido de que nunca nos obligaría a hacerlo. 

Alex Pérez: Tampoco lo creo. No le veo ese tipo de persona. Me quedo con un equipo descendido aplaudiendo y recibiendo la ovación de la gente que acudió al Palau durante no sé cuánto tiempo. Afición al baloncesto hay. Hay que engancharla.  

Pau Tomàs. Nos quedamos con esa sensación, notar que la gente ha valorado que nos hemos dejado la piel en la pista, que nunca hemos bajado los brazos. Llegamos a la penúltima jornada vivos, impensable hace unos meses. Ese mutuo reconocimiento vivido al finalizar el partido es algo que quedará para siempre en nuestra memoria. 

Álex Pérez. Cuando terminó el partido me dijo una persona que había visto a mi pareja, que no es gente de baloncesto, con unas amigas llorar. Siendo dos entrenadores de la casa hemos arrastrado mucha gente, incluso ajena a este deporte y creo sinceramente que hemos contagiado esa emoción.

Compartir el artículo

stats