Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Diana Raznovich, censurada en Palma: "Si hago una viñeta de un maltratador no estoy hablando de todos los hombres"

Referente del humor feminista, la ilustradora argentina que reside en Alicante desde hace dos décadas, considera injusto y antidemocrático que el Govern balear haya censurado una de sus viñetas en una exposición sobre micromachismos en Palma en la que se ve a un juez no cree que una mujer magullada haya sido maltratada por su pareja. La ilustración se retiró tras las quejas de las asociaciones judiciiales y de Vox.

La ilustradora Diana Raznovich.

Diana Raznovich, referente del humor feminista, escritora e ilustradora, ha seguido perpleja desde Alicante, ciudad en la que vive desde hace 20 años -tras exiliarse de Argentina en 1975 por la prohibición de sus trabajos por parte de la dictadura militar-, la censura de una de sus viñetas en una exposición en Palma de Mallorca sobre micromachismos. La muestra, que pasó por Alicante, organizada por la Subdelegación del Gobierno, no suscitó aquí ninguna polémica, y, de hecho, ahora mismo, los dibujos se pueden ver en los autobuses urbanos de Elche en una campaña contra el maltrato machista. Pero en Palma, todas las organizaciones judiciales, desde las conservadoras hasta las progresistas, consideraron que la viñeta era un ataque injustificado y generalizado a la justicia y pidieron su retirada. Hace cuatro días, el Govern balear, formado por PSOE y Podemos, asumió retiró el poster que reproducía la ilustración de Diana Raznovich de esa exposición organizada por el Ministerio de Igualdad. En la viñeta se ve a una mujer amoratada y con el brazo en cabestrillo al que un juez le dice: ¡¡Cómo voy a creer que su marido la maltrata si está usted viva!!.

¿Cómo se siente después de la censura de su viñeta?

Bueno, me siento mal. Me cayó muy mal, la verdad. ¿Cómo te puede caer una censura de una de una exposición de una viñeta? Mal. Me parece una medida muy injusta, muy desproporcionada. Una muestra de poder absolutamente fuera de contexto y de lugar. Quitar la viñeta me parece lesivo, injusto y muy antidemocratico.

¿Qué cree que han visto los jueces para que salieran todos en tromba a pedir su retirada?

Yo creo que eso se lo tendría que preguntar a los jueces porque me parece una respuesta completamente desmesurada. No veo relación entre una viñeta que alude a un juez que está hablando con una maltratada y no le cree, un juez, a que todo el poder judicial se sienta ofendido y cuestionado. No sé, no sé, es que no lo entiendo.

Los jueces aparecen aquí como unos intocables, con los que no se puede hacer humor crítico...

Ese es el problema, yo creo que han querido sentar un cierto precedente de que no se puede hacer humor sobre ellos porque son intocables, como si fueran sagrados, y yo no creo en la intocabilidad de nadie, porque somos todos seres humanos, vulnerables ,tenemos fallas, así que no entiendo tampoco esa actitud de intocables, no lo entiendo. Hay miles y miles de películas, libros y viñetas sobre jueces, en todos los países del mundo. O sea que me parece que si se empieza a censurar toda esa enorme y vastísima bibliografía y filmografía, no sé con qué cultura nos quedaremos. El humor en sí mismo tiene una capacidad transgresora, está habilitado para ser transgresor, irreverente. Hay que esperar eso del humor, que arroje luz, que critique, que nos haga pensar. Entonces criticar al humor me parece una cosa muy intolerante y con una enorme falta de sentido del humor.

Su viñeta hace alusión a un momento concreto, ¿nos lo puede explicar?

Yo la dibuje tras aquella famosa sentencia donde un juez, con un voto particular, encontró en los vídeos de la violación grupal que hicieron cinco hombres sobre una chica en los Sanfermines, qué pasó a la fama con el nombre de la Manada, encontró en las grabaciones placer, no solamente en los violadores, sino también indicios de placer en la víctima. Y este juez quería rebajar la pena de los violadores como si la víctima hubiera participado y eso provocó una reacción ciudadana enorme. Salieron muchísimas personas a la calle decir "yo sí te creo" porque el juez no le creía. Y en ese contexto yo hice esta viñeta.

La interpretación que hacen los jueces es muy distinta.

Primero ha dicho que yo estaba tratando de desalentar a las víctimas para que no denuncien y eso me encendió mucho, porque aquí en Alicante hemos hecho en la Subdelegación del Gobierno, con Araceli Poblador, una campaña para que las víctimas denuncien, que se inauguró en el aeropuerto de Alicante, con pantallas gigantes por todo el aeropuerto en doce lenguas. Una cosa que se llama "Manual de Instrucciones para Mujeres Maltratadas", dibujada por mí y con asesoría de la Subdelegación, para que las mujeres tengan los teléfonos y los datos para que puedan denunciar. Yo siempre he trabajado al lado de los ayuntamientos, con las delegaciones de gobierno que intentan instruir para denunciar. Y por otro lado esa misma exposición ahora están las pantallas de los autobuses de Elche, también en doce lenguas para que lo entienda turistas o inmigrantes que se sienten maltratadas o que son maltratadas y puedan denunciar. Siempre hemos hechos campañas para la denuncia. Por lo tanto me ofende muchísimo que digan que mi viñeta desalienta la denuncia. 

No tuvo ningún problema en ninguna ubicación de la exposición ni en Alicante ni en Valéncia ni en otro sitio. 

No he tenido el menor problema y siempre he colaborado con ayuntamientos, esta misma exposición estuvo en la sede de la Delegación de Gobierno de València, Gloria Calero me invitó a ponerla ahí. Y estuvo hace unos meses en esa sede. Tuvo mucha visibilidad pública, después la misma exposición se expuso en el Palau de las Artes de València en el marco de un congreso de coeducación. Bueno, había miles de personas y todos estaban entusiasmados con la exposición. Y nunca hubo ningún problema, ha circulado muchísimo. 

