Día del Periodista 50% DTO. Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista
Lourdes Pastor Cantante

"'Las 13 Rosas' representan a todas las mujeres represaliadas"

"El mundo cambia implicándote, y desde el respeto se puede reivindicar todo lo que se crea que es justo", indica

Lourdes Pastor, delante del Centro de Convenciones del Parque Joyero, donde ha actuado esta semana. A.J. González

Las 13 Rosas. Memoria es la primera canción para un largometraje de la cantante cordobesa Lourdes Pastor, y con ella pone la banda sonora a Las cartas perdidas. La cárcel y el exilio de las mujeres republicanas, un largometraje de Amparo Climent basado en la obra de teatro homónima y que supone un recorrido emocional a través de las cartas reales de mujeres que sufrieron la represión franquista tras la Guerra Civil. Mientras saborea el dulce momento del éxito que le ha proporcionado este tema, candidato a los premios Goya como canción original, la intérprete ultima su tercer disco, La revolución a la vuelta de la esquina.

¿Qué ha querido contar con esta canción, por qué ese título?

Elegí ese título porque quería que las 13 Rosas fueran el símbolo de todas esas mujeres de las que habla Amparo Climent, y también porque creo que tenemos que hacer memoria histórica y feminista, y la historia de las 13 Rosas es conocida, por lo que me pareció que era una buena forma de que representaran a todas aquellas mujeres que fueron encarceladas, violadas y torturadas o que murieron solas en el exilio, como Clara Campoamor. Por otro lado, también he querido que esta canción, que, aunque habla de la guerra, de la posguerra y la dictadura en este país, sirviera para clamar contra esas otras guerras abiertas en las que se sigue violando y asesinando a las mujeres, así como su situación en países como Irán o Afganistán, donde cuando se rebelan por ser mínimamente libres se las sigue condenando.  

Parece un canto a la libertad. ¿Queda mucho para que la mujer sea libre?

En 1995, en la cuarta conferencia mundial de las mujeres, dijeron que íbamos a necesitar 500 años para conseguir la igualdad real entre mujeres y hombres. Espero que se equivocaran y tardemos menos, pero, lamentablemente, lo que estamos viendo como, por ejemplo, unos mundiales de fútbol en un país en el que las mujeres no tienen derechos mientras miramos para otro lado, no me hace ser optimista.  

Una de esas represaliadas fue su bisabuela, Araceli Pineda. ¿Cómo afectó esto a su familia?

Mis dos bisabuelas fueron represaliadas. A Araceli, a la que tuve la fortuna de conocer, le dieron aceite de ricino y le raparon la cabeza, de hecho, la conocían como la pelona. Imagina lo que sería eso para ellas, que, además, vivían en la miseria más absoluta. Y todo por dar cobijo a las personas perseguidas a las que solo esperaba la muerte. Mi bisabuela era una buena persona que no había podido ir a la escuela, que no tenía formación política, pero era humana. El poso que esto ha dejado en mi familia es el mismo que ha dejado en muchas, el miedo con el que se educaron las dos generaciones posteriores, la de mi abuela y la mi madre. Por eso es muy especial el final de la canción, porque termino diciendo "que la libertad bailara el canto del amor y que su hija tuviera una vida mejor". Es una frase que expresa libertad y esperanza en la evolución de las generaciones posteriores, después de que ellas nos pusieron los peldaños para que pudiéramos seguir avanzando en derechos y libertad.

¿Qué momentos le sobrecogen el alma del documental de Amparo Climent?

Muchos, porque Amparo ha conseguido hacer una obra de arte, con una belleza absoluta, de una tragedia terrible. Y ese contraste te tiene toda la película conmovida. Hay un momento en el que Alba Flores hace un recorrido por el cementerio y se para en la placa de las 13 Rosas y suena la canción de fondo. Ahí yo no tenía consuelo llorando. Pero hay muchos más porque cada una de las actrices (Marisa Paredes, Gloria Vega, Tina Sáinz, Julieta Serrano…) hacen una gran interpretación al leer las cartas reales que escribieron de su puño y letra mujeres a las que iban a matar al día siguiente.  

