Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pianista

Ivo Pogorelich: «El éxito puede ser muy peligroso para cualquier persona, especialmente para los jóvenes»

Considerado uno de los grandes del teclado, Ivo Pogorelich ofrecerá en Palma un recital compuesto monográficamente por obras de Chopin. La cita, el domingo a las 19h en el Auditòrium

Ivo Pogorelich. | PRISKA KETTERER

El pianista Ivo Pogorelich nació en Belgrado, la actual capital serbia, porque su padre «en aquel momento estaba trabajando allí», afirma, aunque tiene pasaporte de Croàcia: «Nunca he cambiado de nacionalidad, me siento croata», añade.

Empezó a estudiar piano muy joven, cuando solamente tenía siete años y a los doce su familia se trasladó a Moscú, donde siguió estudios de música en la Escuela Central de Música con Yevgueni Timakin para luego graduarse en el Conservatorio Tchaikovski de la capital. El pianista ve ese tiempo de estudio y aprendizaje en Rusia como «una experiencia que duró diez años. Conocí a muchas personas interesantes con mucho talento. El ambiente musical era muy competitivo».

Después de ganar algunos concursos de piano se vio inmerso, sin querer, en un escándalo, ya que, al ser eliminado en semifinales en el Concurso Chopin de Varsovia, uno de los más grandes a nivel internacional, Martha Argerich, que era miembro del jurado, afirmó estar disconforme con la decisión de sus compañeros de tribunal, dimitiendo como tal y calificando al pianista de «genio». Eso hizo que el nombre de Pogorelich diera un salto en cuanto a popularidad y fama. Muchos teatros querían contratar a ese músico que había motivado tal controversia. «Fue muy incómodo ser famoso tan joven, tuve que aprender a lidiar con ello», apostilla. Y añade: «El éxito puede ser muy peligroso para cualquier persona, especialmente para los jóvenes, y debe manejarse con cuidado».

Se casó con una de sus mentoras, Aliza Kezeradze, un matrimonio que duró dieciséis años, hasta que ella murió en 1996. En aquel momento, Ivo paralizó sus grabaciones discográficas y dejó de tocar durante un tiempo: «Decir que me retiré es una ficción, nunca lo hice, solamente dejé de dar conciertos durante una temporada».

Preguntado sobre cómo ve el panorama pianístico actual, Ivo Pogorelich, con más de sesenta años, prefiere no definirse, pues, dice no estar «en la mejor posición para responder a esta pregunta ya que me concentro en mi propio trabajo».

En el concierto que ofrecerá en Palma interpretará un programa de Chopin, el compositor que para el pianista «fue revolucionario. Lo que hizo Chopin con el piano cambió el rumbo de la música clásica. Su música desprende la más formidable gama de emociones, fantasías, pensamientos. Fue un genio que desarrolló su propia escuela, en una época en la que Beethoven sí la había creado y Liszt tenía muchos seguidores».

Por muchos críticos, Ivo Pogorelich ha sido calificado de visionario pues sabe ver en las partituras detalles que otros no han visto antes. ¿Es eso cierto? Y él mismo responde: «No soy consciente de lo que otras personas ven o no ven en la partitura. Hay muchas interpretaciones diferentes y yo tengo las mías propias».

En más de una ocasión ha sido criticado por tener la partitura sobre el piano cuando está ofreciendo los recitales mientras otros pianistas, la mayoría, tocan de memoria sin el apoyo del pentagrama. Para este hecho él tiene una respuesta categórica: «Es mi elección».

Compartir el artículo

stats