Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Capilla ardiente

Mario Vargas Llosa despide a Jorge Edwards: "Elevó los niveles de la literatura latinoamericana"

El escritor chileno Jorge Edwards, en Miami en 2017. ARCHIVO

Familiares, amigos y compañeros de profesión lloran la muerte del escritor chileno Jorge Edwards, fallecido este viernes en Madrid a los 91 años. Entre ellos, el escritor Mario Vargas Llosa ha querido rendir un especial homenaje al autor desaparecido, y lo ha hecho recordando una de sus novelas, 'Persona non grata'. En declaraciones a las que ha tenido acceso el grupo Prensa Ibérica, Vargas Llosa ha recordado que Edwards "ha se hizo muy famoso por un libro relativo a Cuba - 'Persona non grata'- que publicó en los años 70, y donde revelaba sus conversaciones con Fidel Castro y con lo que sería un grupo opositor con el que él tenía ya una relación bastante estrecha". Según Vargas Llosa, el libro "impresionó" porque era el primero que "criticaba profundamente y de una manera muy rigurosa a la dictadura cubana".

"Jorge confesaba sus temores, el hecho de que lo llevaban a pasear de una manera impremeditada y que tenía siempre la sensación de que podían extraviarlo", hacerlo desaparecer. El libro tuvo una enorme repercusión en América latina pero "además contribuyó mucho a la difusión de sus novelas", recuerda Vargas Llosa.

Vargas Llosa también destaca cómo se volcaba Edwards en relatar sus experiencias personales en sus novelas. "Por ejemplo, muy recientemente confesó que un cura -él había estado en un colegio de Jesuitas-, lo había violado", apunta Vargas Llosa, y esto lo contaba de una manera muy rigurosa, "cómo ese cura había ido constantemente a su casa a tratar de despertarlo", dejando claro que él tenía una buena impresión de la orden religiosa al margen de la conducta de este sacerdote "que le creó un trauma".

La relevancia del escritor en su tiempo fue muy importante, insiste Vargas Llosa, y fue uno de los artífices que más contribuyó a establecer los altos niveles que alcanzó la literatura latinoamericana en aquellos años.

La capilla ardiente de Jorge Edwards, Premio Cervantes 1999, será instalada mañana en el Tanatorio de La Paz, en la localidad de Alcobendas.

Escritor y periodista, fue académico de la Lengua en Chile y miembro correspondiente de la Real Academia Española. Combinó la literatura con colaboraciones habituales en periódicos chilenos e internacionales y conferencias y cursos en universidades estadounidenses.

Chile, España y Francia, la escritura, la política, el inconformismo y la marginalidad, así como el amor como motor de la acción humana, fueron temas y lugares recurrentes en la obra de Edwards, que recibió el Premio Nacional de Literatura de Chile (1994) o el prestigioso Premio Cervantes (1999) en España.

Aparte de esos galardones, obtuvo la Pluma de Plata de la Feria del Libro de Bilbao (2008) a su trayectoria, el Premio de Narrativa Iberoamericana Planeta-Casamérica por su novela "La casa de Dostoievsky" (2008), el Premio Internacional de la Fundación vallisoletana Cristóbal Gabarrón de las Letras (2009), o el Premio González Ruano de Periodismo (2011), y en 2016 fue reconocido con la Gran Cruz de la Orden de Alfonso X el Sabio

Compartir el artículo

stats