Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol

«Intenso, directo y sobre todo humilde», así era Lionel Scaloni

Tres jugadores que militaron en el Son Caliu del flamante campeón de la Copa América coinciden en que el argentino les ha dejado huella

Niels, Marco y Daniel, tres de los jugadores del Son Caliu de Scaloni. P. RIBOT

«Intenso, directo y sobre todo humilde. Una persona muy humilde» así recuerdan Niels, Mario y Daniel a Lionel Scaloni, flamante campeón de la Copa América. Sin olvidar sus inicios, el entrenador que ha sido capaz de llevar a lo más alto a Leo Messi con la casaca albiceleste recuerda su paso por el Son Caliu. «Lo volvería a hacer sin ningún problema. Disfruté porque los chicos tenían la misma pasión que yo en el terreno de juego», explica Lionel.

Hace sólo unas semanas, el ex jugador del Mallorca se proclamó campeón de América desde el banquillo y lo hizo a lo grande. En Maracaná y ante Brasil. Aunque ahora ha tocado el cielo del fútbol argentino, no olvida dónde empezó a dar sus primeros pasos en los banquillos. «Recuerdo a muchos jugadores que fueron importantes ese año en el Son Caliu. Dani, el central; Eden, un inglés muy rápido; Niels, un jugador muy versátil...», rememora Scaloni.

De la corta pero intensa etapa del preparador argentino en el barrio cerca de Portals hay tres jugadores que en aquella época jugaban en el cadete A del Son Caliu. Y guardan un grato recuerdo: «Nos avisaron un día de que venía un jugador profesional a ayudar a nuestro entrenador Gabi, pero no le conocíamos. Alguno sí que le conocía, pero nosotros no. Igualmente nos impactó que un hombre campeón de Liga viniese a entrenarnos», manifiestan.

Los tres jugadores. P. R.

«Era alguien muy cercano, vino a ayudar y le dio igual nuestro nivel. Éramos un equipo de barrio y él se integró muy bien en el club», explican de un hombre que demuestra humildad allá por donde pasa. Sin olvidar el nivel de un equipo de Segunda Regional, revolucionó la manera de entender el fútbol en los jugadores que formaron ese equipo. «Nos dio dinámicas de entrenamiento diferentes, su manera de trabajar era mucho más intensa y desarrollada que lo que habíamos visto antes. Todo lo que nos decía era con el valor de la experiencia añadida y le hacíamos más caso a él que al entrenador», añaden. Scaloni no dudaba en participar en los entrenamientos, en una clara muestra de su capacidad de integrarse. «Se metía en muchos partidos y posesiones, eso sí, si tenía que repartir, repartía. Siempre nos decía que de calidad iba justo, pero él llegaba donde otros no querían llegar», recuerdan de su manera de participar en los entrenamientos.

A Mario le marcó el paso de Scaloni por el equipo de su pueblo. «Me dejó petrificado su manera de preparar los partidos y las charlas previas». Pero le añade un valor sentimental al caso. Lionel Scaloni abandonó Son Caliu dirección Sevilla junto a Sampaoli, y Mario es sevillista desde la cuna. Entonces, no dudó en preguntarle por si podía ir a algún partido. El que fuese su entrenador, lejos de negarse, le invitó a un entrenamiento del conjunto del Nervión. «Me cogió y me dijo: ‘¿Vas a hacerte una foto con alguno o qué?’. Le dije que con Nasri y Vitolo. A los dos minutos me los trajo. Fue un detalle que demuestra cómo es él como persona», describe con un punto de emoción.

El Son Caliu entrenado por Scaloni. P. R.

Seis años después, los chicos siguen sin creer que alguien que les entrenaba hace nada ha llevado a Argentina a la gloria continental. Dani, sobre todo, alucina con esta situación. «Ha pasado de darme consejos, un chico de Son Caliu, a entrenar a Messi. ¿En qué momento ha pasado eso?», bromea. «Mis amigos de otros equipos me preguntan más de una vez: ‘¿Qué hacía este señor por aquí?’», añade Mario.

«Nos alegramos mucho por él, fue un año increíble. Todo lo que aprendimos con él y además desde la más profunda humildad. Supo desarrollar su papel dentro del equipo y nosotros le dimos la importancia que se merece», dice Daniel. Añade Niels que sigue teniendo contacto con él vía WhatsApp. «Le felicité por la Copa América y me contestó. Además le echo una mano con el campus de cada año y solemos vernos por aquí porque vive en Cala d’en Blanes».

Es el paso de una persona humilde en un club humilde y al que llegó para aportar su granito de arena y en el que marcó un antes y un después. Scaloni, campeón de América, empezó en el Son Caliu y dejó su huella en unos chicos que a día de hoy aún le siguen con un profundo orgullo.

Compartir el artículo

stats