Y lo llamativo es que es la exposición cuenta con el aval del Gobierno del país y del autonómico balear, que es quien ejecuta la retirada. 

Sí, sí, cuenta con el aval del poder público. Llevo más de 15 años haciendo exposiciones en ayuntamientos, en casas de la mujer, en sitios para mujeres maltratadas, en bibliotecas públicas. Mis exposiciones de contenido feminista llevan girando más de 15 años por toda España. Tengo tres libros de humor publicados con con estos mismos contenidos de humor feminista y toda una trayectoria. Yo soy votante socialista y me he quedado perpleja de que el Govern, que es socialista, haya bajado mi viñeta en Palma de Mallorca. Me he quedado muy perpleja la verdad.

"No veo relación entre una viñeta que alude a un juez que está hablando con una maltratada y no le cree, con que todo el poder judicial se sienta ofendido y cuestionado"

decoration

Precisamente uno de los gobiernos autonómicos más progresistas de España.

Hubo una presión enorme de Vox y yo no lo puedo entender, me ha decepcionado muchísimo. He sentido mucha decepción porque no puedo entender que feministas sean el brazo ejecutor de una viñeta feminista, y mucho menos de la viñeta de humor. 

Entiendo que sea desmoralizador, damos un paso para adelante y dos para atrás a veces. 

Es muy complicado, muy confuso, y desmoralizador, pero bueno este es un momento en general muy desmoralizador con el contexto de la guerra. Una se imagina qué pasaría si alguien hace una viñeta dentro de Rusia sobre Putin, seguramente tendría cárcel para el resto de su vida. Yo creo que el humor se pierde cuando hay intolerancia y prepotencia. 

Yo siempre he creído que en España uno de los cambios importantes los hicieron los humoristas, que rompieron muchos tabúes. La casa real era intocable y luego ha sido al centro de muchas mofas. Los políticos también, pero la judicatura no está para bromas.

Sí, sí, yo creo que los humoristas han hecho desde el franquismo en este país una resistencia enorme, muchos jugándose el tipo. Los humoristas siempre cuestionamos, nos preguntamos y hacemos que nuestros lectores y lectoras se cuestionen y pregunten. Humoristas mujeres en la prensa española escasean, hay muy pocas. Pero es lógico que cuando una humorista mujer se pone a hacer humor trate temas que tengan que ver con la perspectiva de género, eso es lógico. 

¿Consideras que la perspectiva de género todavía no ha llegado realmente a la judicatura española? 

No, eso no lo considero, no, yo creo que hay muchísimos jueces y juezas que tienen un gran trabajo hecho contra la violencia machista ,también en el tema de la tenencia compartida con maltratadores, hay un desarrollo muy grande de ese trabajo pero siempre hay excepciones, porque todos somos falibles, siempre hay excepciones. Y yo en esa viñeta me refiero no a la generalidad sino a las excepciones. Si yo hago una viñeta sobre un maltratador no estoy hablando de todos los hombres, estoy hablando puntualmente de los hombres maltratadores. Las generalizaciones son malísimas. 

¿Piensa reclamar que se restituya su trabajo?

Yo pido la restitución de la viñeta, más no puedo reclamar. Que se restituya la viñeta porque ha sido un acto absolutamente injusto, se han equivocado muchísimo. Ees un despropósito, no hay relación entre una viñeta y todo un poder judicial que se enfada, se siente aludido, y se dirige a la estación modal de Palma de Mallorca a retirar mi viñeta de esa exposición.

¿Y ahora dónde está la viñeta?

Pues la habrán escondido. No sé donde la tienen, me gustaría que me la dieran.

La expo tenía el aval del ministerio de Igualdad

Ni la ministra de Igualdad ni la ministra de Justicia me han defendido ni han impedido que se censure. No me han defendido, al contrario, lo han dejado hacer, y ni el Govern de Baleares, que lo ha ejecutado. Es toda una cosa para mí muy desalentadora. Pero si me dejan y no me siguen censurando voy a seguir hablando de las fisuras de todos los estamentos por donde se cuela el machismo. Si yo hablo de un policía que hace una semana mató a su mujer a tiros con el arma reglamentaria y hago una viñeta sobre eso, no estoy hablando de todo el cuerpo policial estoy hablando puntualmente de ese hecho. A mí me dieron el Premio Meninas hace un par de años por mi trabajo en el arte del humor en contra la violencia machista y allí había primeros mandos de la policía, premiados conmigo, gente de la guardia civil altos cargos. O sea, yo estoy orgullosa del trabajo que hace la policía con la violencia machista, pero no dejo de señalar que hay excepciones. 

¿Esta situación le sugiere alguna viñeta sobre este caso?

Pues haría un montón de jueces en pánico y una humorista que viene con una viñeta y los jueces diciendo "ahí viene la humorista, vamos". 

Precisamente usted abandonó Argentina porque era perseguida.

A mí me prohibieron mi humor y mi teatro la dictadura militar y en el año 75 me exilié en España, pero ahora no estamos hablando de una dictadura, estamos hablando de un país como España en el que vivo desde hace tantísimos años. Tengo nacionalidad española. Es un país democrático y con derecho a la libertad de expresión. Una cosa es una dictadura que lo prohíbe todo, Quino también se tuvo que exiliar en España con su Mafalda. Tuvimos que salir muchos del país que estábamos prohibidos. Ahora estamos viviendo en una democracia dónde hay libertad de expresión. No se puede comparar una cosa con otra. 

Compartir el artículo

stats