¿Cómo está viviendo el éxito de este documental? ¿Ha sido una sorpresa?

No ha sido una sorpresa porque confiaba mucho en el proyecto y en todo lo que había detrás. Y también quiero destacar la gran producción de Pilar Facho, porque hacen falta productoras que apuesten por este tipo de trabajos. Confiaba mucho en el trabajo de Amparo y Pilar, por eso no me sorprende el éxito. Es verdad que en la sociedad en la que vivimos triunfan otro de tipo de películas, pero hay personas a las que interesa nuestra historia y memoria. 

"Amparo Climent ha conseguido hacer una obra de arte de una terrible tragedia"

decoration

‘Las 13 Rosas’ es candidata el Goya a la canción original. ¿Cómo se siente?

Es solo una candidatura, pero para mí participar en una película con estas características, que se postule a los Goya y escojan mi canción como candidata me hace sentirme agradecida, feliz, con muchas ganas de seguir adelante.

Después de India Martínez y María José Llergo, sería la tercera cordobesa que obtuviera este premio. Parece que las voces femeninas de la tierra sacan músculo.

Ojalá. Ya era hora. Yo llevo toda mi vida reivindicando el espacio para las mujeres en todos los ámbitos, con lo cual, que estemos consiguiendo que la música de mujeres se escuche en los Goya me encanta. Tiene que pasar lo mismo con otros aspectos de la industria, como la producción, la dirección… Pero estamos en el camino.

Todo lo relativo a la Guerra Civil o el franquismo sigue teniendo muchas heridas abiertas. ¿Le ha costado enfrentarte a este tema?

No, estoy muy acostumbrada a enfrentarme a temas que puedan ser polémicos porque llevo toda mi vida defendiendo los derechos de las mujeres, incluso cuando el feminismo no se podía ni nombrar. Yo entiendo que el mundo cambia implicándote, y desde el respeto se puede reivindicar lo que se crea que es justo. Y a mí eso no me supone ningún problema. 

Está trabajando en tu tercer disco, ‘La revolución a la vuelta de la esquina’. ¿De qué revolución habla?

Pretendo hablar de dos revoluciones, la mía personal, que se ha producido a largo de estos últimos años, y también me refiero a las posibilidades que tenemos dependiendo de la dirección que tomemos. Si miramos para atrás en una esquina, tenemos una dictadura de cuarenta años, represión, fusilamientos, castigos y privación de libertades, pero si miramos hacia delante tenemos la posibilidad de tener un mundo en el que no necesitemos mascarillas para no asfixiarnos por lo que contaminamos, que podamos comer el pescado de nuestros mares, que podamos hablar de derechos para las mujeres en igualdad de condiciones con los varones… Estamos en una esquina y tenemos la posibilidad de elegir un camino u otro. Yo espero que la revolución esté a la vuelta de la esquina del avance, del humanismo y de la paz y el respeto. 

De este disco ya ha avanzado ‘Palabras para Julia’. ¿Qué le atraía del poema de Goytisolo?

El disco habla de todas mis inquietudes, creo que es lo más personal que he hecho hasta ahora. De hecho, es el primero en el que me embarco a hacer todo, desde la producción a la interpretación, y escojo ese tema porque forma parte de la banda sonora de mi vida. Lo escuchaba en una cinta de cassette que tenía mi madre de Paco Ibáñez y Rosa León. Me parece uno de los poemas más bellos, es una genialidad y, además, era un himno, tanto en Latinoamérica como en España, en una época en la que se estaba saliendo de esa represión. 

¿Cuándo estará finalizado?

Muy pronto. Estamos grabando ahora el último tema.

Compartir el artículo

stats