Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

OPINIÓN

Abdón y Muriqi para siempre

Abdón Prats, ayer en Son Moix. LaLiga

La primera conclusión tras la agónica victoria del Mallorca es que hay que mantener a Abdón y Muriqi en esta plantilla si el equipo salva, como tiene en su mano, la categoría. A Abdón, aunque sea solo para sacarlo en los partidos en los que el equipo se juega la vida. El artanenc está tocado por la diosa de la fortuna y su nombre irá ligado de por vida a momentos culminantes en la historia del Mallorca. Lo fue su gol ante el Deportivo que valió un ascenso y lo puede ser su gol ante el Rayo Vallecano que puede haber evitado un dramático descenso. En cuanto a Muriqi, la transformación que ha sufrido el equipo y la influencia que tiene sobre el juego del Mallorca es mayúscula. Además de eso, su compromiso con la camiseta rojilla va mucho más allá de lo que se puede esperar de un jugador que ha llegado cedido. Ayer dio otro curso de lucha y de buen fútbol con la guinda de un gol que es una obra maestra, con un remate en el que marca los tiempos antes de enviar el balón al fondo de la red de Dimitrievsky. El Mallorca está en una situación privilegiada pero no debe confiarse como pareció que hizo en el inicio de la segunda mitad en la que especuló con el resultado. Tras el accidente del gol de Pathe Ciss se sufrió como nunca y tuvo que llegar el gol del milagro. En Pamplona, en el El Sadar, ante un Osasuna que no se juega nada, no vale otra cosa que salir a ganar desde el minuto 1, aunque siempre existe el colchón de repetir el resultado del Cádiz. Aunque mejor no estar pendiente de los andaluces.

Compartir el artículo

stats