Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MÚSICA CRÍTICA

2Cordats&Loops: Uno más uno cuatro y más

2Cordats&Loops ★★★

Son Bono, Palma (7 agosto)

Festival de Música Entre la Mar i Bellver 

Para mí ha sido una novedad. No conocía Son Bono, ese espacio para la reflexión, la espiritualidad y, ahora, también la música, tan cerca de Palma, en Gènova. Son Bono (o Casa San Alonso Rodríguez, tal es su nombre oficial), acoge, desde hace dos años, un ciclo de conciertos veraniegos que, organizado por el Duo Voicello, da la oportunidad a nuevos músicos para que muestren su buen hacer, en solitario o junto a otros profesionales ya conocidos y valorados.

En este ciclo actuará el próximo lunes día 15 el quinteto de viento/metal Kambrass, formado por jóvenes mallorquines residentes en Lucerna i que quieren tener su espacio aquí y en otros lugares.

Pero vamos al concierto que nos ocupa que es el que ofrecieron el pasado domingo, en Son Bono, el dúo 2Cordats&Loops, formado por la violinista Carme Alzina y el violonchelista Biel Fiol. Juntos y con la ayuda de un pedal loop, transformaron el sonido de dos instrumentos en el de un cuarteto, ya que ese elemento técnico permite grabar y reproducir al mismo tiempo que el intérprete toca, con lo que se puede duplicar e incluso triplicar o cuadriplicar la sonoridad. Así, con ese efecto, una pareja solista puede convertirse en un cuarteto; sin trampa ni cartón, todo en directo, a la vista del espectador.

El resultado fue estéticamente curioso y musicalmente de notable. Fiol es un especialista en ese tipo de proyectos, cosa que ha demostrado en grabaciones discográficas y recitales en directo. Él es quien maneja la tecnología, añadiendo ese esfuerzo al de tocar el violonchelo, y muy bien por cierto.

Carme Alzina, muy joven ella y con un pie en Viena para seguir estudios el curso próximo, no quedó por detrás del ya veterano intérprete, pues, en todo momento se situó artísticamente a su nivel, tanto en el repertorio bachiano (con algunas Invenciones a dos voces y el Aria para cuerdas, de Bach), como en el otro, formado por fragmentos de bandas sonoras y composiciones de Gabriel Fiol, ya mostradas en algunos discos suyos.

Fue una sesión interesante y en un espacio que, si no se conoce, bien vale la pena descubrir.

-Oiga, entendemos lo de cuatro pero y ¿lo de «más» del título?

Bueno, hace referencia al coro de cigarras que durante casi todo el concierto añadió un cierto valor natural a la velada.

Compartir el artículo

stats